Versículos De Guerra Y Victoria

Versículos de Guerra y Victoria hay muchos plasmados en la Biblia, que vienen a recordar como Dios trata con el creyente, inyectando su sabiduría ante las dificultades que se presentan en la vida entendiendo que esto surge de la batalla espiritual que todos los días se tiene.

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12)

De la misma forma, en la Biblia se encuentran gran cantidad de versículos sobre la victoria que da Dios, y que otorgan además la esperanza a todos los que creen en su nombre.

“¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (1ra. Corintios 15:57)
Índice

    La Guerra y la Victoria en la Biblia

    Versículos de Guerra y Victoria

    En la Biblia hace referencia sobre como el pueblo de Dios iba a la guerra y podían obtener la victoria en el nombre del Señor. Entendiéndose que la palabra Guerra, según el término hebreo es "miljâmâh", significando un "conflicto armado", en el que intervienen dos o más partes. Y eso se ve cuando el pueblo de Israel estuvo gobernada por Dios, bajo el liderazgo de Moisés o jueces como Gedeón o profetas como Samuel, ya que la guerra eran un asunto religioso.

    “y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación” (Éxodo 17:16)

    En este sentido, el termino Victoria viene de "victor" o "victorius" que significa "vencedora, triunfadora" y, por extensión, "la que triunfa sobre el mal". Se puede decir que es la ventaja o el resultado positivo que se obtiene en una lucha. Un término que está relacionado con una raíz hebrea que significa "œsalvación", que es entregada Dios.

    “Tú, el que da victoria a los reyes, El que rescata de maligna espada a David su siervo” (Salmos 144:10)

    Ambos términos se relacionan en como por medio de Dios, puede ser combatida la guerra y obtener esa victoria que El Señor le da a todos sus hijos.

    Versículos de Guerra y Victoria

    Al hablar de versículos de Guerra y Victoria, a continuación se presentarán diversidad de textos que permiten conseguir lo que Dios desea para sus hijos.

    Versículos de Guerra

     

    Algunos de los versículos de guerra son los siguientes:

    “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:12)

    Esto se refiere a reconocer que el creyente mantiene una guerra espiritual, y que no es sobre el problema físico que esté enfrentando. Es contra poderes, contra potestades, contra las fuerzas del mundo de las tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Es en ese lugar donde debe posicionarse el creyente, para poder operar en la guerra a la que deje enfrentar.

    “Pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas” (2da. Corintios 10:3-4)

    “Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza” (Efesios 6:13)

    Estos versículos hablan que todo guerrero espiritual debe enfrentarse a la guerra con el armamento acorde al combate, y en este sentido se refiere a las que entrega Dios, al buscar las cosas que vienen del cielo, los reviste de las armas celestiales para la guerra espiritual.

    “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque esta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren” (Gálatas 5:17)

    “Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo que se aparten de los deseos pecaminosos que combaten contra la vida” (1ra. Pedro 2:11)

    “La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. Andemos decentemente, como de día, no en orgías y borracheras, no en promiscuidad sexual y lujurias, no en pleitos y envidias; antes bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no penséis en proveer para las lujurias de la carne” (Romanos 13:12-14)

    En estos versículos Dios demuestra que el creyente tiene una guerra personal interna, y que se encuentra entre sus miembros, por lo que debe cada día llenarse de la presencia de Dios y poder combatir la carne con el Espíritu.

     

    “Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos” (Lucas 22:31-32)

    “El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén” (2 Timoteo 4:18)

    “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33)

    Estos versículos muestran que Dios en medio de la dificultad o la guerra estará pendiente de sus hijos, dándole la protección para que puedan seguir adelante en la batalla, estableciendo siempre su confianza en el creador de todas las cosas.

