El Justo Florecerá Como La Palmera Salmo 92

El Justo Florecerá como la Palmera lo dice el Salmo 92, donde se explica el destino que tiene todo creyente en Dios, ya que su vida espiritual será levantada a un nivel donde será lleno de frutos de las bendiciones de Dios.

La Biblia enseña que producto de acercarse a Dios todas las personas podrán tener un cambio significativo en su forma de actuar y de vivir, permitiendo que el Espíritu Santo activa cada uno de sus dones espirituales, y el fruto del Espíritu será tangible en cada una de las cosas que emprenda.

Índice

    El Justo Florecerá como la Palmera Salmo 92

    El Justo Florecerá como la Palmera Salmo 92

    Al leer las Sagradas Escrituras se consiguen muchos textos donde se habla sobre el cambio que vive una persona al acercarse a Dios, y en este sentido en el Salmo 92 se muestra a través de una comparación como Dios levanta y sostiene a un creyente en Él, y dice lo siguiente:

    “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes, para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, y que en él no hay injusticia” (Salmos 92:12-15)

    A través de este salmo se está dirigiendo de forma directa en el camino que debe tomar el creyente, ya que está estableciendo a Dios como primero, y al estar en ayuno,oración y meditación de las Sagradas Escrituras se podrá ver el crecimiento espiritual, de la misma forma como hace referencia el salmista sobre el árbol de la palmera.

    Es tener la oportunidad de crecer en medio de la adversidad, en las tribulaciones o complicaciones que puede tener una persona en la vida, ya que a través de cada uno de estos procesos crecerá su fe, y será fortalecido para poder dar frutos apacibles de madurez y desconocimiento de la voluntad de Dios.

    Es por ello que a través de este salmo el salmista busca hacer un símil sobre la promesa que ha tenido Dios en su vida, pues en medio de la dificultad de un desierto Dios lo podrá levantar, y él dará frutos en medio de la adversidad, porque será sostenido y sustentado por el poder de Dios.

    Simbología de la Frase "El Justo Florecerá como la Palmera"

    Al leer la frase que está escrita en el Salmo 92 tiene varias características particulares que son necesarias desglosar para comprender el significado de este versículo bíblico:

    El Hombre Justo

    Al hablar del hombre justo está indicando que es una persona que se ha acercado a Dios por medio de Jesús, y cada uno de sus pecados han sido perdonados, permitiendo que esta persona pueda desarrollar una comunión con Dios para poder caminar conforme a los preceptos establecidos en la Biblia, por medio de Jesús será justificado delante del Padre Celestial.

    El árbol de la Palmera

    El árbol que hace referencia el salmista es la palmera, conocida en el aspecto natural como esa planta que se encuentra en un clima cálido y que puede soportar tanto los veranos calurosos como sobrevivir el frío de la época del invierno.

    En este sentido, cuando la palmera se siembra esta necesitará crecer en anchura para poder alcanzar un grosor suficiente, ya que tiene una columna de tejido vivo en el centro de su tronco y una corteza que forma capas que podrán ser arrancadas o heridas, pero permanecer de pie en medio de las condiciones de su habitat.

    Por otra parte, este tipo de árbol puede crecer entre 14 a 60 metros de altura, con unas hojas verdes de gran tamaño que pueden secarse y ser cortadas, pero aun permanece de pie, ya que puede tener una vida de 100 a 200 años y aunque el viento sople no podrá ser doblado su tronco.

    De una forma magistral el salmista hace la representación de esta palmera que en el ambiente natural tiene unas características de ser muy fuerte, y en el aspecto espiritual un creyente es como esa planta que Dios la hace crecer y fructificar, para no ser quebrantados en medio de las adversidades que pueda tener en su vida.

    “Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada” (Mateo 15:13)

    Es por ello que el salmista siendo inspirado por el Espíritu Santo podrá determinar esa vida espiritual de un creyente, que podrá crecer en su interior y ser fortalecidos por medio de la fe en Dios, logrando tener esa misma cobertura que tiene este tipo de árbol que tiene un tronco fuerte.

