Qué Es Un Guerrero De Dios

Qué es un Guerrero de Dios es una pregunta que se hacen algunos creyentes, que al iniciar el camino del evangelio se imaginan un guerrero que han visto en películas épicas, y que tienen armaduras grandes y que están en caballos vigilantes para el ataque. Y ciertamente, están cerca de ello, pues un verdadero guerrero de Dios es aquella persona que a través de una experiencia espiritual le queda confirmada una perfecta relación con Dios.

Eso quiere decir que un Guerrero de Dios es un hijo de Dios elegido para comprender que en este mundo se tiene una eterna guerra espiritual, de la cual cada día debe librar una batalla, y poder detener el plan del enemigo para destruir el alma de los seres humanos, es por ello que debe tomar la sincera decisión de entregarse al servicio de Dios, quien le entregará las armas para enfrentar espiritualmente a su enemigo ante cualquier acechanzas.

Índice

    ¿Qué es un Guerrero de Dios?

    Qué es un Guerrero de Dios

    La palabra guerrero viene del término germánico "werra", que habla de pelea, es decir aquel que va a la guerra a pelear. Al referirse a guerrero de Dios, son aquellas personas que se entregan al servicio del Señor y reciben la enseñanza e instrucción del Padre, tomando todas las armas espirituales y de esa forma defenderse de los espíritus malignos, y contra el mismo satanás.

    Un guerrero de Dios es ese soldado del ejército de Jesucristo, preparado espiritualmente, ellos conocen a su comandante, que es el mismo Dios y su pelotón que son todos aquellos creyentes y seguidores en Cristo. Cada día se alistan en el plano espiritual, por lo que es necesario que posea una armadura y tenga la capacidad de seguir los planes de acción y salir victorioso.

    En este sentido, solo podrá ser un guerrero de Dios aquellas personas que han reconocido a Jesús como su salvador.

    “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13)

    Dios ha permitido que su creación se acerque a Él gracias a ese sacrificio hecho por el unigénito Hijo de Dios, dando la oportunidad a todos de ser sus hijos.

    “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él” (1ra. Juan 3:1)

    Cómo se entrena un Guerrero de Dios

    Todo guerrero de Dios debe prepararse a diario, para poder actuar ante las batallas espirituales que se presentan. Es por ello que debe cumplir las siguientes actividades:

    Busca a Dios en todo momento

    Qué es un Guerrero de Dios

    Esta es una de las claves principales, para poder prepararse para la guerra espiritual, conocer a Jesús como Señor y Salvador. Entender que solo con Él se puede obtener la mejor ayuda, buscarlo en oración, en ayuno, en súplica aprendiendo cada día los mandatos y ser obediente ante todo lo que pide de sus hijos.

    “Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz” (Romanos 13:13)

    El guerrero de Dios, busca las herramientas y armas que vienen de Dios, se somete a lo espiritual, pues sabe que su lucha es en ese ámbito y no en el físico, por lo tanto sus ojos espirituales están abiertos, para enfrentarse ante los verdaderos enemigos de Dios.

    “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12)

    El arma más poderosa que existe, es la luz que proviene de Dios, pues siempre vencerá las tinieblas. Es por ello, que cada día debe acercarse a Dios, para ser esa auténtica lumbrera, que está llena de las armas que vienen de Dios.

    “…porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción De fortalezas” (2da. Corintios 10:4)

    Se reviste de la Armadura de Dios

    Al estar sumergido en la búsqueda de Dios y su enseñanza, comprende que debe revestirse de la verdadera armadura, y muy bien lo explica la biblia en Efesios 6 como debe hacerlo:

    “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6:13-17)

    Habla de toda la armadura, no de una parte, sino de toda, es muy clara en que debe hacer todo esto para mantenerse firmes. Además, que todo guerrero está apercibido cuando satanás ataca, y quiere de cualquier forma entrar para hacer daño. Es por eso que debe estar revestido de toda la armadura de Dios para defenderse del enemigo.

    “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 6:11)

    Se consagra a la obra de Dios

    Qué es un Guerrero de Dios

    Todo Guerrero de Dios, está entregado en la obra del evangelio, está preparado en llevar la palabra, asistir al culto, orar por un enfermo, interceder desde su csa por alguien. Tiene una actitud correcta al llamado hecho por Dios, abandona todo por tal de servir a Dios en todo tiempo y sin excusas.

    “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.”(2da. Timoteo 2:3-5)

    Ejercer su autoridad en Fe

    Aquel considerado guerrero de Dios tiene una fe absoluta a Dios, no duda en nada y hace su voluntad en todo tiempo cumpliendo su Gran Comisión, y la ejercer con toda autoridad.

    “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:15-18)

    Ese poder de Dios, lo pone en evidencia por la fe, cuando le toca estar frente a un endemoniado o tener una evidencia de un ataque directo de satanás, pone de manifiesto su autoridad, que está en su fe. Tiene la certeza de que Dios le proveyó es poder y le da desenvolvimiento como un verdadero Guerrero.

    En este sentido el guerrero de Dios ilumina con su luz en medio de la oscuridad, cuando el guerrero posee todos los atributos necesarios, se convierte en esa fuerza poderosa para el cambio en el mundo a través de Cristo.

    Es a través, de esa lucha contra el autoengaño, el miedo y la ignorancia que crean sufrimiento en la vida es que se levanta el Guerrero de Dios, lleno de su presencia espiritual. Logrando vencer esta batalla que se libra dentro de cada persona, para poder las cadenas de condicionamiento y creencias falsas que se encuentran alrededor y poder establecer al único y verdadero rey que es Jesucristo el Eterno Salvador del mundo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up