La Biblia Como el Manual del Maestro

La Biblia como el Manual del Maestro es una fuente de conocimiento inagotable, que toda persona debe obtener para recibir la gran sabiduría que de este libro se obtiene.

La Biblia se puede leer por años y siempre dará un conocimiento, fresco y renovado, pues ella es la palabra de Dios, siendo el único libro que posee la virtud de dar vida al que lo lee, pues sus palabras dan vida.

Índice

    La Biblia Como el Manual del Maestro

    La Biblia Como el Manual del Maestro

    El mismo Jesús al estar en la tierra enseñó que las palabras que Él les daban eran vitales para todos los creyentes en Dios, y a través de ella traería libertad a las almas que estaban cautivas, pues en ella se obtenían la vida a las almas.

    “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63)

    Eso indica el gran poder que posee la palabra de Dios, la biblia ayuda, dando aliento, fortaleciendo la fe, afirmando la esperanza. Por eso se puede decir que la Biblia es un libro con vida.

    En las Sagradas Escrituras está la palabra escrita que se le conoce como: logos esto quiere decir que está escrita, dentro de la Biblia, y al ser leída por alguien enseguida se convierte, en lo que se llama rhema,  es decir la palabra que da vida a quien la lee.

    El Valor de la Biblia

    La Biblia es el libro más valioso del mundo, siendo el más traducido en todos los idiomas, y a través de la historia, hombres y mujeres, han tenido que pagar un alto precio para preservar estas escrituras, pues algunos murieron en el fuego, otros atormentados en castigos, otros perseguidos, pues todos ellos defendieron los manuscritos originales para que ahora se pudieran tener la Biblia.

    Esto quiere decir que la Biblia se ha llegado a tener a un precio de sangre, y por medio de ella se añaden las personas que podrán ser salvas en la iglesia de Cristo.

    “y crecía la palabra del señor, y el número de los discípulos se multiplicaba en Jerusalem” (Hechos 6:7)

    Y es por ello, que Dios le dio un mandato a Josué de permanecer en las escrituras de forma constante, para poder recibir la protección divina.

    “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en el, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Josué 1:8)

    Dios le dijo a Josué, que nunca se apartara de su boca el libro de la ley, es decir que cuidara de enseñarla, y aprenderla. La disciplina era ardua y debía meditar en la ley de día y de noche, esa palabra debía ser nuestro alimento diario, para que no se le pasara por alto ningún detalle de ella.

    Ante eso Josué debía observar cuidadosamente todos los pormenores de la ley, sin pasar por alto ninguno, y tenía que guiar a una gran multitud como el sucesor de Moisés, así que el éxito o fracaso de dependería al estar meditando en las Sagradas Escrituras, porque entonces prosperaría su camino, y todo le saldría bien.

    También puedes leer La Traducción De Los Libros De La Biblia En Inglés 

    Cuál es La Importancia de la Biblia

     

    Al analizar algunos textos de la Biblia se puede ver como Jesús se encargó de enfatizar en el poder de la Palabra de Dios, al punto que le enseñó al mismo satanás que de ella viviría el ser humano.

    “Jesús, respondiéndole, dijo: escrito está: no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios” (Lucas 4:4)

    Ante esa respuesta para ese tiempo el pan era uno de los alimentos fundamentales del ser humano, siendo usado como parte de la alimentación diaria por generaciones, y ese pan físico tiene la virtud de alimentar y saciar el hambre; pero el pan espiritual, que es la palabra de Dios tiene esa virtud de alimentar el hombre espiritual que se puede nutrir y fortalecer con la palabra de Dios, para combatir al enemigo.

    “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6:17)

    Todo creyente debe saber que se vive en un conflicto espiritual con el reino de las tinieblas, y satanás busca tratar de destruir la vida de todos aquellos que son hijos de Dios, pues usará todos sus argumentos, para hacer caer en sus trampas. Por eso se debe confiar y apoyar en la palabra de Dios.

    “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105)

    De este modo, la palabra de Dios es parte esencial del hombre, y en medio de la angustia la adversidad, muchos testimonios de la Biblia confiaron en la palabra de Dios, y obtuvieron las victorias anheladas.

    “Desfallece mi alma por tu salvación, mas espero en tu palabra. Desfallecieron mis ojos por tu palabra, diciendo: ¿cuándo me consolaras? Porque estoy como el odre al humo; pero no he olvidado tus estatutos. ¿cuántos son los días de tu siervo? ¿cuándo harás juicio contra los que me persiguen?

    Los soberbios me han cavado hoyos; mas no proceden según tu ley. Todos tus mandamientos son verdad; sin causa me persiguen; ayúdame. Casi me han echado por tierra, pero no he dejado tus mandamientos. Vivifícame conforme a tu misericordia, y guardaré los testimonios de tu boca” (Salmos 119:81-88)

    “Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos. De generación en generación es tu fidelidad; tú afirmaste la tierra, y subsiste. Por tu ordenación subsisten todas las cosas hoy, pues todas ellas te sirven. Si tu ley no hubiere sido mi delicia, ya en mi aflicción hubiera perecido.

    Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, porque con ellos me has vivificado. Tuyo soy yo, sálvame, porque he buscado tus mandamientos. Los impíos me han aguardado para destruirme; mas yo consideraré tus testimonios. A toda perfección he visto fin; amplio es sobremanera tu mandamiento” (Salmos 119:89-96)

    Cuál es La Importancia de la Biblia

    Cómo nace el Amor por la Biblia

    En la iglesia primitiva se convirtió en una iglesia de firmes convicciones, y ellos no escatimaron sus esfuerzos en poder llevar la palabra de Dios por todo el mundo antiguo.

    “Y crecía la palabra del señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (Hechos 6:7)

    Ante eso, muchos de los creyentes, dieron sus vidas, por dar testimonio de esa palabra viva, y eficaz. Esto quiere decir que la Biblia llegó a las manos de todos los creyentes por el sacrificio de todos los que creyeron en la Palabra de Jesús en la iglesia primitiva.

    Ese amor a la Biblia debe surgir de  foem natural y espontánea en todos los creyentes, pues es la verdad que puede cambiar al mundo.

    “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos que alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

    El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal” (Salmos 19:7-10)

    Por qué se debe estudiar la Biblia

    El mismo Jesús hace un importante llamado a que todos los creyentes deben escudriñar las escrituras, esto quiere decir que hay algo en ellas que se debe estudiar y  descubrir, y para ello se debe profundizar en su lectura, porque en ellas hay vida eterna.

    “Escudriñad las escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5:39)

    En este sentido el estancamiento espiritual, de muchos creyentes se debe al muy poco conocimiento de la palabra de Dios, pues cuando se enfrenta los problemas, luchas, y adversidades, es entonces que obtienen las respuestas que se hacen necesarias, y en la Biblia se tienen esas respuestas que se necesitan.

    De este modo, la Biblia ayuda a conocer a Dios, para descubrir las cosas nuevas de Él, como su carácter, naturaleza, personalidad, y cada área que le da la oportunidad de saber todo lo relacionado con el cielo.

    “Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios” (Proverbios 2:1-5)

    También puedes leer Los 14 Grandes Misterios De La Biblia 

    Ante esto se puede decir que recibir la palabra de Dios, eso se obtiene al tener una actitud dócil del que la recibe, y le ayudará a saber que el Maestro le dirigirá en su vida, para obtener las bendiciones de Dios en su vida.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up