Un Varón conforme al Corazón de Dios

Un varón conforme al corazón de Dios, es mostrado en la biblia a través del ejemplo del rey David, quien tuvo las características específicas para ser llamado por Dios como “varón conforme a mi corazón”. Y esto sucede cuando Saúl desobedece la instrucción de Dios, y le es quitado el reino de Israel.

“Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mando” (1ra. Samuel 13:14)

Asimismo el apóstol Pablo hace referencia de David en su primer viaje misionero en Antioquía de Pisidia delante de un grupo mayormente judío, haciendo memoria de todos los grandes logros de su reinado, y de como Dios se dirigió hacia él.

“Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero” (Hechos 13:22)
Índice

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    Al hablar de un varón conforme al corazón de Dios, eso implica varias características que David, pudo tener ya que se relacionó de manera cercana e íntima con el Padre celestial.

    “Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela…cuando me acuerde de ti en mi lecho, cuando medite en ti en las vigilias de la noche. Porque has sido mi socorro, y así en la sombra de tus alas me regocijarse, está mi alma apegada a ti; tu diestra me ha sostenido” (Salmos 63:1, 6-8)

    Eso implica una consagración en oración, tener una intimidad que está basada en el deseo intenso de crecer lo más unido posible a Dios, y que cada día pueda caminar conforme a Dios.

    “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía” (Salmos 42:1)

    Cuando se habla de un varón conforme al corazón de Dios, es importante aclarar que el corazón segu6n el mundo judío es"quien regula el comportamiento del ser humano pues allí, en el corazón, nace la vida. El corazón por tanto debe ser cuidado, entrenado, disciplinado y fortalecido” es por ello que la Biblia da consejos sobre el corazón.

    “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23)

    “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9)

    De ello hay que intuir que David supo manejar dichos conceptos, porque aunque ciertamente pecó delante de los ojos de Dios, el se arrepintió y supo valorar quién era Dios delante de Él, ha sido el único hombre llamado varón conforme al corazón de Dios.

    Cuando Dios habla que ha hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero, eso habla en ser obediente a la voluntad y propósito de Dios. David agradó a Dios, le obedeció y cumplió los designios de Dios, por eso el Señor lo honró con el título de varón conforme a su corazón.

    Y ser conforme al corazón de Dios le valió a David ser el rey de Israel, ya que pasó de ser pastor de ovejas al más grande rey del pueblo escogido por Dios, Israel y ser un estandarte de lo que Dios quiere que cada creyente sea, pues el veía era el corazón de David.

    “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón…envió pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y ungelo, porque éste es” (1ra. Samuel 16:7,12)

    Características de un Varón conforme al Corazón de Dios

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    Al ver la vida de David, y saber que es el único hombre en la biblia que fue llamando varón conforme al corazón de Dios, es imperante analizar cuáles fueron esas características que lo hicieron merecedor de tan grande distinción, y a continuación algunas de ellas:

    • Honraba a su Padre y era Humilde 

    David era el último hijo de Isaí, quien no tenía apariencia de guerrero, ni mucho menos la categoría de un rey, él cuidaba las ovejas de su familia, se la pasaba todos los días trabajando en el campo, cuidando sus ovejas y sirviendo a su padre y a sus hermanos mayores, quienes no lo consideraban importante, por lo que queda claro cuando Samuel fue enviado por Dios a la casa de Isaí para ungirlo como rey.

    “E hizo pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo Isaí: Jehová no ha elegido a éstos. Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí” (1ra. Samuel 16:10-11)

    Esto pone en evidencia que el mismo padre de David no se preocupó en presentarlo ante el profeta, pues no lo consideraba apto, y puede deducirse que David se sentía muy bien en el campo, porque era un placer servirle a su familia, tanto que se enfrentaba a osos o leones si se querían llevar sus ovejas, por lo que los artilugios o lujos no era el lema de David, sino el servir al otro, en este caso su familia.

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    Asimismo, a pesar que no era considerado alguien importante por su familia de igual forma obedecía a su padre, hacía lo que él le pedía sin quejarse o maldecir. David comprendía que la obediencia era la puerta para la bendición y esta actitud fue algo que lo caracterizó por el resto de su vida.

    “Y dijo Isaí a David su hijo: Toma ahora para tus hermanos un efa de este grano tostado, y estos diez panes, y llévalos pronto al campamento a tus hermanos…y dejando las ovejas al cuidado de un guarda, se fue con su carga como Isaí le había mandado…” (1ra. Samuel 17: 17, 20)
    • Era Valiente y Defensor de Dios

    David era arrojado, tenía ímpetu, pasión, fuerza y no dudaba en defender lo que era importante para él. Por eso al enterarse que un filisteo insultaba al ejército de su país y también a Dios se enardeció y decidió pelear contra él.

