La Amistad con Dios

La amistad con Dios debe ser el mayor anhelo de todos los creyentes, ya que el principio de todo fue ser hechos para vivir en la presencia continua de Dios. Pero después de la caída, esa relación ideal se perdió, y se puede ver que en el Antiguo Testamento tuvieron el privilegio de tener una amistad con Dios.

“Vuelve ahora en amistad con Él, y tendrás paz y por ello te vendrá bien” (Job 22:21)

Es imperante despertar en el creyente que está en una vida agitada para que tome consciencia que el deseo de Dios es ser sencillamente amigo de toda su creación "Vosotros sois mis amigos" (Juan 15:14), y ese debe ser el mayor deseo, tener la amistad con Dios.

La biblia habla que Moisés y Abraham fueron llamados “amigos de Dios” David fue llamado “un hombre conforme al corazón de Dios” y Jacob, Enoc y Noé tuvieron amistad íntima con Dios, en ese sentido es imperante ver que la amistad con Dios en esta etapa era la constante de todos los que eran llamados a grandes proezas en Dios.

Índice

    La Amistad con Dios en el Antiguo Testamento

    La Amistad con Dios

    Al leer la biblia se pueden encontrar ejemplos de la amistad con Dios.

    La Amistad con Dios y Adán

    Empezando desde Adán, quien tuvo la primera amistad con Dios, que se relata en el libro de Génesis en el capítulo 1 y 2 donde se habla de como Dios creó a Adán, y lo puso en el jardín, y le dio la dirección para trabajar en el jardín vistiéndolo y guardándolo.

    En este sentido se muestra que Dios deseó tener una relación cercana con el hombre, pero fue Adán quien dio la espalda para alejarse de Dios, y a través del pecado del hombre lo contuvo del acercamiento con Dios, y el pecado no perdonado siempre hace un hueco entre amigos que están el uno cerca del otro.

    “Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? ” (Génesis 3:8-9) 

    El pecado de Adán puso una muralla en la amistad con Dios, pero Dios vino para buscar a su amigo Adán, y lo llamó por su nombre, porque eran cercanos. Adán, tenía la amistad con Dios al principio y su amistad fue reconciliada por la sangre derramada posterior a expiación.

    La Amistad con Dios y Abraham

    Otro personaje que tuvo la amistad con Dios fue Abraham, quien por la fe, Abraham dejó su país porque él tenía una amistad con Dios en el cual él creyó por la fe las promesas aun distantes, el las abrazó, y las confeso.

    “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.” (Santiago 2:23)

    La Amistad con Dios

    La Amistad con Dios y Moisés

    Al hablar de amistad con Dios, se debe referir a Moisés que tuvo la amistad con Dios durante el tiempo de la naturaleza errante, en esa etapa Dios le dijo a Moisés que le hiciera a un santuario para que pudiese habitar entre su pueblo, y cuando se construyó, entró Moisés en él y habló con Dios.

    “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su amigo.” (Éxodo 33:11)

    Moisés tuvo la amistad con Dios, y podía hablar cara a cara con Él, y su relación con Dios influyó de manera positiva a Josué a seguir tras Él, como ejemplo para todo el pueblo que entraría a la tierra prometida.

    La Amistad con Dios y David

    David tenía la amistad con Dios, el mayor adorador conocido, quien escribió unos salmos donde él se acercaba como a aquel que tiene el amigo al lado, para contarle todo sus problemas y esperaba consejo de Él.

    “Te alabaré con todo mi corazón; Delante de los dioses te cantaré salmos. Me postraré hacia tu santo templo, Y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas. El día que clamé, me respondiste; Me fortaleciste con vigor en mi alma” (Salmos 138:1-3)

    Era tanta la amistad con Dios de David, que él se sentó con su hijo Salomón y quiso enseñarle que era imperante procurar conocer a Dios, no sólo para saber “sobre Dios”, pero lo conociera como “amigo a amigo”. 

    “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos.” (1ra. Crónicas 28:9)

    La Amistad con Dios

    La Amistad con Dios

    Al ver estos ejemplos de la amistad con Dios, actualmente, permite un nuevo pacto donde cualquier persona puede tener la tan anhelada amistad con Dios.

    “Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo” (Romanos 5:10)

    Luego que Jesús murió en la cruz, cambió la situación de toda la humanidad ante Dios, cuando Él pagó por los pecados en la cruz, el velo en el templo que simbolizaba la separación de Dios con el hombre fue partido de arriba hacia abajo, indicando que el acceso a Dios una vez más estaba disponible.

    A diferencia de los sacerdotes del Antiguo Testamento que tenían que pasar horas preparándose para un encuentro con Dios, ahora todo el que desee puede acercarse a Dios en cualquier momento.

    “Así que ahora podemos alegrarnos por nuestra nueva y maravillosa relación con Dios gracias a que nuestro Señor Jesucristo nos hizo amigos de Dios.” (Romanos 5:11)

    La amistad con Dios es posible solamente por la gracia de Dios y el sacrificio de Jesús, cuando pueden entenderse y apropiarse de esta gran bendición que es tener la amistad con Dios.

    La Amistad con Dios

    “Y todo esto es un regalo de Dios, quien nos trajo de vuelta a sí mismo por medio de Cristo. Y Dios nos ha dado la tarea de reconciliar a la gente con él.” (2 Corintios 5:18)

    Al recibir Jesucristo como su Salvador, podrá tener una amistad con Dios, entendiendo que por medio de Él se podrá tener entrada a esa gracia de Dios, y de esa manera reconocer que Dios está en cada momento, y Él nunca dejará ni desamparará al que lo busca de manera genuina.

    Cuando se hace esto, se está haciendo consciente que Dios está esperando por sus hijos, y cuando se mantiene esa estrecha relación con Dios, permitirá esa perfecta amistad con Dios

    “Acercaos a Dios y El se acercara a vosotros…” (Santiago 4:8)

    Dios desea que toda su creación tome la decisión de estar más cerca de Él, ya que la base de permanecer con Dios, es que se podrá disfrutar de la amistad con Dios de forma más provechosa, y experimentar la mayor abundancia posible en toda su gracia.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up