Instruye al Niño en su Camino

Instruye al niño en su camino, es una frase de un sabio proverbio escrito por Salomón, para guiar a los padres a comprender el valor de la enseñanza que un padre debe darle a un hijo, bajo la dirección de Dios.

Cuando se habla de criar y formar a un niño dentro del contexto de este proverbio que se encuentra en la Biblia, significa que comienza con la biblia, entendiendo que a través de ella se consigue el verdadero conocimiento.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2da. Timoteo 3:16).
Índice

    Instruye al Niño en su Camino

    Instruye al Niño en su Camino

    La Palabra de Dios tiene todo lo que necesita el ser humano para que su vida pueda ser llevada por el camino correcto, cada cosa tiene un propósito divino, y el ser padres es el mayor reto que cualquiera puede vivir, es por ello que Salomon escribe este mayor consejo, que inspirado por Dios escribe.

    “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6)

    Ser padres sin la ayuda de Dios es el mayor desvarío que puede tener alguna persona, pues todo lo que es fundamentado en Dios, el ser más sabio, bueno, amoroso, siempre estará sostenido, y será de buenos resultados.

    “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” (Salmo 127:1)

    Es por ello que los padres deben tener esa estrecha comunión y dependencia del Padre Celestial para tomar toda su enseñanza como modelo de la perfecta paternidad, enseñando a los niños las perfectas escrituras

    “y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” (2da. Timoteo 3:15)

    Instruye al Niño en su Camino

    Es por ello que cuando Salomón escribe este proverbio, tiene instrucciones específicas que es oportuno conocer al detalle.

    • TENER DEDICACIÓN

    Cuando dice “Instruye al niño en su camino…” esto expresa la importancia de educar a los niños en sus años formativos y, ciertamente, habla de la instrucción de la Palabra de Dios y conocer los mandatos de Dios, pero también conlleva la idea de dedicar o consagrar a su hijo en todas las fases de su vida.

    Para los padres instruir al niño demanda mucha dedicación en el que hay que desarrollar habilidades, actitudes, capacidades, virtudes, recursos y tiempo, en el padre y el niño tendrán tiempos especiales, para madurar el uno con el otro. La idea es que puedan ayudarlos, enteramente, para estar preparados para toda buena obra.

    “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2da. Timoteo 3:17)

    Al ver el valor que Dios le ha dado a la enseñanza de los hijos, y del conocimiento de sus mandatos lo trata de forma clara, cuando Moisés enfatizó al pueblo la importancia de instruir a sus hijos acerca del Señor, de sus mandamientos y leyes para que fuesen bendecidos en todo lo que emprendieran.

    “y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6:7-9).

    La biblia enseña de forma clara que instruir al niño es vital para conocer y obedecer a Dios, y ello dependerá de cada padre, pues depende mucho el testimonio que le dan los padres a ellos, pues deben ver que más que palabras el testimonio personal para poder instruirlos.

    Instruye al Niño en su Camino

    Los hijos deben ver que Jesucristo gobierna las vidas de sus padres, y es por ello que viene la disciplina de Dios a los padres que no cumplen sus mandatos, y la idea de ello es poder mejorar sus vidas para que su generación sea bendita en todas las cosas.

    “Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.” (Proverbios 3:12)

    “y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12:5-6)

    Es por ello que cuando hablan de instruir al niño en el camino, se refiere también a que los padres son ese modelo al que seguirán en el camino, y el libro de Proverbios enseña que hay solo dos caminos, el de la sabiduría y la justicia y el camino de la necedad y la impiedad, es decir el camino que lleva a la vida eterna y el camino que lleva a la perdición.

    Es aquí que como padres deben pensar en lo que Dios ha puesto en sus manos, a estos niños para enseñarles cómo se debe vivir, pensar y sobre todo en donde deben poner su fe para la salvación, y el padre es el responsable en enseñarles el camino correcto.

    Por lo tanto, la idea no es educar o entrenar al niño según sea su personalidad o su forma de ser, sino que el entrenamiento debe estar dirigido hacia lo que deben ser y hacia lo que deben pensar, enfocados en el Señor quien será el principal acompañante en este camino de instrucción.

    Instruye al Niño en su Camino

    • UN FUTURO DE BENDICION 

    Es importante comprender la segunda oración del pasaje que dice “Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Esta oración evidencia el plan perfecto de Dios, donde la instrucción entregada desde niño perdure toda su vida.

    Es en este punto la evidencia del propósito de toda la instrucción y educación dada al niño es que aprendan, que transformen sus vidas, el propósito de la crianza de los hijos es ser instruidos para la salvación eterna, que puedan en su adultez ser de ejemplo en todo, tanto a sus hijos como a las personas de su entorno.

    Es importante comprender que el propósito de la instrucción al niño y verlo luego adulto, firme, aplicando los valores de paz, amor, bondad, mansedumbre y lleno de Dios, para que toda su creación sea bendita en todas sus generaciones.

    Es por ello que se debe ser ejemplo a todos aquellos que están a su alrededor, este proverbio está dirigido para el futuro de todos los creyentes, ya que por las palabras, gestos, y cada acción estarán involucradas en la instrucción que de niño se tuvo. Y todo ello debe estar enfocado ser un hombre y una mujer de Dios, en el sentido completo que habla la Palabra de Dios.

    “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.Y os alabo, hermanos, que en todo os acordáis de mi, y retenéis las instrucciones mías, de la manera que os enseñé” (1ra. Corintios 11:1-2)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up