Caminar en el espiritu

4 Formas De Activar El Espíritu De Poder

¡Gracias a Dios por la activación por voz! Ya sabes, Seri, Alexa, Cortana, Bixby, esas voces tan familiares en las que hemos llegado a confiar. Son nuestros amigos virtuales que tan asombrosa y obedientemente nos ayudan a dirigir el universo, y todo ello con las manos libres. Mientras haya un dispositivo inteligente cerca, siempre están ahí para nosotros, esperando a que hablemos. El Dios Padre según la Biblia

Como creyente, tienes mucho más que asistentes virtuales para pasar el día. Usted tiene el Espíritu de Poder con usted las 24 horas del día. Por eso, justo antes de dejar esta tierra, Jesús aseguró a sus discípulos (y a nosotros)...

"Yo le pediré al Padre, y Él les dará otro Consolador (Consejero, Ayudante, Intercesor, Abogado, Fortalecedor, y de Reserva), para que permanezca con ustedes para siempre" (Juan 14:16, AMPC).

Tienes toda la fuerza creativa del cielo y de la tierra a tu disposición. Es simplemente una cuestión de aprender a activar y usar efectivamente todo ese poder - como Siri y Alexa. Si estás listo para que el poder de Dios se manifieste en tu vida, estás en el lugar correcto.

Índice
  1. Formas de activar el espíritu de poder
    1. 1.- Las Palabras Causan Acción
    2. 2.- Decir es creer
    3. 3.- Creer en el amor
    4. 4.- Vestirse para la batalla

Formas de activar el espíritu de poder

A continuación hay 4 maneras de activar el Espíritu de Poder en tu nombre, asegurando que alcances tu máximo potencial y vivas tu mejor vida, cada día.

1.- Las Palabras Causan Acción

"En el principio Dios (preparó, formó, moldeó y) creó los cielos y la tierra. La tierra no tenía forma y era un vacío, y las tinieblas estaban sobre la faz del gran abismo. El Espíritu de Dios se movía (revoloteando, rumiando) sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz". -(Génesis 1:1-3, AMPC)

El Espíritu Santo siempre está observando, siempre escuchando, siempre listo para entrar en acción (2 Crónicas 16:9). Pero, fíjese, el Espíritu de Dios nunca hace nada más que lo que oye.

En la Creación, el Espíritu Santo estaba ocupado moviéndose, revoloteando y meditando; sin embargo, nada sucedió hasta que Dios habló. Pero en el momento en que lo hizo, el Espíritu Santo se soltó, y el universo comenzó a expandirse a una velocidad de 186.000 millas por segundo, la velocidad de la luz. (¡Haz las cuentas!)

En las primeras 24 horas, la fuerza creativa de las palabras de Dios viajó casi 17 mil millones de millas, ¡y la ciencia nos dice que aún no se ha detenido!

Eso es poder. Eso es el Espíritu de Poder de Dios. Y ese es el poder de las palabras.

Las palabras son poderosas; matan o dan vida (Proverbios 18:21)
Las palabras de Dios hacen todo lo que Él quiere (Isaías 55:11)
Las palabras de Dios dan vida a cosas que no existían (Romanos 4:17)
Dios sostiene y expande el universo por el poder de sus palabras (Hebreos 1:3).
Todo poder es delegado por Dios, y todo poder viene en el contenedor de las palabras. Incluso Jesús admitió:

"No hablo con mi propia autoridad. El Padre que me ha enviado me ha ordenado qué decir y cómo decirlo. Y sé que sus mandatos conducen a la vida eterna; por eso digo todo lo que el Padre me dice" (Juan 12:49-50).

Si el Espíritu Santo y Jesús están sujetos a la Palabra de Dios (Juan 16:13-15), es lógico que nosotros también lo estemos.

Por eso, Jesús nos anima, como a sus discípulos:

"El que diga a este monte: "Levántate y échate al mar", y no dude en absoluto en su corazón, sino que crea que lo que dice se cumplirá, le sucederá" (Marcos 11:23, AMPC).

