Consecuencias Del Orgullo Según La Biblia

Las consecuencias del orgullo según la Biblia, son variadas ya que existen diversidad de oportunidades donde el orgullo le ganó la partida a la humildad, que es lo que desea Dios de parte de su creación. En este sentido la Biblia explica que los orgullosos están tan llenos de sí mismos y sus pensamientos están lejos de Dios.

“El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos” (Salmos 10:4)

Cuando se habla de esta clase de orgullo, es lo opuesto al espíritu de humildad que Dios busca en su creación.

“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3)

Cuando la Biblia habla de ser “pobres de espíritu” se refiere a aquellos que reconocen su total dependencia espiritual y su incapacidad en caminar apartado de Dios. En cambio, una persona llena de orgullo, están cegados por la soberbia, que piensan que no tienen necesidad de Dios.

Índice

    El Orgullo en la Biblia

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    Cuando se habla del orgullo, este hace que las personas rebajen a su prójimo, de modo que ellas siempre parezcan superiores a ellos. Quienes tienen esta actitud ven con malos ojos a las personas. El orgullo se refiere en darse crédito a sí mismo, tomar la gloria que solo le corresponde a Dios es auto adoración.

    El orgullo se refiere a una actitud de independencia de Dios, y en la Biblia se manifiesta como burla, arrogancia, insensatez, maldad, y crueldad. Estos términos que se oponen a la disposición humilde, temerosa de Dios, sumisa, modesta, confiada, y llena de fe, que es la que agrada a Dios. Es por ello que el sabio Salomón alerta sobre esta actitud en el hombre

    “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente” (Proverbios 6:16-17)

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    Los ojos soberbios son las ventanas de un hombre que está lleno de orgullo, que ve al otro desde lo alto de su propia superioridad. Se siente mayor a cualquiera desde su pedestal, creado por él mismo, cree que puede ver con mayor claridad que el propio Dios. Por lo luego Salomón reafirma esta actitud mirada desde el corazón.

    “Abominación al Señor es todo el que es altivo de corazón; ciertamente no quedará sin castigo” (Proverbios 16:5)

    Ya no es solo ver desde la mirada.y su actitud que mira a la persona con desprecio, sino que da lugar en tener pensamientos de juicio y amargura hacia los otros. Rechazando a como de lugar bondad y compasión. Este tipo de persona está convencida de su superioridad en cuanto a logros, intelecto, moralidad, o espiritualidad sobre los demás, desechando el verdadero conocimiento en Dios.

    “El temor del Señor es aborrecer el mal. El orgullo, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa, yo aborrezco” (Proverbios 8:13)

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia
    Al leer la Biblia se pueden ver lo que Dios demanda de sus hijos, y es humildad sobre el orgullo, mostrando a la vez las consecuencias que produce tener orgullo.

    “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes, que repartir despojos con los soberbios” (Proverbios 16:18-19)

    En este sentido, se entiende que Satanás fue echado del cielo por su orgullo, porque quería ser mayor que Dios.

    “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que abatías a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte de la reunión me sentaré, en el extremo norte. Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú has sido derribado hasta el Seol, a lo profundo del abismo” (Isaías 14:12-15)

    Este querubín tuvo la audacia de intentar reemplazar a Dios como el legítimo gobernante del universo. Sin embargo, dice la Biblia que Satanás será lanzado al abismo del infierno en el juicio final de Dios. Y en ese sentido aquellos que actúen con orgullo desafiantes contra Dios, le espera el desastre.

    “Porque yo me levantaré contra ellos, dice Jehová de los ejércitos, y raeré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y nieto, dice Jehová” (Isaías 14:22)

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    Se puede entender que el orgullo es un acto de rebelión contra Dios, por lo que debe ser castigado, y en este sentido al rey Nabucodonosor de Babilonia le sucedió, cuando puso su mirada orgullosa sobre sus logros y sufrió las devastadoras consecuencias, que trae consigo esta actitud.

    “Se puso a hablar el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué con la fuerza de mi poder, para residencia real y para gloria de mi majestad?” (Daniel 4:30)

    Inmediatamente a estas palabras de orgullo y soberbia, el mismo Dios actuó contra Nabucodonosor, que fue reducido a un estado animal hasta que se humilló lo suficiente delante de Dios, como el creador de todas las cosas.

    “Aún estaban estas palabras en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti; y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán: y pasarán sobre ti siete tiempos, hasta que conozcas que el Altísimo tiene el dominio sobre la realeza de los hombres, y la da a quien él quiere. En el mismo instante se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor, y fue echado de entre los hombres; y comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se mojaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las de las aves” (Daniel 4:31-33)

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    De la misma forma, Jesús enseña como los escribas y fariseos tenían una actitud de orgullo ante sus tradiciones y su apariencia, por lo que Jesús advirtió sobre ellos:

    “Todas las obras que hacen, las hacen para ser vistos por los hombres; pues ensanchan sus filacterias, y alargan los flecos de sus mantos, y les gusta ocupar el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados efusivamente en las plazas, y que los hombres lo llamen: Rabí, Rabí” (Mateo 23:5-7)

    Es decir que las consecuencias del orgullo son el rechazo y castigo de Dios, y en varios versículos se muestra esta afirmación:

    “Destruiré al que en secreto calumnia a su prójimo; No toleraré al de ojos altaneros y de corazón arrogante” (Salmos 101:5)

    “El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios. No hay Dios en ninguno de sus pensamientos” (Salmos 10:4)

    Por su parte, la Biblia hace mención que Dios actúa con un favor especial hacia los que son humildes, pero aquellos que con orgullo actúan reciben la furia de Dios.

    “Pero Él da mayor gracia. Por lo cual dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (Santiago 4:6)

    Al hablar del orgullo en el mundo, es lo que ha impedido que mucha gente acepte a Jesús como el Salvador personal. Ya que se rehúsan en admitir el pecado y reconocer que en sus propias fuerzas no podrán hacer nada para heredar la vida eterna, y eso ha sido una piedra de tropiezo para la gente orgullosa.

    Consecuencias del Orgullo según la Biblia

    El consejo es que nadie se debe gloriar de sí mismo, y siempre deben proclamar la gloria de Dios, estableciendo la humildad que Dios desea que tengan.

    “Mas el que se gloría, gloríese en el Señor. Porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba” (2da. Corintios 10:17-18)

    La Biblia enseña que Jesús se humilló a sí mismo haciéndose hombre, sufriendo la muerte, llevando el pecado de la humanidad. Esa humildad vino a sustituir todo el orgullo en el que el mundo estaba plegado. Jesús se humilló a sí mismo, y es por eso pudo ser justamente exaltado.

    “Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:9-11)

    “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:29)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up