La Esposa Del Cordero Que Habla La Biblia

La Esposa del Cordero que habla la Biblia encierra el más grande llamado de amor de Jesús a su iglesia, pues hace la invitación a entrar a una relación matrimonial con Él, por lo que se ha revelado a través de los adjetivos como Salvador, Proveedor, Libertador y una más especial como la manifestación del "Esposo".

En este sentido el verdadero llamado a seguir a Jesús es el del compromiso de ser la esposa, como lo revela el libro de Apocalipsis 19:9 que dice: "Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del cordero".

Índice

    La Esposa del Cordero que habla la Biblia

    La Esposa del Cordero que Habla la Biblia

    Al unirse a Jesús se hace para ser un Espíritu con Él, se entran en un pacto y una unidad matrimonial con Él, en esta unidad el creyente se une de forma diaria, es como un matrimonio en la tierra, donde se firma los papeles del matrimonio y otra cuando los cónyuges se van uniendo en pensamientos, en los mismos anhelos, y en las mismas metas, siendo un mismo corazón, y de ese modo ser uno.

    “Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas y como la voz de grandes trueno, que decía: ¡Aleluya! Por que el Señor, nuestro Dios todopoderoso, reina. Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del cordero y su esposa se ha preparado.Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente (pues el lino fino significa las acciones justas de los santos)” (Apocalipsis 19:6-8)

    En este último libro de las Sagradas Escrituras se habla que la esposa está llamando al mundo perdido a venir a Jesús, Él quiere ser uno con su amada para que el mundo crea que Él fue enviado.

    En este sentido existen diferentes tipos de relación con el Señor, que permite ver esa bendición absoluta del poder de Dios en sus vidas:

    1. El nivel de hijo, pues ellos buscan a Dios como Padre, quieren sentarse en su regazo, sentir sus caricias de amor, pero sobre todo, a los hijos les interesa y buscan la herencia que el Padre les puede dar, es un nivel de relación, que tienen en buscar el favor del Padre. Poseen una identidad, sintiéndose hijos del Todopoderoso, linaje escogido y real sacerdocio.
    2. El nivel es el de los siervos, que son humildes, serviciales, fieles y, en su corazón anhelan el día en que se les darán esos galardones, por eso sueñan con la corona de justicia, con la corona de la vida, con un día poder oír, decir al Padre que le digan: "Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor" (Mateo 25:33)
    3. Existe el nivel de la esposa del cordero, que se mueve por el amor que siente por su Señor. La que es esposa, no está buscando ni herencia ni galardones, ni posiciones, ni fama, ella lo que quiere es estar con su Señor, pues la esposa está profundamente enamorada del esposo y hace lo que sea por su amado. Ella tiene acceso a lo más íntimo de Él.

    Es a la esposa a quien les revelan los secretos íntimos del esposo, es a ella a quien Él, le abre su corazón para darle partes suyas que no se las puede dar ni a sus siervos, ni sus hijos, sino solo a ella.

    Es un amor que viene de parte de Dios, que no es el amor de Padre, ni de Amigo, ni de Maestro. Es un amor que llena el espíritu, y este tipo de amor no admite un compromiso a medias, ni corazones cautelosos para entregarse sin estructuras humanas.

    Es el mismo amor que movió a Jesús  como se le vio liberando y sanando en el día de reposo, sin importarle los protocolos de la ley, pues la esencia de la ley es el amor; y el amor es primero que las reglas. Es el mayor de los atributos de Dios. Es el más alto que la justicia, la sabiduría, y que la ley misma.

    También puedes leer Parábola del Banquete de Bodas 

    El Ritual de La Boda en la Época de Jesús

    Cuando llegaba la noche de bodas, el novio se viste con lo mejor, como un rey. Si era lo suficientemente rico podía llevar una corona de oro. De otra forma, llevaba unas guirnaldas de flores recién cortadas. El vestido del novio era perfumado con incienso y mirra, su cinto era de seda de brillantes colores y sus sandalias estaban cuidadosamente adornadas con listones.