    “Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes” (1ra. Corintios 16:13) “Entonces Josué les dijo: No teman ni den un paso atrás; al contrario, sean fuertes y valientes. Esto es exactamente lo que el Señor hará con todos los que ustedes enfrenten en batalla” (Josué 10:25)

    “Luego puso jefes militares al frente del ejército y, luego de reunirlos en la plaza frente a la puerta de la ciudad, los arengó con estas palabras: «¡Cobren ánimo y ármense de valor! No se asusten ni se acobarden ante el rey de Asiria y su numeroso ejército, porque nosotros contamos con alguien que es más poderoso. Él se apoya en la fuerza humana, mientras que nosotros contamos con el Señor nuestro Dios, quien nos brinda su ayuda y pelea nuestras batallas». Al oír las palabras de Ezequías, rey de Judá, el pueblo se tranquilizó” (2 Crónicas 32:6-8)

    Cada uno de estos versículos muestran esa palabra de aliento que Dios entrega al enfrentarse a la guerra, demostrando ese poder y señorío que ejerce Dios apoyando a todos los que creen en su nombre.

    “Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño” (Lucas 10:19)

    “Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos” (1ra. Timoteo 6:12)

    “Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar” (1ra. Pedro 5:8)

    Cada uno de estos versículos está develando que en el aspecto espiritual Dios le ha dado autoridad a todos sus hijos, mostrando que mientras hagan lo correcto delante de sus ojos podrán ver esa promesa de su favor, y para ello deben mostrarse firme en su caminar entendiendo que de la guerra saldrán victoriosos por medio de Dios.

    Versículos de Victoria

    Versículos de Guerra y Victoria

    Algunos de los versículos de Victoria son los siguientes:

    “Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.Ellos flaquean y caen, Mas nosotros nos levantamos, y estamos en pie” (Salmos 20:7-8)

    “El Señor te concederá la victoria sobre tus enemigos. Avanzarán contra ti en perfecta formación, pero huirán en desbandada” (Deuteronomio 28:7)

    “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos” (1ra. Samuel 17:45-47)

    Estos versículos refieren la victoria que Dios otorga a todos aquellos que confían en Él. Eso quiere decir que no hay otro dios al que puedan pedir ayuda, y es al acercarse a Dios para poder entender que es en su nombre la victoria absoluta.

    “El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria”(Proverbios 21:31)

    “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 8:37-39)

    “Pues no por su espada tomaron posesión de la tierra, ni su brazo los salvó, sino tu diestra y tu brazo, y la luz de tu presencia, porque te complaciste en ellos. Tú eres mi Rey, oh Dios; manda victorias a Jacob. Contigo rechazaremos a nuestros adversarios; en tu nombre hollaremos a los que contra nosotros se levanten” (Salmos 44:3-7)

    En estos versículos se aprecia como la victoria la otorga Dios, y en este sentido el hombre puede prepararse todos los días, adecuarse en su entorno, pero solo es Dios quien le podrá dar esa victoria ante las adversidades y guerra a la que se enfrente.

     

    “Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados” (Colosenses 1:13-14)

    “pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1ra. Corintios 15:57)

    “Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar la fragancia de su conocimiento” (2 Corintios 2:14)

    Estos versículos hacen el recordatorio que Jesús ya le dio la victoria en la cruz del Calvario, que por medio de ese gran sacrifico se ha podido obtener el triunfo en el camino del creyente

    “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe” (2da. Timoteo 4:7)

    “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero solo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis” (1ra. Corintios 9:24)

    “Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1)

    Estos versículos indican que el creyente se abstiene de las cosas que lo llevan a la derrota espiritual, por lo tanto se esfuerzan cada día en mantener la fe en el Señor que los fortalece en el propósito al cual Dios los ha llamado, que es de tener victoria sobre la tentación y ante el sistema del mundo.

    De esta forma, al ver estos versículos de guerra y victoria el creyente puede entender que el propósito de Dios es que estén preparados y fortalecidos en la fe, para que cada día vivan las bendiciones que Dios les ha prometido, comprendiendo que solo Dios los ayudará en todo.

    “Tú me has dado también el escudo de tu salvación; tu diestra me sostiene, y tu benevolencia me engrandece” (Salmos 18:35)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up