    La Palmera

    Del mismo modo, el ser humano igual que una palmera tiene una corteza en su exterior que podrá ser maltratado por las circunstancias que pueda vivir, sin embargo en su interior no podrá ser herido, ya que estará fortalecido en Jesucristo que es la roca inconmovible.

    “Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios. Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.

    Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2da. Corintios 4:15-18)

    Asimismo, cuando se habla de que estas hojas podrán ser quitadas o caen al suelo, se refiere a que una persona en su vida con Dios se le arrancarán cada una de esas cosas que están muertas, que no lo permiten avanzar, es decir se deja un lado todos aquellos fracasos, rencores, pérdidas y temores que puede tener una persona, porqur podrá mirar con claridad su salvación por medio de Jesús.

    “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14)

    En este sentido cuando se habla de una palmera y de su palma que brota de ella, se refiere al símbolo de la belleza que da su fruto, esto quiere decir que un creyente se verá hermoso cuando el Espíritu Santo de Dios esté obrando en su vida.

    Por otra parte, la palmera es destacada por el tallo recto que no se dobla ante el peso, esto quiere decir que si un creyente es como la palmera que podrá sufrir situaciones duras, difíciles tentaciones, que querrán doblarlo ante curso, sin embargo no podrán impedir su crecimiento, ya que se mantendrá firme ante todo eso.

    La palmera tiene otra característica y es que no permite la injerción ni se une a otros árboles, en este sentido el creyente cuando se mantiene en búsqueda de Dios, distinguiéndose en estar separado del mundo, y se unirá a la raíz primaria que es Dios.

    La palmera crece, florece y da Fruto

    Una característica muy importante de la palmera es que sin importar la circunstancia donde se encuentre siempre dará fruto, es de que florece en cualquier temporada del año, convirtiéndose en ese árbol deseable por todos, ya que en medio del desierto podrá dar sombra y fruto.

    “Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes” (Salmos 92:14)

    Es por ello, que el creyente en Dios ha sido levantado para dar fruto en cada momento, y llevar la obra de Dios adelante, ya que podra mostrar lo notable del Reino de Dios en todo lugar que se mueva.

    “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 

    Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí” (Juan 15:2-4)

    De este modo, cuando el salmista escribe en cada una de estas líneas enfatizando en que el creyente crecerá y florecerá como la palmera, pues Dios es el que planta y le dará el crecimiento, entendiendo que cada una de las cosas que Dios toca son multiplicadas y fructificadas de forma eterna.

    “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos” (Juan 15:8)

    La Palmera florece en el desierto

    Otra característica importante sobre la palmera es que ella crece en medio del desierto, es decir un territorio hostil donde otros árboles no pueden sobrevivir. Del mismo modo, como todos los creyentes se mantienen de pie e medio de este mundo que está lleno de maldad, pues crecerán y se fructificarán.

    También puedes leer: Entrad Por Sus Puertas Con Acción De Gracias | Salmos 100:4

    Por otra parte, el salmista de una forma simbólica habla que la palmera florece en ese desierto, como el pueblo hebreo que fue liberado por Dios y permaneció por 40 años en el desierto, donde se fortaleció en la fe, soportando frío, calor y muchas adversidades.

    “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos” (Deuteronomio 8:2)

    Es por ello, que esta representación de la palmera en el desierto siendo un lugar inhóspito donde no se recibe los suficientes elementos nutritivos se podrá mantener de pie. Pero en el caso de los creyentes en Dios su fundamento está establecido en la Palabra, ya que es el alimento que lo nutría y lo mantendrá inquebrantable, ante las adversidades que pueda vivir.

    “Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina” (Mateo 7:26-27)

    Eso quiere decir que el fundamento de la palmera será determinada por cada una de las raíces, que crecen en la parte baja y al estar en lo más profundo, ya que podrá encontrar agua que le dará los nutrientes necesarios, que fortalecen la raíz para estar de pie.

    “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará” (Salmos 1:3)

    Se puede culminar diciendo que el Justo florecerá como la Palmera porque su fundamentos era Jesucristo, quien lo sostendrá y lo mantendrá de pie en medio de las circunstancias que pueda vivir, ya que él murió en una cruz para darle la oportunidad de salvación a toda la humanidad.

    “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1ra. Corintios 3:11)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up