    “Porque me vistió de vestidos de salud, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia compuesta de sus joyas” (Isaías 61:10)

    Por su parte, el adorno de la novia era un asunto costoso y primoroso, que tomaba mucho tiempo, pues ponían todo su esfuerzo para hacer su rostro brillante y lustroso como de mármol pulido

    “Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, Nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio” (Salmos144:12) 

    Su cabello estaba siempre adornadas con oro y perlas, era ataviada con toda piedra preciosa y con las joyas que la familia había heredado de sus generaciones pasadas. Mientras que las novias de familias pobres pedían prestadas las joyas a sus amigas.

    Por su parte, las festividades matrimoniales, especialmente el vestido de la novia eran siempre recordados, y más por la misma novia.

    • “¿Olvidase la virgen de su atavío, o la desposada de sus sartales?” (Jeremías 2:32)
    • “dispuesta como una novia ataviada para su marido” (Apocalipsis 21:2)

    Del mismo modo, muchas veces los parientes de la novia la llevaban a la casa de su novio donde va a estar en su nuevo hogar, mientras que lo más frecuente era como el caso de las diez vírgenes, donde el novio fue en persona a traerla a su hogar para que se efectuará las festividades matrimoniales allí. (Mateo 25:1-13)

    Del mismo modo, antes de dejar la casa de sus padres la novia recibe las bendiciones de éstos, como lo hicieron los parientes de Rebeca, quienes la enviaron con una bendición de matrimonio.

    “Y bendijeron a Rebeca, y le dijeron: Hermana nuestra, sé madre de millares de millares, y posean tus descendientes la puerta de sus enemigos.Entonces se levantó Rebeca y sus doncellas, y montaron en los camellos, y siguieron al hombre; y el criado tomó a Rebeca, y se fue” (Génesis 24:60-61)

    Es por eso que la novia deja la casa de sus padres perfumada y adornada, con una corona en su cabeza, y en las Sagradas Escrituras se ve una descripción de la novia:

    “Y te atavié con ornamentos, puse ajorcas en tus brazos, y collar a tu cuello; y puse joyas sobre tus narices, y zarcillos en tus orejas, y diadema de hermosura en tu cabeza” (Ezequiel 16:11-12)

    Por su parte, el banquete de Bodas era presidido por un maestresala que estaba encargada en tener cuidado de los preparativos y el desarrollo de toda la fiesta. No existía ceremonia religiosa en la fiesta, solamente estaban las bendiciones de los parientes y los amigos (Ruth 4:11).

    Las Bodas del Cordero

    De la misma forma en el que una persona se une a su cónyuge, los dos se hacen una sola carne, pues cuando uno se une al Señor, los dos se hacen un solo Espíritu, y es por esto que en el capítulo de Apocalipsis, no se ve una boda, sino una cena, ya que esta es la comunión con su sangre, estos elementos que dejo Jesús para que todos se unan con Él, y reciban las herencias espirituales mas poderosas al unirse en amor.

    “Y el Espíritu y la Esposa dicen: ¡Ven! Y el que oye, diga: ven, y el que tiene sed, venga. El que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida” (Apocalipsis 22:17)

    Es por eso que el amor matrimonial de Dios es como fuego consumidor que te llevará a veces a lugares, donde el alma limitada del hombre se llena de vértigos al ver hasta donde el amor de Dios es capaz de entregarse.

    Ser la esposa y participar en las bodas del cordero, nos lleva a que debemos crucificar al mundo, los deseos de la carne y lo que nos aleja de nuestro Señor; dejar todo para seguirle a Él; para que sea entronado en nosotros y seamos uno con Él. Así será vista su gloria y el mundo sabrá quienes le conocen y le han visto.

    También puedes leer Parábola de las 10 Vírgenes 

    Se puede decir que las Sagradas Escrituras fueron preparadas para que la humanidad tuviese el beneficio de la salvación de su alma, y el amor de Jesús es tan grande que estuvo dispuesto a sufrir todo lo que sufrió y más, con el propósito de que todos tuviesen la reconciliación con el Padre y disfrutar de su Reino, como un matrimonio consolidado.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up