Arrodíllate Delante De Dios y Adóralo

Arrodíllate delante de Dios y adóralo, porque ante el se debe dedicar la alabanza y adoración de toda su creación, es ese grupo de creyentes que se humillan delante de su presencia y muestran su amor por cada una de las bendiciones que la entrega.

Y muchas veces las personas no entienden porque deben postrarse delante de Dios, y honrarlo por todas sus maravillas y bendiciones que le entrega a todos sus hijos, pero eso se da a través de la revelación que se le da a la persona por medio del Espíritu Santo.

Índice

    Arrodíllate Delante De Dios y Adóralo

    Arrodillate Delante De Dios y Adoralo

    Adorar a Dios es la actividad más noble, elevada e importante que el ser humano puede realizar, ya que el hombre fue creado para eso, y cuando el hombre pecó había rotos su relación con Dios, Él envió a su propio Hijo con el fin de redimir para que pudieran ser nuevamente verdaderos adoradores, y es por eso que Jesús le explica a la Samaritana lo que era la verdadera adoración.

    “Le dijo la mujer: Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis;

    nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:20-24) 

    En este sentido Jesús cuando se encuentra con la Samaritana le quiso dar a entender a la mujer cuando le dijo: "el Padre tales adoradores busca que le adoren", y es  importante entender este tema, porque la adoración es la actividad principal durante toda la eternidad, como lo confirma el libro de Apocalipsis, donde todos los seres celestiales adoraban a Dios sin cesar.

    “Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,

    los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” (Apocalipsis 4:8-11)

    También puedes leer Sacrificio De Alabanza A Dios 

    La Adoración a Dios

    En la Biblia se enseña sobre la adoración mostrando numerosos ejemplos de personas que adoraban a Dios con el fin de que a través de ellos se puede aprender cómo se debe hacer, y lo primero que se observa es que en las Escrituras es que un adorador es alguien que tiene una relación personal con Dios al que ama intensamente, como lo hacía el rey David.

    “Te amo, oh Jehová”, para inmediatamente después invocarle porque reconocía que “es digno de ser alabado” (Salmos 18:1-3)

    De este modo, el amor a Dios es  lo que nos lleva a adorarle, por lo tanto si la adoración no surge como la respuesta genuina del amor a Dios, todo lo que se haga pasará de ser simples ritos religiosos fríos y secos, que son carentes de significado, y que de ninguna manera agradarán a Dios.

    La adoración genuina implica la entrega de todo como una ofrenda de amor, se puede decir que la adoración es una "ofrenda del todo quemada", donde el adorador no se queda nada para sí mismo, sino que se entrega sin reservas a Dios, consagrándole la vida entera a Él, como lo dijo Pablo.

    “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” (Romanos 12:1) 

    Adorar a Dios implica también sumisión y obediencia, no se puede adorar sin haber rendido su voluntad ante Él para servirle en todo cuanto le mande, como lo hicieron los ancianos delante del trono santo como lo dice la cita bíblica de Apocalipsis.

    “los ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono” (Apocalipsis 4:10)

    Esto quiere decir que no se puede reducir la adoración a unas bonitas expresiones de sus labios, porque antes de que Dios escuche lo que dicen, Él mira sus corazones, y esta fue la razón por la que tanto Jesús como los profetas del Antiguo Testamento reprendía al pueblo de Israel (Marcos 7:6) 

    El Pueblo de Dios y Su Adoración Genuina

    El Pueblo de Dios y Su Adoración Genuina

    La adoración surge de un corazón que ama y se entrega completamente a la voluntad de Dios, hay que decir también que se debe adorar cuando se dirigen a Él para expresarle la admiración que le profesan, y esto se podemos hacer por medio de la oración y también del cántico.

    “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesen su nombre” (Hebreos 13:15)

    Esta admiración surge y crece en las personas al considerar por medio de su Palabra cómo es Él, conocer su naturaleza, sus atributos, su carácter y también sus obras, es eaa forma que se rinden ante Él mientras se deleitan en contemplar de forma reverente su gloria.

    También es importante entender que la adoración va más allá de las acciones de gracias por las bendiciones recibidas, pues la acción de gracias es el foco de la atención está en las cosas que se ha recibido de Dios, mientras que la adoración la atención se centra en lo que Dios mismo es.

    Asimismo, es importante que tengan cuidado con dejar la adoración a un lado, pues Dios es celoso y no comparte la adoración de su pueblo con nadie más, y en varias ocasiones en las Sagradas Escrituras se explica eso.

    • “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas” (Isaías 42:8)
    • “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” (Éxodo 34:14) 

    Dios tiene que ser el centro de la adoración de su pueblo, y todo lo demás debe quedar en un segundo plano. La adoración debe estar centrada en Dios y en la obra suprema de Cristo en la cruz, pues es imposible honrar al Padre sin honrar al Hijo.

