Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

Las ataduras espirituales por relaciones sexuales, son las consecuencias de hacer cosas indebidas en el plano sexual que acarrea cadenas y ataduras que llevan a las personas a tener unas vidas que deshonran a Dios.

Las ataduras espirituales por relaciones sexuales tienen a infinidad de personas tomadas, y con las que no pueden abandonar, es por ello que la pedofilia, el homosexualismo, la adicción a la pornografía y un sinnúmero de comportamientos inmorales que son contrarios a la Palabra de Dios, se dan al tener relaciones

Y es a través del sacrificio en la cruz de Jesús que esas ataduras espirituales por relaciones sexuales pueden ser destruidas en la vida de las personas.

“Y a vosotros, estar muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados ya las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13-15)
Índice

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales
    Las ataduras espirituales por relaciones sexuales producen en las personas, incluso en los creyentes en Dios, ser atrapados a la inmoralidad sexual, que conlleva a una diversidad de ataduras sexuales que pueden ser variadas, según la modalidad a la que se haya expuesto la persona, que pueden ser las siguientes:

    • Ataduras espirituales a pensamientos inmorales por relaciones sexuales.
    • Ataduras espirituales a hábitos impuros, por relaciones sexuales
    • Ataduras espirituales a una vida sexual desordenada.
    • Ataduras espirituales a perversiones sexuales.
    • Ataduras espirituales a la lujuria.

    Todo ello lleva a que las personas al momento de actuar sus niveles de vida sea cada vez mas incorrecto, producto a relaciones sexuales que haya infrigido el mandato de Dios. Dios solo permite las relaciones sexuales entre parejas casadas, pues Dios estableció el sexo dentro del marco del matrimonio.

    “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4)

    Tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es violar los parámetros sagrados establecidos por Dios. Las relaciones sexuales son puras, únicamente, cuando se practica dentro del matrimonio, de lo contrario tendrán ataduras espirituales.

    Es por ello que cada vez que la Biblia menciona la palabra inmundicia está vinculada con las relaciones sexuales, y se está refiriendo a la fornicación o al adulterio, o a cualquier otra práctica que viola la pureza de las relaciones sexuales reservada para el matrimonio:

    “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia” (Gálatas 5:19)

    “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos” (Efesios 5:3)

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    Al tener relaciones sexuales incumpliendo el mandato de Dios, eso activa las ataduras espirituales, ya que eso produce la unión entre las almas de las personas que lo practican.

    “Salió Dina la hija de Lea, la cual ésta había dado a luz a Jacob, a ver a las hijas del país. Y la vio Siquem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró. Pero su alma se apegó a Dina la hija de Lea, y se enamoró de la joven, y habló al corazón de ella. Y habló Siquem a Hamor su padre, diciendo: Tómame por mujer a esta joven…Y Hamor habló con ellos, diciendo: El alma de mi hijo Siquem se ha apegado a vuestra hija; os ruego que se la deis por mujer” (Génesis 34:1-4, 8)

    Esto quiere decir que si una persona, aún siendo creyente, tiene relaciones sexuales con alguna persona impía, o lo hace fuera del matrimonio serán atados y unidos a ellos, produciendo cualquier tipo de ataduras espirituales, y es por ello que Dios es el único que puede liberarlos.

    “Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas” (Santiago 1:21)

    Etapas de las Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

     

     

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    Es importante saber que al momento de pecar en el ámbito sexual, se dan etapas donde las ataduras espirituales empiezan a tomar control de las personas que han caído a las relaciones sexuales indebidas, y son las siguientes:

    • Se empieza a desarrollar en la persona la impureza mental y física, donde se estimula a la adicción a imágenes de pornografía, a las fantasías sexuales, a la masturbación, a tener aventuras ilícitas, incluso a acudir a la prostitución.
    • Estas ataduras espirituales llevan a las perversiones sexuales, donde se desprende una variedad de actividades inmorales como el exhibicionismo, voyerismo, homosexualismo, travestismo, bestialismo, fetichismo, necrofilia entre otras aberraciones sexuales.
    • En otros casos, donde las ataduras espirituales toma gran terreno pueden desarrollar un comportamiento criminal al tener acceso carnal violento (violaciones), hostigamiento a niños y adolescentes, incestos, inclusive el sado-masoquismo.
    • A medida que la persona es atada, cada nueva tentación lleva a ser atrapado a las aberraciones a una acción más baja e impura, producto a las relaciones sexuales indebidas.

    Las ataduras espirituales por relaciones sexuales se pueden transformar con el paso del tiempo, en fortalezas mentales que llevan a unas cadenas muy fuertes.

    “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza” (Efesios 4:17-19)

    En muchas ocasiones las personas que están sufriendo de las ataduras espirituales por relaciones sexuales, rechazan la ayuda de otros, porque sufren de ceguera espiritual, que no les permite ver sus aberraciones sexuales.

    “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Juan 3:20)

    El sexo ilícito es la puerta más fácil para quedar atrapado en ataduras sexuales, muy fuerte donde la promiscuidad, el adulterio y la fornicación, se convierten en semillas que siembra el enemigo en la mente de la persona.

    Como ser libres de Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    Dios desea que la vida personal y matrimonial de las personas estén libres de inmoralidad sexual, y puedan tener unas vidas llenas de la presencia de Dios.

    “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios” (1ra. Tesalonicenses 4:3-5)

    Solo cuando se experimenta un cambio de naturaleza, se puede ser libre de las ataduras espirituales por relaciones sexuales.

    “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1ra. Juan 3:8-9)

    Las ataduras espirituales por relaciones sexuales se rompen cuando se reconoce la identidad y autoridad en Cristo

    “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado” (Romanos 6:6, 7)

    En este sentido, si se va a derribar fortalezas espirituales de maldad en la mente es necesario cambiar los pensamientos para rechazar todo lo inmoral.

    Ataduras Espirituales por Relaciones Sexuales

    “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu” (Gálatas 5:24, 25)

    Para poder ser libre de las ataduras espirituales por relaciones sexuales se deben seguir los siguientes pasos:

    • Se debe realizar un listado en el que defina la relación con sus padres, que pueden traer ataduras espirituales.
    • Precisar los hábitos y adicciones que han permanecido de forma generacional, si ha experimentado abuso sexual, si ha tenido problemas mentales y si su familia tiene conexión con Dios.
    • Se debe renunciar a pecados ocultos.
    • Tener disposición para recibir y aplicar la libertad en Cristo.
    • No seguir creyendo las mentiras de Satanás.
    • Debe aplicar la Palabra de Dios en todos sus pasos.
    • No debe reincidir en frecuentar malas compañías que lo lleven a caer de nievo en pecado.
    • Permanecer unidos a la mano del Señor Jesús.
    • Perdonar de corazón a quienes nos causaron daño.
    • Se debe recordar siempre que Dios liberó la vida de todos.

    Jesús murió en la cruz para traer libertad espiritual a todos los seres humanos. No existe ataduras espirituales que no pueda ser rota por el poder de Dios. La perversión sexual en el ser humano, puede ser derribada y quien la enfrenta, saldrá vencedor, si permite que el Jesús sea quien haga la obra, y de esa forma ser totalmente libres de las ataduras espirituales por relaciones sexuales.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up