Lo que ocurra después depende de ti. Así que, ¡elige tus palabras con sabiduría!

Si eliges hablar la Palabra de Dios -en fe- activarás el Espíritu de Poder que necesitas para producir la abundancia de vida que deseas.

2.- Decir es creer

"Estas palabras que hoy te mando estarán en tu corazón. Las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes." -(Deuteronomio 6:6-7, RVR)

Ver no es creer - Jesús lo dejó claro (Juan 20:24-29).

Más bien, las palabras que decimos continuamente demuestran lo que realmente creemos (Marcos 11:23).

Ya que lo que creemos es lo que decimos, es de vital importancia que programemos nuestros corazones y mentes con las palabras correctas, con palabras que producen vida... con la Palabra de Dios:

La Palabra de Dios en nuestros labios y en nuestros corazones produce vida y prosperidad (Deuteronomio 30:14-15)
La Palabra de Dios en nuestros corazones produce una vida larga, próspera y pacífica (Proverbios 3:1-2)
La Palabra de Dios en nuestros corazones produce vida, sanidad y salud (Proverbios 3:1-2)
Confesar con la boca y creer en el corazón produce la salvación (Romanos 10:9).
El proceso que Dios enseñó a su pueblo hace miles de años -cómo desarrollar la fe mediante el uso de palabras para programar nuestras mentes y corazones- todavía funciona para nosotros hoy. Es un proceso que Kenneth Copeland llama convertirse en la mente de Dios. Es cuando leemos, meditamos y hablamos la Palabra de Dios hasta que se convierte en la autoridad final en nuestras vidas-la palabra final o la última palabra sobre cualquier situación que podamos enfrentar.

Así que piénsalo: Cuando la presión está en marcha, cuando la temperatura emocional en la habitación es alta, cuando las cosas no están yendo a tu manera...

¿Cuáles serán las siguientes palabras que saldrán de tu boca?

¿Qué dirás que, al final, demuestre lo que crees?

3.- Creer en el amor

"En esto sabemos que permanecemos en Él, y Él en nosotros, porque nos ha dado de su Espíritu.... Y hemos conocido y creído el amor que Dios nos tiene. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él". -(1 Juan 4: 13, 16, RVR)

Tal como lo prometió, una vez que Jesús regresó al Cielo, Dios envió Su Espíritu para que fuera nuestra reserva (Hechos 1:4-5, 8; 2:4). Envió "el Espíritu Santo que te da poder, amor y dominio propio" (2 Timoteo 1:7, TPT).

Dios nos ama, y envió su Espíritu Santo para darnos poder. Él nos ofrece acceso a su Espíritu de Poder y a su Espíritu de Amor las 24 horas del día. Nuestra respuesta y responsabilidad es simplemente creer en el amor que Dios tiene por nosotros y recibir su poder. Suena bastante fácil, pero para muchos creyentes no lo es.

El día después de que Jesús alimentara milagrosamente a unas 20.000 personas hambrientas, había cruzado al otro lado del Mar de Galilea y una gran multitud le siguió la pista. Habían experimentado de primera mano este Espíritu de Poder en acción a través de lo que Jesús había hecho la noche anterior, así que le preguntaron...

"Nosotros también queremos realizar las obras de Dios. ¿Qué debemos hacer?" (Juan 6:28).

"Jesús les dijo: 'Esta es la única obra que Dios quiere de ustedes: Creer...'" (versículo 29).

Activar el poder de Dios siempre se reduce a la fe. Y tristemente, Jesús tuvo que llamar a todas esas personas ese día porque realmente no creían (versículo 36).

Cuando se trata de creer en el amor de Dios, sepa que...

El amor fiel del Señor nunca termina (Lamentaciones 3:22)
Dios nos ama con un amor eterno (Jeremías 31:3)
Dios nos amó incluso cuando éramos pecadores (Romanos 5:8)
Dios nos prodiga un gran amor (1 Juan 3:1).
Cuando se trata de recibir el poder de Dios, sepa que...

