Oración Por Las Ofrendas

La oración por las Ofrendas es un tema que en muchas ocasiones puede tergiversarse, por ello es tan importante conocer este tema, que no es solamente es hablar de dinero, sino que es un medio de adoración a Dios con los bienes, por ello es vital saber orar, y no caer en la idolatría al dinero, y desviarse del verdadero propósito de las ofrendas.

“porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1ra. Timoteo 6:10)

De este modo, las personas pueden caer en la negligencia al no indagar sobre el tema, ya que consideran que no es tan importante, sin embargo las Sagradas Escrituras enseñan de que manera debe ser abordado las ofrendas, y de que forma orar por ellas.

Índice

    Ofrendas en la Biblia

    Oración por las Ofrendas

    Al hablar sobre la oración de las ofrendas, primeramente, se debe conocer la justificación bíblica de este tipo de ceremonia, que es mostrado en varias ocasiones a través de rituales, donde se reunían el pueblo a elevar adoración al Padre Celestial.

    Desde el inicio de la creación se daba este tipo de actividades en el que se mostraba la adoración a través de los bienes, siendo un acto de adoración y alabanza por todo lo que Dios le entregaba en sus manos a sus hijos, como es el caso de la ofrenda entregada por Abel.

    “Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda” (Génesis 4:4)

    Es por ello que este acto está relacionado con la actitud del corazón de la persona, quien le entrega las ofrendas de alabanza y adoración a Dios, que puede ser con sus bienes o con lo que haya prometido al Padre Celestial, pues las ofrendas son voluntarias.

    “Pero lo que hubiere salido de tus labios, lo guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Jehová tu Dios, pagando la ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca” (Deuteronomio 23:23)

    Esto quiere decir que las ofrendas muestran el amor que tiene una persona a Dios, entendiendo que es un acto voluntario y en el que se expresa la adoración y el respeto a la santidad que refleja el Padre Celestial, quien se convierte en ese ayudador por excelencia derramando por amor las bendiciones a sus hijos por amor.

    “Dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrenda, y venid delante de él; Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad” (1ra. Crónicas 16:29)

    Oración por las Ofrendas

    Oración por las Ofrendas

    Al hablar de la oración por las ofrendas existen algunos principios que se deben tomar en cuenta, para poder realizar este tipo de oración de la forma correcta, y no caer en un error.

    Es por ello, que se debe saber que en muchas ocasiones Jesús habló sobre el buen uso de los bienes materiales, y ser buenos mayordomos de todo lo que Dios entrega a sus hijos, por ello las ofrendas se refiere a los bienes que se obtienen.

    De esa forma, hay varios principios bíblicos que permitirán realizar la oración por la ofrenda de un forma idónea, y consagrarla delante de Dios, y son los siguientes:

    • Las ofrendas son entregada de forma respetuosa y reverente a Dios, no para el hombre, ya que ellas están destinadas al avance del reino de los cielos en la tierra.

    “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís” (Colosenses 3:23)

    • La consagración de las ofrendas se convierten en un acto de adoración genuina al Padre Celestial, ellas deben entregarse sin esperar recibir algo a cambio, sino que nace de un corazón que ama a Dios.

    “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” (1ra.Corintios 9:7)

    • Cuando una persona entrega las ofrendas a Dios esto produce una transacción en el aspecto espiritual, ya que hay una conexión directa al cielo, demostrando una fe genuina, que a su vez recibirá la bendición de Dios, como promesa eterna.

    “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3)

    • Cuando una persona entrega las ofrendas a Dios debe entregarla con humildad y reverencia, ya que es un acto de amor a Padre Celestial.

    “Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová” (Proverbios 22.4)

    • Cuando se entregan las ofrendas deben cumplir la purificación y santificación como la hacían en tiempo pasado los sacerdotes, ya que deben ser presentadas limpias y puras, para poder ser aceptadas delante de Dios.

    “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”(Mateo 5:23-24)

    Es por este motivo que las ofrendas que se presentan a Dios deben ser hechas con corazones limpio y humildes, no deben hacerse buscando vanagloria ni ser visto por los demás, ya que es un acto de amor por todo lo que entrega el Padre Celestial.

    Es importante comprender que cuando uno persona entrega las ofrendas debe hacerlo por amor verdadero, y en la Biblia hay un momento que resume esto, y fue cuando Jesús vio a una viuda que echaba su ofrenda en el templo, situación que conmovió el corazón de Jesús.

    “Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía” (Lucas 21:1-4)

    Es a través de este momento en el que Jesús enseña la importancia de las ofrendas, demostrando que no es la cantidad que se entrega, sino la forma y condición de su corazón, que la hará apta delante de los ojos de Dios.

