Lámpara Es A Mis Pies Tu Palabra - Salmos 119:105

Lámpara es a mis pies tu Palabra es la frase que se encuentra en la Sagradas Escrituras donde se evidencia la importancia que tiene que tener para todo creyente el conocimiento de lo escrito en la Biblia, ya que esos representará esa lumbrera que eliminará el camino por el que debe recorrer cada persona.

Cuando se escudriñan las Escrituras permitirá que las personas puedan ser transformadas e instruidas por medio de la Palabra de Dios, que es viva y eficaz, y lo llevará a caminar conforme a los mandatos y preceptos que han sido determinados por el Señor, para tener una vida llena de bendiciones.

Índice

    Lámpara es a mis Pies tu Palabra

    Lámpara es a mis Pies tu Palabra

    En las Sagradas Escrituras se pueden conseguir una diversidad de citas bíblicas que buscan resaltar la importancia del conocimiento de la palabra de Dios, ya que a través de ella la persona podrá iluminar su camino oscuro y no tendrá tropiezo, pues será dirigido por el Espíritu Santo, y la enseñanza adquirida a través de la Biblia.

    “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. Juré y ratifiqué que guardaré tus justos juicios. (Salmos 119:105-106)

    Dios anhela que todas las personas puedan tomar su enseñanza que está en la Biblia, y la puedan atesorar en su corazón. Pues, eso permitirá un cambio sustancial en sus vidas, porque los sacará de la oscuridad en el que el mundo los ha envuelto, haciéndolos ver de forma correcta, así como Dios las ve.

    El Señor enseña que por medio de las Sagradas Escrituras se podrá permitir a cada creyente la orientación y el conocimiento del cielo, convirtiéndose de esa manera en el reflejo de lo que viene del cielo, es decir que producto de su estudio recibirán la activación de los dones espirituales, y el Espíritu Santo lo llevará al conocimiento pleno de Dios.

    “Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” (Juan 1:3-4)

    De este modo será fortalecido por medio de cada versículo o cada historia que se muestra en la Biblia, y en medio de las dificultades o adversidades que puedan vivir en el mundo pecaminoso en el que se está, podrá ver la luz y salida de todo aquello que lo pueda estar agobiando.

    Del mismo modo, como sucede en el aspecto físico cuando está en un lugar oscuro y se enciende una lámpara todo su alrededor será iluminado, es lo que ocurre en el aspecto espiritual con las Sagradas Escrituras, que traen la luz que necesita toda persona.

    “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

    entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2da. Pedro 1:19-21)

    Simbología de la frase: "Lámpara es a mis Pies tu Palabra"

    La frase que se encuentra en el Salmos 119 que dice "Lámpara es a mis pies tu palabra" fue escrita por un salmista que se le había revelado lo que Dios quería para su vida, y en esas palabras hay un mensaje que es oportuno analizar, y poder comprender la eficacia de su mensaje.

    Una Lámpara

    Cuando se habla de la lámpara se está refiriendo a ese elemento que necesita una persona cuando está envuelto en un entorno lleno de oscuridad, ya que con ese medio podrá iluminar ese lugar para no poder tropezarse en el camino.

    Además, eso también se refiere en tener una confianza absoluta que se obtiene de esa luz en medio de la oscuridad, pues podrá ver con claridad su entorno. Del mismo modo, en el aspecto espiritual se entiende que sólo por medio de Dios se tiene una confianza absoluta, ya que es Él quien ilumina el camino de las personas para que no caiga.

    “Porque sol y escudo es Jehová Dios” (Salmos 84:11)

    “Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él” (1ra. Juan 1:5)

    En este sentido, se puede decir que esa lámpara es Dios que se convierte como en el sol que ilumina la tierra y ayuda a todas las personas el poder visualizar cada una de las cosas que tienen su entorno. De este modo que cuando se habla en la Sagradas Escrituras de una lámpara es la presencia de Dios que estará iluminando a esa persona.

    La luz de la Palabra de Dios

    La luz que ilumina mis Pies es tu Palabra

    Al referirse en esta frase que lámpara es a los pies la palabra es la referencia permanente en que cada paso que da una persona deberá estará orientada por Dios, y que eso se dará por el fruto de esa enseñanza que pudo adquirir con las Sagradas Escrituras, ya que eso demostrará el amor que le tiene a Dios y que su palabra ha sido revelada a su vida.

    En este sentido, el salmista habla que por medio de esa luz que ilumina sus pasos ha existido un nuevo nacimiento en la vida de una persona que estuvo en la oscuridad, ya que ahora estará caminando por la luz de Dios, convirtiéndose en ese nuevo portador de las buenas noticias del Evangelio, que viene a sacar de la oscuridad a todos aquellos pecadores a su luz admirable.

    “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16)

    Con esto se afirma que todas las personas tendrán que ser los que garanticen el cumplimiento de las enseñanzas que el Padre Celestial ha dejado en sus Sagradas Escrituras, y de esa manera poder reflejar esa luz divina a través de cada una de las acciones que emprendan, permitiendo dar testimonio a cada persona sobre la transformación que produce Dios en la vida.

    Enseñanza de la frase "Lámpara es a mis Pies tu Palabra"

    Se puede decir que cuando una persona es guiado por el Espíritu Santo, escudriña las Sagradas Escrituras, permitiendo conocer cada uno de los mandatos, y lograr que sus ojos espirituales puedan ser activos podrá ver más allá de la apariencia, pues tendrá una profundidad en el conocimiento de todas las cosas.

    Todo eso ayudará a que la persona pueda tener una arrepentimiento genuino delante de Dios, ya que podrá dejar a un lado el pecado que lo envolvía y tendrá un cambio sustancial en todos los aspecto de su vida, mostrando todo lo bueno que Dios hace en la persona que se deja iluminar con su luz.

    “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12)

    La frase "Lámpara es a mis pies tu palabra" es el consejo práctico que el salmista le da a todas las personas para que puedan seguir un buen ejemplo, y así caminar hacia esa luz que le permitirá tener una vida, totalmente, transformada llena de salud, bienestar, prosperidad, paz y sobretodo el amor de Dios.

    “La luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas, pues todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean puestas al descubierto. Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras son hechas en Dios.” (Juan 3:19-21)

    Eso permitirá que cada día se pueda aprender sobre el amor de Dios y no buscar satisfacer los placeres del mundo, ya que permitirá a que el Señor trabaje en la vida de la persona transformando a los pecadores para que obtengan la salvación eterna.

    Cada una de estas cosas se logrará por medio del estudio sistemático de las Sagradas Escrituras, que se convertirá en el alimento diario para el creyente que lo fortalecerá en cada una de las áreas de su vida, y podrá correr con perseverancia hacia la meta que es la presencia de Dios, y proclamar el evangelio con poder a cada lugar donde se dirija.

    Para finalizar se puede decir que todo creyente debe estudiar las Sagradas Escrituras, y pedir al Espíritu Santo que le ayude en comprender cada uno de esos mensajes que fueron plasmados en este libro para salvación de la humanidad.

    Por ello lo invitamos a que no deje el estudio sistemático de la Biblia, ya que esa palabra que viene del cielo será revelada en su vida, para poder tener victoria en cada uno de los ámbitos, y de esa manera cumplir el llamamiento santo al cual ha sido designado aquí en la tierra.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up