Los Ojos De Jehová Están Sobre Nosotros

Los Ojos de Jehová están sobre nosotros ya que su palabra dice que sus ojos están rodeando toda la tierra, de tal forma que puede ver lo que hacen los buenos y lo que hacen lo malo. Aunque su palabra enseña que su mirada está muy atenta a todos aquellos que obedecen sus mandatos.

“… Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él…”(2da. Crónicas 16:9)

De esta forma, los ojos de Jehová están sobre todos aquellos que se acercan a su presencia, hacen su voluntad y confían en que Él está obrando a favor de cada uno de ellos, pues su fe está puesta en el creador de todas las cosas.

“He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia, Para librar sus almas de la muerte, y para darles vida en tiempo de hambre” (Salmos 33:18-19)

Índice

    Los Ojos de Jehová están sobre Nosotros

    Los Ojos de Jehová están sobre Nosotros

    Aunque los ojos de Jehová están sobre todos nosotros, se puede decir que hay un grupo en el que el Señor fija su mirada, y son aquellos que lo buscan en oración, que cada día obedecen sus mandatos, aquellos que no se desvían del camino y del propósito divino, por el cual están aquí en la tierra. Por ello, su palabra enseña lo siguiente

    “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos” (Salmos 34:15)

    Aunque su palabra enseña que sus ojos están atentos en aquellos que hacen su voluntad, también es importante entender, que su mirada está sobre cada una de las personas que se encuentran en la tierra. Pues Él está viendo cada uno de los pasos, acciones, palabras y situaciones que viven tanto aquellos que obedecen su palabra, como aquellos que en este tiempo lo rechaza. De esta forma, nada logra pasar desapercibido de la mirada de Jehová.

    “tierra de la cual Jehová tu Dios cuida; siempre están sobre ella los ojos de Jehová tu Dios, desde el principio del año hasta el fin” (Deuteronomio 11:12)

    Eso indica que cada día el Señor está observando a toda su creación, pues nadie está excepto de sus ojos. Aunque alguna persona quisiera ocultarse de sus ojos no podría, pues su palabra nos enseña que nadie puede evitar ser visto por el creador de todas las cosas, pues Él llena toda su creación, y sin importar su condición de vida, sus ojos no se despegan de cada ser humano.

    “¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?” (Jeremías 23:23-24)


    “Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos” (Proverbios 15:3)

    De esta manera, se puede decir que Jehová está pendiente de toda su creación tanto buenos como los malos, como lo dice la palabra. Pero, más allá de ello es que Él desea que toda su creación reconozca su presencia y su poder, entendiendo que sus ojos no se apartará de ninguno de los que están en la tierra, y puedan darle gloria y alabanza a su nombre.

    Los Ojos de Jehová según el Salmo de David

    Los Ojos de Jehová están sobre Nosotros
    Cuando se lee la Biblia se pueden conseguir una diversidad de versículos que hacen referencia sobre como los ojos de Jehová están sobre sus hijos. Sin embargo, el Rey David en uno de sus salmos logró describir, de manera certera, el poder absoluto que tienen los ojos de Jehová sobre toda su creación.

    En este sentido, el salmista David tenía una gran conexión con Jehová y escribió este salmo que habla sobre como Dios tiene el dominio de todas las cosas. Por lo que David describe como es su experiencia ante los ojos de Jehová, quien todos los días lo observaba en si caminar diario, y no solo en sus acciones, sino que podía intervenir en sus pensamientos, pues el Señor sabía antes de llegar a su mente.

