La Gratitud A Dios Por Su Amor

La gratitud a Dios por su amor es la actitud que debe tomar toda persona que ha experimentado el favor y la gracia de Dios, ya que no lo ven como un Dios distante, sino como ese padre amoroso que ha permitido a la humanidad recibir sus bendiciones.

Esta actitud de agradecimiento que muestra una persona a Dios, se manifiesta como el regalo de salvación que se puede reconocer por medio de la muerte de Jesús en la cruz, y de esa forma permitir recibir esa salvación a todos de la condenación eterna.

Índice

    Qué es la Gratitud

    La Gratitud a Dios por su Amor

    Al hablar del término gratitud este se refiere a un sentimiento en el que una persona le da valor o estima a algún favor o cosa recibida que puede ser espiritual o material, y le muestra una correspondencia favorable a través de una palabra de agradecimiento o una buena actitud, con respecto a quién le ha dado ese favor.

    La palabra gratitud proviene del latín gratitudo, cuya raíz es gratus, y que significa se "agradable" y con el sufijo "tudo" expresa el término de cualidad. Asimismo, se describe como un sentimiento que es prescrito cuando la persona lo corresponde, ya que le da un valor que es invaluable o incuantificable.

    De este modo, se puede decir que la gratitud es un valor social que es manifestado entre los otros valores a los que son afines como son la lealtad, la amistad, la fidelidad, que es la demostración de un amor que se construye de forma genuina, por una persona a la que le tiene valor y estima, por ese favor que ha sido concedido en su vida.

    Es por esa razón que la gratitud se convierte en un sentimiento de gran importancia para las relaciones humanas, pues a través de ella se logrará desarrollar la empatía entre las personas que tengan a su alrededor, permitiendo tener una sociedad más solidaria y cooperativa, donde el amor pueda ser genuino entre sus habitantes.

    También puedes leer Acciones De Gracias A Dios 

    La Gratitud a Dios por su Amor

    Cuando se conoce lo que es la gratitud esto es una característica que todo creyente debe demostrar a Dios, pues esta es una característica donde se muestra un agradecimiento, y que debe surgir de forma natural en alguien que ha conocido el perdón de Dios quien lo ha limpiado en sus pecados, y lo ha llevado a conocer su presencia.

    En este sentido cuando un creyente está agradecido por el amor de Dios eso lo impulsa a cumplir cada uno de sus mandatos, ser obediente a las Sagradas Escrituras y permitir que el Espíritu Santo pueda obrar en su vida, llevándolo a un camino de rectitud y obediencia a todo lo que establece el Padre Celestial.

    “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21)

    Es por ello, que cuando una persona es impulsada por un amor genuino en su corazón, actúa con gratitud sin ser obligado, y esto acontece con cada uno de los creyentes que conocen el amor de Dios, ya que pueden ver como ese amor es incomparable, y de los corazones surge esa adoración genuina, siendo una muestra de agradecimiento por la fidelidad que muestra Dios a todos sus hijos.

    Esta misma situación se puede ver en la Sagradas Escrituras cuando una mujer se acercó delante de Jesús, sin importar que la criticaran ella derramó un perfume a sus pies y elevó una adoración genuina delante de el Señor. (Lucas 7:36-50)

    “Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama” (Lucas 7:47)

    En este sentido el conocimiento que una persona puede adquirir de Dios lo hará anhela conocer su santidad, haciéndolo comprender que ese amor de Dios es sinigual, y merece el respeto y valoración de todos los que han recibido su salvación.

    “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14)

    Del mismo modo, una persona al comprender y recibir el amor de Dios los hará cambiar de un corazón de piedra a un corazón sensible, humilde, sin prepotencia, sin orgullo a uno amoroso, bondadoso, humilde, ya que querrán reflejar a Dios en cada una de sus áreas, y eso se logra con la ayuda del Espíritu Santo, quien activará el fruto del Espíritu en su vida y los dones espirituales. Y es por ese motivo que Jesús habló en una historia sobre la humildad:

    “A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;

    ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 18:9-14)
     

    Es por esta razón que cuando se revela el amor de Dios en una vida se puede reconocer todos los favores que ha recibido por gracia de parte de Dios, y desearan con todo el corazón pagarle por tanto amor, y actuará de forma correcta, predicará, orará por las personas y cumplirá cada uno de sus mandatos, como una forma de gratitud por tan valioso regalo de salvación.

    “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20)

    Cómo una persona es ingrata hacia Dios

    En la actualidad existen personas que no reconocen el sacrificio hecho por Jesús y la demostración de su amor, pues no lo valoran, siendo un hecho que proviene de una actitud satánica, diabólica pues no reconocerán a Dios en sus caminos, de la misma forma que sucedió en el Edén.

    Una persona ingrata tiene una vida que es desarrollada por un espíritu maligno de incredulidad, ya que le pone una barrera para que no pueda ver el amor de Dios en su vida, y se dejan guiar por paradigmas establecidos por el mismo satanás.

    De la misma forma, al hablar de ingratitud se relaciona con la atracción de Judas a Jesús, ya que él lo entregó a sus enemigos y no valoró lo que había hecho en su vida. Esto se deduce a que la ingratitud es una característica de una persona pecadora, que es reprobada por Dios.

    También puedes leer Entrad Por Sus Puertas Con Acción De Gracias | Salmos 100:4 

    La Importancia de Ser Agradecidos a Dios

    La Importancia de Ser Agradecidos a Dios

    El ser agradecido con Dios desarrollará un corazón humilde lleno de amor y las Sagradas Escrituras enseñan la importancia de cultivar un corazón lleno de gratitud, y eso puede ver como el salmista David describía en los salmos el amor y gratitud a Dios:

    “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

    El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.  Jehová es el que hace justicia y derecho a todos los que padecen violencia” (Salmos 103:1-6)

    El ser humano cuando está agradecido a Dios se encuentra lleno de gozo, tiene una vida llena de bendiciones, pues conoce esa salvación que es recibida permitiéndole obtener un sinnúmero de beneficios que solo Dios puede otorgar aquellos que son coherederos con Cristo Jesús.

    “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia” (Hebreos 12:28)

    Es por ese motivo que las Sagradas Escrituras enseñan que el agradecimiento a Dios debe convertirse en un estilo de vida para todas aquellas personas que adoran al Padre Celestial, pues eso le permitirá tener un verdadero crecimiento en su vida espiritual, donde demostrará un amor verdadero al Dios Todopoderoso.

    • “Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Efesios 5:20)
    • “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (Colosenses 3:17)

    Cada una de estas cosas se podrá lograr manteniendo la comunión con Dios, dejarse dirigir, proveer, enseñar, instruir, corregir por Él y elevar oraciones de forma diaria, para ser guiados en cada una de las cosas que requiera en su vida.

    “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6-7)

    De este modo, una persona agradecida podrá tener la paz de Dios en su hogar, y mantener el respaldo total en todas las áreas de su vida, por ello te invitamos a que desarrolles esa comunión que Dios desea en tu vida y tener un corazón humilde y agradecido lleno de amor hacia Él, y recibir una vida llena de las bendiciones del Todopoderoso.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up