    En por ello, que debe ser emulada esta actitud del corazón de la viuda por todos los creyentes, ya que es un acto que debe nacer de forma natural por las personas que están agradecidas con Dios, y que se convierte en un estilo de vida.

    Ejemplos de la Oración por las Ofrendas

    Oración por las Ofrendas

    Luego de conocer la justificación bíblica de este acto de gratitud a Dios, a continuación se presentarán varios ejemplos de cómo hacer la oración por la ofrendas:

    Primer Ejemplo

    “Bendito Dios en esta hora te alabo, te exalto, te glorifico porque eres tú el Todopoderoso, eres el creador de cada una de las cosas que podemos ver a nuestro alrededor, y eres quien bendice nuestra vida, por eso hoy estoy en acción de gracias delante de ti, por lo bueno que has sido conmigo.

    Hoy me presento delante de ti mi Señor para consagrar estas ofrendas que son fruto de mi trabajo, creyendo que llegan con olor fragante delante de ti, porque lo hago con mi corazón que está agradecido contigo, pues todo te lo debo a ti mi Dios.

    Entiendo que sin ti no hubiese podido tener en mis manos todas las cosas que tengo, y todo te lo debo a ti porque eres un Padre amoroso que todo los días me ayudas, multiplicas mis fuerzas, y aumentas mis recursos para bendecir mi vida y bendecir a otros también.

    Hoy declaro que a través de estas ofrendas se podrá bendecir aquellas persona que no tiene hogar, se dará alimento a los que en este tiempo estén padeciendo hambre, se le dará esperanza a aquellos que ya la perdieron, porque todo es tuyo y obrarás en bendición para todos lo que lo necesiten.

    La Biblia me enseña que fuiste tú Jesús quien multiplicó los peces y los panes para darle de comer a mucha personas, por eso hoy creo que a través de las ofrendas se multiplicarán para que el reino de Dios avance, y pueda ser de bendición para muchos en la tierra.

    Por eso hoy te doy gracias mi Padre Celestial porque cada día me das la provisión física y espiritual, puedo decir que todo lo provees a su tiempo conforme a tus riquezas en gloria, creyendo que todos los días veré tu presencia levantándome y acompañándome a donde quiera que vaya.

    Te alabo y te exalto porque estas ofrendas han sido consagradas delante de tu presencia, y cada día podré seguir siendo bendecido por ti. Hoy lo declaro en el nombre poderoso de Jesús” Amén.

    Segundo Ejemplo

    “Amantísimo Padre Celestial en este momento nos encontramos delante de tu presencia levantamos nuestras manos en acción de gracias, y nos presentamos con corazones agradecidos para adorarte y alabarte, porque tuyo es el reino, tuya es la gloria y tuyo es el poder.

    Estamos en este día presentando delante de ti las ofrendas producto de nuestro trabajo, que han sido dado por ti, porque eres tú nuestro ayudador el que nos levanta cada día y provee todo lo que necesitamos, porque tu palabra nos enseña que vas a otorgar la bendición a tus hijos hasta que sobreabunde.

    Te pedimos que puedas mirar con agrado estas ofrendas que te ofrecemos en este día, que del mismo modo que viste las ofrendas de Abel y la de la viuda en el templo, puedas verlas con buenos ojos porque lo hacemos con amor, y todo lo mejor es para ti.

    Te damos gracias por que cada la provisión llega a nuestras manos, y en todo momento eres tú quien nos ayudas en todo lo que necesitamos, por eso hoy entregamos de forma voluntaria estas ofrendas por agradecimiento de todo los milagros que no permites ver a cada uno de nosotros.

    Creemos que a través de esta ofrendas el reino de Dios se seguirá expandiendo aquí en la tierra, y será de mucha utilidad para que otras personas puedan recibir la bendición que has preparado para ellos, y poder el evangelio llegar a más personas.

    Sabemos que del mismo modo en que tiempos pasados la bendición descendía en el pueblo hebreo, de la misma manera descenderá la bendición a cada uno de tus hijos para seguir expandiendo tu reino.

    Por eso mi Padre te damos gracias porque nuestra adoración está llegando con olor fragante delante de tu presencia, y sabemos que tu favor, amor y provisión nunca nos faltará. Hoy lo declaramos en el nombre poderoso de Jesús” Amén.

    Para finalizar se puede decir que la oración por las ofrendas debe hacerse de forma genuina, pidiendo al Espíritu Santo que le revele de que forma hacerla, y cumplir este acto que es voluntario, y que a su vez es la demostración del amor a Dios.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up