Cómo Opera el Don de Discernimiento de Espíritu

Cómo opera el don de discernimiento de Espíritu, es lo que todo creyente debe conocer para su crecimiento, y poder distinguir lo que se mueve en el contexto espiritual. Ya que este es un don espiritual que Dios da a los creyentes para reconocer espíritus mentirosos e identificar doctrinas engañosas y erróneas.

En ese aspecto el apóstol Pablo advirtió que cuando este don de discernimiento no se ejerce en la iglesia, se produce una distorsión de la verdad, y puede producir que los creyentes caigan en doctrinas de hombre.

Y ante ello se exhorta a los creyentes a “no creer en cada espíritu, sino probar a los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo” (1ra. Juan 4:1)

Índice

    Don de Discernimiento de Espíritu

    Cómo opera el Don de Discernimiento de Espíritu

    El discernimiento es el juicio por el cual se percibe y declara la diferencia que existe entre varias cosas. Este término se forma a través del sufijo en latín mentum que significa “medio o instrumento” y discernir que también proviene del latín discernere y expresa “distinguir o separar”.

    Discernimiento en su definición más sencilla se puede decir que es la capacidad de decidir entre la verdad y la mentira, lo correcto y lo incorrecto. Siendo el proceso para distinguir la verdad de Dios, y la capacidad de pensar y actuar bíblicamente cada vez que el creyente toma una decisión.

    En cuanto a ello el verdadero discernimiento es imposible tenerlo sin el poder divino del Espíritu Santo, quien es el encargado de guiarlo a toda la verdad

    “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Juan 16:13)

    Este don o regalo del Espíritu Santo ayuda en una primera línea en la defensa contra los ataques de satanás, quien está al acecho como un león rugiente o un ladrón que está buscando a quien destruir con sus engaños.

    “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1ra. Pedro 5:8)

    Y es a través de la Palabra de Dios que se encuentra esa verdad, por lo que es la clave en aumentar el conocimiento de lo que Dios anhela para sus hijos.

    “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14:6)

    Cómo opera el Don de Discernimiento de Espíritu

    Cómo opera el Don de Discernimiento de Espíritu

    El don de discernimiento de espíritu opera de una forma que funciona como "distinguir" los espíritus, siendo uno de los dones del Espíritu Santo descritos en la biblia.

    “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas” (1ra. Corintios 12:8-10)

    Al igual que todos los dones, el don de discernimiento de espíritu es dado por el Espíritu Santo, quien se encarga de repartir estos dones a los creyentes para el servicio en el cuerpo de Cristo, y cada creyente tiene una activación espiritual para un servicio específico, pero no hay lugar a que las personas puedan elegir el don.

    El Espíritu Santo reparte los dones espirituales según la soberanía de Dios, y según sea el plan de Dios para edificar el cuerpo de Cristo Él entrega sus dones

    “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere” (1ra. Corintios 12:11)

    Cuando se habla del don de discernimiento de espíritu, cada creyente en Cristo tiene una cierta medida de discernimiento, que va aumentando a medida que el creyente madura en el Espíritu.

    “Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:13-14)

    Cuando el creyente es maduro está empoderado por el Espíritu de Dios a través de la enseñanza de la Biblia, y el don de discernimiento de espíritu se agudiza para distinguir entre el bien y el mal, y más allá de eso, él también puede distinguir entre lo que es bueno y lo que es mucho mejor.

    Cómo opera el Don de Discernimiento de Espíritu

    Eso quiere decir que cualquier creyente nacido de nuevo en el Espíritu, centrado en la Palabra de Dios, pueden discernir espiritualmente, este don es de suma importancia en la actualidad, ya que sin discernimiento, es muy fácil caer en las trampas: a través de falsas religiones, filosofías, cultura, tradición, entretenimiento, los medios, curaciones milagrosas, apariciones, y ocultismo, los cuales separan a las personas del regalo de salvación del único Dios real.

    ▷También puedes leer: El Poder de Dios en Mí - Enseñanzas▷

    Los que disciernen espiritualmente están familiarizados con la Palabra de Dios, que reconocen al instante lo que es contrario a ello, usándola para "probar los espíritus", para ver cuáles están alineados con Dios y cuáles están en oposición a Él, logrando equipar el cuerpo de Cristo, para la edificación y la construcción de ese cuerpo como un todo

    “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12)

    Al conocer cómo opera el don de discernimiento de Espíritu, el creyente posee la capacidad de juzgar bien, obteniendo la percepción moral, perspicacia y la aplicación práctica del conocimiento ante las cosas que se presenten, ya que la biblia anuncia lo que sucederá por no discernir los tiempos.

    “El Espíritu dice claramente que en tiempos posteriores algunos abandonarán la fe y seguirán espíritus engañosos y cosas enseñadas por demonios” (1ra. Timoteo 4:1)

    Cómo opera el Don de Discernimiento de Espíritu

    Por ello a todos los creyentes se insta en buscar la presencia de Dios, y que el don de discernimiento puedas estar activo para evitar cualquier desviación al propósito de Dios.

    “Procurar que nadie te lleve cautivo filosofía hueca y engañosa, que depende de la tradición humana y de las fuerzas espirituales elementales de este mundo en lugar de Cristo” (Colosenses 1:8)

    Todos los dones espirituales son habilidades que son habilitadas por el Espíritu Santo y utilizadas para la edificación de la iglesia, es por ello que si tienes el don de discernimiento, no es algo que se evidencia por su sabiduría o comprensión en el lugar de trabajo o sus fuertes opiniones que se destacan entre los no creyentes, simplemente es un regalo, que se le da para elevar y alentar el cuerpo de Cristo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up