    “Y dijo David a Saúl: no desmayes el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo…Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, Él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo” (1ra. Samuel 17:32,37)

    A David no le importó que su oponente midiera casi tres metros de altura, y que fuese un guerrero más calificado que él, y que estuviera equipado con un mejor armamento, David solo siguió su corazón, era un tipo valiente que no se amedrentaba pues confiaba que Dios estaba con Él.

    Eso queda en evidencia al encontrarse frente a frente con el gigante Goliat, lo que hace David es encomendarse a Dios, no lo atacó sin antes declarar que lo vencería con la ayuda del Señor, lo cual era evidencia de su costumbre en clamar a Dios.

    “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; más yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los Ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te vencer… y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra” (1ra. Samuel 17:45-46,49)

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    • Respetaba a la autoridad puesta por Dios

    David en el momento que Saúl lo veía como una amenaza en su reino, el nunca levantó su espada en contra del ungido de Dios, eso habla de humildad y respeto ante la autoridad colocada por Dios, ya que el no veía a Saúl como cualquiera, él lo veía como la ley del respeto y amor a los enemigos.

    “He aquí que entregó a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Después de esto se turnó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. Y dijo a sus hombres: Jehová me guarde tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová” (1ra. Samuel 24:4-6)

    Se puede notar lo importante que era para David respetar al ungido del Señor, como lo menciona este verso, ya que luego el detiene a los que estaban con él, en hacerle daño, pues entendía que ellos no eran nadie delante de los designios que Dios disponían en gobernar su pueblo.

    • Se arrepintió ante Dios

    David era un ser humano que se equivocaba, y eso queda en evidencia cuando peca en tener relaciones sexuales ilícitas con Betsabé, la mujer de Urías heteo, y además de ello lo colocó en el frente de la guerra, provocando su muerte, situación que a Dios no le agradó.

    “Oyendo la mujer de Urias que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido. Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Más esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová” (2da. Samuel 11:26-27)

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    Esta gran falta produjo la ira de Dios sobre David, y el hijo que dio a luz en esta relación ilícita murió, situación que le dolió mucho a David, ya que sintió un profundo remordimiento a causa de su pecado, y cada día se arrepentía y confesaba, ayunaba y oraba ante Dios, y oró para que Dios fuera misericordioso.

    “vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; Sálvame por tu misericordia…todas las noches inundo de llanto mi lecho, con mis lágrimas riego mi cama” (Salmos 6:4,6)

    Con esto se evidencia que David se dio cuenta de la gran falta delante de Dios, se arrepintió, de tal modo que nunca volvería a cometer el mismo pecado, demostrando que tenía un corazón temeroso de Dios, ya que después de haber sido castigado por Dios, y nunca más se atrevió a tratar su palabra con desprecio o hacer algo que pudiera ofender a Dios, y mucho menos a avergonzar el nombre de Dios.

    • Adoraba a Dios de manera genuina

    David era un fiel adorador a Dios sin vergüenza, y se ve que aún delante de su esposa no negó su adoración a Dios.

    “Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta. Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová, y le menospreció en su corazón… Entonces David respondió a Mical: fue delante de Jehová, quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa para constituirme por príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, danzaré delante de Jehová” (2da. Samuel 6:15-14,21)

    Un Varón conforme al Corazón de Dios

    David no escatimaba esfuerzo en mostrar su adoración a Dios, tan grande era su adoración que es el quien decide hacer el templo al Señor y adorarlo

    “La obra es grande, pues el palacio no es para el hombre, sino para Jehová Dios…Y además, en mi amor por la casa de mi Dios, el tesoro que tengo de oro y de plata, lo doy a la casa de mi Dios, además de todo lo que ya he provisto para la santa casa” (1ra. Crónicas 29:1,3)

    David quería que el pueblo entendiera lo importante que era Dios para él, una adoración que iba en que el pueblo doblar rodilla al único Dios verdadero.

    “Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel, nuestro Padre, por los siglos de los siglos. Tuya es, oh Jehová la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre” (1ra. Crónicas 29:10-13)

    Un varón conforme al corazón de Dios es aquel como se pudo ver que cumple los mandatos de Dios y trabajan en desarrollar una relación con Dios, en intimidad buscando agradar el corazón de Dios.

    Las características de un varón conforme a Dios fueron desarrolladas por David hasta perfeccionarlas convirtiéndolas en hábitos de vida, haciendo que el joven pastor se convirtiera en el rey de Israel más amado por el pueblo y más favorecido por Dios.

    Es por ello que como creyente hay que emular esas características, siendo dirigidos por el Espíritu Santo, quien le ayudará en cada paso que emprenda hasta lograr la estatura del varón perfecto.

    “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up