Fortaleceos en el Señor y en el Poder de su Fuerza Efesios 6:10

Fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza es la primera orden que el apóstol Pablo da a los creyentes en el libro de Efesios 6:10 cuando se refiere a la armadura de Dios, indicando que solamente la fuerza de Dios es la que podrá mantenerlos firmes, ante las asechanzas del enemigo.

Es por este motivo que todos los creyentes en Dios deben comprender que hay una guerra espiritual en contra de satanás, quien busca desarticular al creyente, por lo tanto hay que buscar de la presencia de Dios ser lleno de Él y revestirse de esa armadura que la Biblia habla, para vencer cada una de las batallas a enfrentar.

Índice

    Fortaleceos en el Señor y en el Poder de su Fuerza Efesios 6:10

    Fortaleceos en el Señor y en el Poder de su Fuerza Efesios 6:10

    La indicación que hace el apóstol Pablo al iniciar el capítulo 6 del libro de Efesios indica de forma efectiva como una armadura tan valiosa debe estar colocada ante un soldado que tenga la fuerza y poder suficiente, para poder tener la capacidad de usarla. Es por ello que ante eso él hace la siguiente indicación:

    “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza” (Efesios 6:10)

    Esto pone en evidencia que para poder enviar a un soldado a la guerra en el ámbito terrenal, debe estar blindado y tener esa capacidad física y personal que lo ayudará vencer ante dicha batalla, esta situación se repite en el ámbito espiritual, pues hay que estar fortalecidos para llevar esa armadura.

    En este sentido, Dios desea entregar la victoria a sus hijos y es por eso necesario estar fortalecidos en Él, y esto implica humillarse ante su presencia como lo dice la palabra:

    [su_note note_color="#66b6ff"] "Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo" (1ra. Pedro 5:6) [/su_note]

    Es entender que Dios es el que tiene el poder absoluto de su vida, reconocer esas debilidades que tienen como persona, y por medio de Él  es que podrá tener victoria, ya que por su gracia y amor los perfeccionará para vencer.

    “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2da. Corintios 12:9-10)

    Con estas palabras el apóstol Pablo está indicando que como hijos de Dios tienes que estar consciente en que Él es la fuente de todo poder, y es quien puede fortalecer las vidas, es por eso su indicación en "Fortaleceos en el Señor".

    Es por ello que se debe ir ante su presencia y recibir esa protección que se puede obtener a través de su poderosa presencia, pues que no hay enemigo que pueda traspasar la muralla que Dios coloca delante de sus protegidos.

    “Más tú, Jehová eres escudo alrededor de mi; Mi gloria y el que levanta mi cabeza” (Salmos 3:3)

    Esta protección se puede ver cuando el rey David lo usó cuando luchó contra Goliat, pues él no se colocó la armadura del rey Saúl, sino que él se levantó con fe en Dios, a quien lo tenía como ese escudo y su fuente de poder, para poder derribar y vencer al incircunciso.

    “Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo… Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

    Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos” (1ra. Samuel 17:37-47)

    A través de este ejemplo se puede ver como la victoria radica en el poder que viene de forma directa de Dios, y que ha sido depositado en aquellos que tienen fe en Él y le dan toda la gloria y honor a su nombre, de la misma forma que lo hizo el rey David, porque con sus fuerzas jamás habría vencido al gigante de Goliat.

    Esto quiere decir que antes de usar la armadura de Dios se tiene que decidir en fortalecerse de forma directa ante el Señor, quien se convertirá en esa muralla que lo protegerá de todo tipo de asechanza y guerra que quiere hacerle satanás.

    Ante esta primera indicación que da el apóstol Pablo se debe entender que estar fortalecidos en el Señor es despojarse de toda las cosas que lo alejan de su presencia, es aceptar que Dios tiene el absoluto control de su vida, despojándose de todo el pecado que lo pueda estar acechando y adentrarse a la guerra, siendo revestido de ese poder que viene del cielo.

    También puedes leer Oración de Guerra Espiritual Contra Los Vicios, Infidelidad Y Más 

    Recibir el Poder de la Fuerza de Dios

    En esta cita bíblica se da otra indicación y es ser fortalecidos "en el poder de su fuerza", es una invitación directa en poder usar el poder de Dios en la vida de la persona, y de esa manera estar fuertes y vigorosos ante la Guerra Espiritual que se enfrenta a diario.

    De este modo, cada hijo de Dios que lo busque en Espíritu y en Verdad podrá tener ese poder y fuerza que viene del cielo, permitiéndolo estar alerta ante las obras del enemigo, y poder vencer todo lo que se oponga en su camino, ya que Dios usará a todos aquellos humildes y quebrantados de corazón que no se resisten ante su presencia, y lo aman con el corazón.

    Por otra parte, se debe indicar que cuando Jesús resucitó el usó ese mismo poder de su fuerza, por lo que Él lo concede para poder mantener firmes a todos sus hijos ante la guerra espiritual, y ser levantados xon esa fuerza para vencer como lo dice Pablo:

    “Y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero” (Efesios 1:19-21)

    En este sentido al ser fortalecidos en el poder de la fuerza de Dios asegurará una victoria, ya que es la misma que levantó a Jesucristo al tercer día y hoy pueda estar a la diestra del Padre, siendo el Rey de Reyes y Señor de Señores,  pero todo esto se obtiene cuando mantiene una constante comunión con Dios.

    Es por ello que ante las circunstancias que le toca vivir debe buscar la presencia de Dios, y reconocerlo en todos sus caminos, pues al tenerlo a su lado podrá ser revestido de ese poder y vivir victoria tras victoria, ya que  Jesús lo despojó de todos los demonios que los acechaba.

    “Y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:15)

    También puedes leer Qué Es Un Guerrero De Dios 

    Para finalizar se puede decir que en el libro de Efesios capítulo 6 se hace un llamado a que todos los creyentes puedan ser fortalecidos en el poder de Dios, para poder enfrentarse ante las fuerzas espirituales de maldad y poder vencer dicha batalla, porque la fuente de la victoria viene del cielo.

    En la actualidad impera un mundo lleno de maldad donde se debe vencer cada situación con las armas espirituales que Dios ha dispuesto para sus hijos, que son otorgadas cuando lo buscan con el corazón ejercitando la fe, el ayuno, la oración y la meditación de las Sagradas Escrituras, para ser cubiertos por la muralla de su protección divina.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up