    De la misma forma, David evidencia a través de este salmo su absoluta convicción en la presencia de Dios, es decir una fe inquebrantable, pues el creía que Jehová lo acompañaba en todos sus pasos, y que Él estaría para ayudarlo. De esta forma, este salmo debe tomarlo todo creyente para conocer que los ojos de Jehová están sobre todos nosotros, así como David lo entendió:

    “Señor, tú me has examinado y me conoces; tú sabes cuando me siento o me levanto; ¡Desde lejos sabes todo lo que pienso! Me vigilas cuando camino y cuando descanso; ¡Estás enterado de todo lo que hago! Todavía no tengo las palabras en la lengua, ¡y tú, Señor, ya sabes lo que estoy por decir! Tu presencia me envuelve por completo; la palma de tu mano reposa sobre mí. Saber esto rebasa mi entendimiento; ¡Es tan sublime que no alcanzo a comprenderlo! ¿Dónde puedo esconderme de tu espíritu? ¿Cómo podría huir de tu presencia? Si subiera yo a los cielos, allí estás tú; si me tendiera en el sepulcro, también estás allí. Si levantara el vuelo hacia el sol naciente, o si habitara en los confines del mar, aun allí tu mano me sostendría; ¡Tu mano derecha no me soltaría! Si quisiera esconderme en las tinieblas, y que se hiciera noche la luz que me rodea, ¡Ni las tinieblas me esconderían de ti, pues para ti la noche es como el día! ¡Para ti son lo mismo las tinieblas y la luz! Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; tú me formaste en el vientre de mi madre! Te alabo porque tus obras son formidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido! Aunque en lo íntimo me diste forma, y en lo más secreto me fui desarrollando, nada de mi cuerpo te fue desconocido. dieciséis Con tus propios ojos viste mi embrión; todos los días de mi vida ya estaban en tu libro; antes de que me formaras, los anotaste, y no faltó uno solo de ellos. Dios mío, ¡cuán preciosos me son tus pensamientos! ¡Cuán vastos son en su totalidad! Si los contara, calcula más que la arena; si terminara de contarlos, tú aún estarías allí. Dios mío, ¡quítales la vida a los malvados! ¡Aparta de mí a la gente violenta, a esos enemigos tuyos que blasfeman y se burlan de ti! Señor, tú sabes que odio a los que te odian, que mi enojo se enciende contra tus enemigos. Son para mí totalmente aborrecibles; ¡Los considero mis peores enemigos! Señor, examina y reconoce mi corazón: pon a prueba cada uno de mis pensamientos. Así verás si voy por mal camino, y me guiarás por el camino eterno” (Salmos 139:1-24)

    Los Ojos de Jehová están sobre Nosotros

    Se puede ver que en este salmo David está meditando sobre quién es Dios como creador, viéndolo como ese ser poderoso que tomó cada una de las cosas de manera organizada para crearlo a él como su siervo, afirmando que los ojos del Señor lo vieron desde el vientre de su madre. Estas palabras son las que todo creyente en Dios deben entender, pues eso determina que los ojos de Jehová están sobre nosotros desde antes del nacimiento.

    De la misma forma, David asevera que toda su vida ya está escrita a través de un libro que Jehová escribió. Esto hace referencia a que cada una de las personas ya tienen un destino marcado como le dice la palabra que "a los que antes conoció, también los predestinó" (Romanos 8:29) demostrando el poder sobrenatural que tiene Dios, teniendo un absoluto dominio en toda su creación.

    También de forma trascendente David señala que la maldad Dios la va a acabar porque él tiene el cuidado de todos sus hijos. Aseverando, además, que Él odiaba todo aquello que Dios opuesto a Dios, y en ese sentido hace ver que todo creyente debe ser opositor a toda la maldad que hay en el mundo, actualmente, y ser esos embajadores del reino de los Cielos en la tierra.

    Por lo que es imperante comprender que los ojos de Jehová están sobre todos nosotros para brindarnos su ayuda y su dirección. Mostrando, además, que tiene un plan especial en todos aquellos que se acercan a su presencia, comprendiendo que recibirán de parte de Él toda la atención que merece por ser sus hijos amados.

    De este modo, también es importante entender que en este salmo evidencia la omnipresencia y omnisciencia del todopoderoso, por ello los ojos de Jehová están sobre nosotros todos los días, ya que desde la concepción hasta la muerte el todopoderoso tiene el plan de vida de cada persona en la tierra. Por lo tanto Dios desea que cada persona lo conozca para Él ayudarle en conocer el propósito divino por el cual los trajo a la Tierra, siendo la prueba más fehaciente haber enviado a Jesucristo por todo los pecadores para su salvación.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up