El mismo Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos vive en nosotros (Romanos 8:11)
Debemos ser llenos constantemente del Espíritu Santo (Efesios 5:18)
La grandeza ilimitada del poder de Dios para nosotros que creemos (Efesios 1:19)
Cree en Jesús y harás obras mayores (Juan 14:12).
Cuando estamos convencidos del amor de Dios y llenos de su Espíritu, ¡no hay nada que no podamos hacer!

Es como dijo Jesús a la multitud, si nos concentramos en la parte de creer (y recibir), el Espíritu de Poder de Dios se encargará del resto (Marcos 11:24).

4.- Vestirse para la batalla

"El Señor miró y se disgustó al ver que no había justicia. Se asombró al ver que nadie intervenía para ayudar a los oprimidos. Así que él mismo intervino para salvarlos con su fuerte brazo.... Se vistió de justicia como armadura y se puso el yelmo de la salvación en la cabeza. Se vistió con un manto de venganza y se envolvió en un manto de pasión divina". -(Isaías 59:15-17)

Jesús consiguió la victoria final sobre nuestros enemigos: los demonios del infierno, el propio infierno y la muerte (Apocalipsis 1:18). Pero la batalla no ha terminado y nosotros, como creyentes, tenemos la responsabilidad de mantener esa victoria mientras estemos en este mundo (Romanos 8:12-14, 37; Apocalipsis 12:10-11).

Ciertamente, podemos estar seguros de que Dios sigue cubriendo nuestras espaldas:

El Señor mismo lucha por nosotros (Éxodo 14:14)
Dios redime a su pueblo con su poderoso brazo (Salmo 77:14-15)
Dios utiliza a su pueblo para desplegar su poder en la tierra (Isaías 55:4)
La gloria del Señor es nuestra retaguardia (Isaías 58:8).
Sin embargo, al mismo tiempo, el Dios Todopoderoso confía plenamente en que lo conseguiremos.

Verás, como amados hijos de Dios, tenemos la última palabra, la última palabra en esta batalla contra nuestro enemigo, y esto es lo que el Apóstol Pablo nos aconsejaría decir:

¡Somos fuertes en el Señor y en su poderoso poder (Efesios 6:10)!

Para hacer eso, y ser eso, tenemos que vestirnos para la batalla-lo mismo que hizo el Señor en Isaías 59.

"Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo. Porque no estamos luchando contra enemigos de carne y hueso.... Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal" (Efesios 6:11-13).

Y lo que es aún mejor, nosotros, como creyentes de la siguiente generación, tenemos ahora acceso personal al arma definitiva: el Espíritu Santo, el Espíritu del Poder mismo.

Aunque el pueblo de Israel no tenía el Espíritu de Dios viviendo dentro de ellos, tenían la esperanza de tenerlo a su lado...

"Entrará como un arroyo estrecho y caudaloso que el [Espíritu] del Señor impulsa [aplastando al enemigo]" (Isaías 59:19, AMP).

Gracias a Dios por la sangre de Jesús derramada por nosotros, porque nos ofrece lo que el apóstol Pablo llama el mejor pacto, con mejores promesas (Hebreos 8:6). Y una de esas "mejores promesas" es el Espíritu de Poder.

Si te vendría bien un poco de ayuda de manos libres hoy, recuerda estas 4 maneras de activar el Espíritu de Poder. El Mayor (1 Juan 4:4) está listo para responderle a USTED tan rápidamente, tan poderosamente como lo hizo con el Creador en el primer día del mundo. Todo lo que tienes que hacer es activarlo... usando tus palabras, expresando tu fe, creyendo en Su amor y vistiéndote para la batalla. Al otro lado de eso, ¡encontrarás tu ayuda!

También puedes leer sobre:  Dios Salva Del Horno De Fuego A Sadrac Mesac y Abed-nego

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 4 Formas De Activar El Espíritu De Poder puedes visitar la categoría DEVOCIONALES.

También te puede interesar:

Subir