Parábola del Grano de Mostaza

Parábola del Grano de Mostaza te otra de las enseñanzas que Jesús dio a todos sus discípulos, y sus seguidores y detractores, quienes estaban atentos a cada palabra que el Mesías emitía en pro de enseñarles el acercamiento del reino de los cielos, por medio de su testimonio y de su palabra.

Esta parábola al igual que las otras dadas por Jesús vino a hablar de forma alegórica un mensaje escondido, en el que buscaba hacer reflexionar a sus seguidores sobre el llamado que Dios tenía con el pueblo de Israel, que se arrepintieran y vieran que el reino de los cielos se había acercado.

Índice

    Parábola del Grano de Mostaza

    Parábola del Grano de Mostaza

    La Parábola del Grano de Mostaza dice de la siguiente forma:

    “Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas” (Mateo 13:31-32)

    En esta parábola Jesús hace referencia al reino de Dios, ilustrándola a través una historia en el que un hombre siembra en su campo una pequeña semilla, que con el pasar del tiempo se convierte en un árbol frondoso y muy grande, donde vienen las aves y hacen sus nidos convirtiéndolo en su hogar. Haciendo alusión a lo que el profeta Ezequiel expresó:

    “En el monte alto de Israel lo plantaré, y alzará ramas, y dará fruto, y se hará magnífico cedro; y habitarán debajo de él todas las aves de toda especie; a la sombra de sus ramas habitarán” (Ezequiel 17:23)

    De este modo, Jesús siendo un erudito de la palabra, entendido en el tiempo y en el público que lo escuchaba expresó con esta parábola el cumplimiento del reino de Dios al que el profeta Ezequiel anunciaba. Un reino que sería puesto por sobre todo monte, y se manifestaría por medio de Él como el veradero enviado de Dios.

    Aunque este reino del que habla Jesús era el prometido, para muchos de los oyentes Él no cumplía con los requerimientos para ser ese Mesías prometido, por lo tanto fueron pocos los que pudieron tener acceso a protección de ese árbol al que hacía alusión en esta parábola, que a su vez se refería a la protección que hablaba David en el Salmo 91:

    “El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente” (Salmos 91:1)

    Asimismo, es una alegoría a como la palabra dada por Jesús y su testimonio germinaba en medio del pueblo Israel, creciendo en abundancia sus ramas hasta el tiempo de hoy, en que está cubriendo por completo toda la tierra con ese reino prometido de Dios.

    Simbología de la Parábola del Grano de Mostaza

    Parábola del Grano de Mostaza

    Y la parábola del grano de mostaza tiene varios símbolos que son importantes analizar, para comprender a profundidad el mensaje dado por Jesús. Y son los siguientes:

    El Grano de Mostaza

    El hecho que Jesús tomará como ejemplo la semilla más pequeña, expresa el la importancia en glorificar al Padre, pues en ese tiempo se despreciaba por su tamaño, ya que era el de la cabeza de un alfiler, y se veía con desprecio su valor.

    Sin embargo, a pesar de ser la semilla más pequeña se convertía en un árbol de mostaza alcanzando una gran altura, que podría alcanzar hasta cuatro metros con un tallo grueso, de un metro y medio de ancho, por lo que se entiende que para Jesús era importante que vieran que de lo despreciado y pequeño Dios podría tomarlo para exhaltarlo por encima de los otros.

    Crecimiento del Grano

    El crecimiento de esta semilla se muestra en su inicio y el proceso que lleva a su crecimiento, haciendo un contraste entre un comienzo pequeño que culmina con un resultado grande; es decir un presente pobre, y un futuro con el reino de los cielos lleno de bonanza y prosperidad.

    Esto quiere decir que la semilla del reino sembrada es la Palabra de Dios que Jesús sembró en el pueblo de Israel, y desde ese momento sigue siendo esparcida en el mundo, y sigue creciendo de una forma sobrenatural, hasta llegar a cumplir el propósito por el cual fue extendida.

    El Árbol y las Aves

    Al hablar en la parábola sobre el árbol que creció y recibió en su regazo a la aves, quienes encontraron allí su refugio, hace referencia a lo que en el Antiguo Testamento representaban los reyes e imperios, quienes ofrecían la protección a todo el pueblo y la nación, en este caso representa a esas aves que hace alusión Jesús.

    Estos surge producto a la respuesta dada por el profeta Ezequiel, quien hablando de parte de Dios luego que fue invadido Israel por el rey Nabucodonosor, la esperanza se había acabado, por lo que Dios anunció que iba a levantar un renuevo del que formaría su propio reino, y debajo del cual vendría a cobijarse a todas las naciones y pueblos.

    “Y sabrán todos los árboles del campo que yo Jehová abatí el árbol sublime, levanté el árbol bajo, hice secar el árbol verde, e hice reverdecer el árbol seco. Yo Jehová lo he dicho, y lo haré” (Ezequiel 17:24)

    De este modo, Jesús viene a manifestar a todos que por medio de Él se cumpliría dicha profecía, ya que Dios estaría sembrando el reino de los cielos por medio de su ministerio, con el que vendría a darle abrigo a todas las personas de todo los pueblos y naciones, hasta este tiempo que se vive.

    Reflexión al sembrar el Grano de Mostaza

    Parábola del Grano de Mostaza

    La parábola del grano de mostaza viene a enseñar que de lo más pequeño, diminuto e insignificante puede surgir algo muy grande, el mejor ejemplo de esto es el mismo Jesús, quien era un maestro en su tiempo, pero fue de preciados por los sacerdotes, fariseos y escribas de su época, pero se convirtió en la referencia más grande del poder de Dios en el mundo.

    Esa diminuta semilla que fue sembrada a través de la muerte de Jesús en una cruz, está creciendo cada vez más, convirtiéndose en una árbol frondoso, majestuoso cuyas ramificaciones se extienden hasta los confines del mundo, trayendo la libertad de la esclavitud de las almas.

    De este modo, el reino de Dios que tuvo un inicio pequeño en este tiempo se sigue extendiendo hasta que no haya lugar en el cielo y la tierra donde no se sienta su poder, ya que la palabra dada por Jesús continuó con un grupo de discípulos, quienes hasta ahora siguen dando la buenas nuevas de salvación al mundo para el cumplimiento de la Palabra expuesta en Apocalipsis:

    “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos” (Apocalipsis 7:9) 

    Para finalizar, la parábola del grano de mostaza es una muestra tangible que el reino de los cielos se está germinando en el mundo espiritual, hasta que la tierra esté preparada para la segunda venida de Jesús con su reino inconmovible, por lo tanto todos los creyentes deben llevar esa palabra que es sembrada en la vida de muchas personas que necesitan recibir la libertad del reino de los cielos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up