    “Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.” (Juan 5:23) 

    La adoración no es una actividad optativa.por parte de los creyentes, Dios está buscando que su pueblo sea un gran grupo de adoradores, que anuncien sus virtudes de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable como lo dice 1ra. Pedro 2:9, siendo un tema que aparece constantemente en toda la Biblia.

    Y esto se ve cuando en el huerto del Edén el hombre decidió que iba a dejar de adorar a Dios. Luego Dios llamó a Abraham de Ur de los caldeos para formar a partir de él un pueblo que dejando los dioses paganos que había en su entorno, adoraran al único Dios verdadero. De esta manera, tanto Abraham, como su hijo Isaac, luego Jacob, se caracterizaron por ser hombres adoradores.

    Del mismo modo, en el libro de Éxodo Dios envió a Moisés para liberar a Israel de la esclavitud de Egipto y que de esa manera pudieran adorarle. En el viaje por el desierto Dios les dio la Ley junto con instrucciones acerca de cómo debían adorarle, y les mandó a construir un tabernáculo donde se manifestaría su gloria en medio de su pueblo.

    Luego el rey David jugó un papel muy importante, porque tuvo en su corazón edificar una casa permanente a Dios donde su pueblo pudiera adorarle. Y aunque él no pudo llevarlo a cabo, dejó todo preparado para que su hijo Salomón lo llevará a cabo.

    Por otra parte, el Señor Jesucristo continuó en la misma línea que los profetas del Antiguo Testamento, denunciando en el mismo templo la falsa adoración que Dios estaba recibiendo, Él llegó a decir que los religiosos de su tiempo habían convertido la casa de Dios en una cueva de ladrones (Mateo 21:13).

    Por su parte los apóstoles que predicaron el evangelio en medio de las culturas paganas, tuvieron como objetivo que los hombres se reconciliarán con Dios, a fin de que se volvieran adoradores suyos. Pablo en ese caso se exhortó a los idólatras de Listra (Hechos 14:15)

    Mientras que en el libro de Apocalipsis se ve que la actividad constante en el cielo es la adoración, que es el acto que determinará el destino final de todos aquellos que creen en Dios y es arrodillarse ante Dios

    Beneficios de la Adoración a Dios

    Una de las cosas que deben entender las personas que cuando se adora a Dios no es para ser bendecidos, pero eso ocurre en la medida en que se acercan a Dios, pues a través de la adoración se encuentra el gozo, la bendición, la paz, la prosperidad, la satisfacción y el propósito para sus vidas.

    Del mismo modo, la adoración los transforma y prepara para tener la vida eterna, porque esa será la ocupación primordial en el cielo, la adoración los acercará más a lo que serán eternamente. En la medida que vayan creciendo en la adoración a Dios, sus ojos serán abiertos y sabrán quién es Él, y se irá ampliando y ensanchando, su conocimiento del reino de los cielos.

    En este sentido, se puede decir que este es el propósito por el que el hombre fue creado, y no puede haber algo más noble y que pueda llenar la vida de una forma tan plena como lo es adorar a Dios. Sin embargo, el pecado ha querido desviar el propósito de la creación de Dios, es por ello siempre importante seguir el mandato y enseñanza dada por Jesús en la oración. (Mateo 6:9-10) 

    De este modo se puede decir que la adoración no es algo que surge de forma natural del corazón humano, ni siquiera del creyente, pues le cuesta mucho colocarse a un lado para centrar toda la atención en Dios y en su gloria. Para hacerlo es imprescindible la obra regeneradora y santificadora del Espíritu Santo en las vidas, pues de otra manera nunca llegarán a ser los adoradores que el Padre espera que sean.

    Esto quiere decir que los adoradores que Dios está buscando son aquellos que han entrado en una nueva relación con Él por medio de la fe en su hijo Jesús. Estos son los adoradores que el Padre está buscando.

    En la verdadera adoración debe estar involucrada la mente, pues cumplirá así un verdadero amor a Dios, partiendo del mandato dejado por Jesús:

    “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” (Mateo 22:37) 

    Para finalizar se debe decir que se deben cuidar de cualquier forma de adoración emocional que no utilice el intelecto, la mente debe tomar parte activa en la adoración, pues  necesario que se preste atención y entiendan lo que cantan y oran. (1ra. Corintios 14:15-16)

    También puedes leer El Señor Habita En La Alabanza 

    De este modo, te invitamos a que te arrodilles ante Dios, por convicción y no emoción que puedas entender el motivo de tu adoración, y que todo fluya de la forma más armónica y así poder lograr esa conexión del cielo con la tierra.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up