9 Razones para tener esperanza, pase lo que pase

No importa lo difícil que se ponga la vida, siempre hay razones para tener esperanza. Aquí hay algunas razones para aferrarse a la esperanza, sin importar lo que se cruce en su camino.

Índice

Razones para tener esperanza, pase lo que pase

Razones para tener esperanza

1.- La esperanza es una fuerza que vence

"Cada hijo de Dios vence a este mundo malvado, y logramos esta victoria a través de nuestra fe. ¿Y quién puede ganar esta batalla contra el mundo? Sólo los que creen que Jesús es el Hijo de Dios. -1 Juan 5: 4-5

En este mismo momento, si has nacido de nuevo, tienes residiendo en tu interior tres de las más grandes fuerzas jamás creadas. Estas fuerzas tienen el poder de ayudarte a superar cualquier circunstancia y cambiar cualquier cosa en tu vida.

¿Cuáles son estas tres fuerzas? La fe, la esperanza y el amor (1 Corintios 13:13).

Estas fuerzas son inseparables, y juntas tienen el poder de ponerte en la cima. Pero la clave para poner a funcionar la fe y el amor en tu vida es que te ilusiones. En pocas palabras: si te ilusionas, todo puede mejorar. La fe, la esperanza y el amor son las respuestas que necesitas hoy para cualquier cosa que estés enfrentando. No tengas miedo, ¡ponle esperanza!

2.- La esperanza ya está en ti

"En aquel tiempo ustedes estaban sin Cristo, siendo extranjeros de la comunidad de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo". -Efesios 2:12

La mayoría de la gente entiende lo crucial que es la fe y el amor, pero pocos entienden la importancia de la esperanza. Nunca se han dado cuenta de que la fe y el amor no pueden funcionar eficazmente sin esperanza.

Independientemente de lo que sientas sin esperanza, la verdad permanece: ¡Tienes esperanza si tienes a Dios! Así que no te guíes por lo que sientes. Guíate por lo que Dios dice sobre ti y tu situación en Su Palabra. Entonces, por fe diga: "Gracias a Dios, tengo esperanza".

La desesperanza no es causada por la falta de educación, la falta de dinero o la falta de oportunidades. La desesperanza viene de estar sin esperanza y sin Dios en el mundo. Por lo tanto, si tienes a Dios, tienes esperanza. Pero, como cualquier otra cosa, tienes que alimentar tu esperanza con la Palabra de Dios.

3.- La esperanza no es un deseo

"En aquel tiempo ustedes estaban sin Cristo, siendo extranjeros de la comunidad de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo". -Efesios 2:12

La verdadera esperanza bíblica no es "desear". Esa es la esperanza mundana. La gente en el mundo dice: "Espero que me den un aumento en el trabajo", cuando lo que quieren decir es: "Quiero un aumento. No creo que me lo den... pero sería bueno que me lo dieran".

El tipo de esperanza que se describe en la Palabra de Dios es mucho más fuerte que eso porque no se basa en desear o querer. Se basa en tu pacto con Dios y la unción que Él ha provisto para llevar a cabo ese pacto en tu vida.

4.- La esperanza siempre está en acción

"Pero si ESPERAMOS lo que aún no tenemos, lo esperamos con paciencia". -Romanos 8:25, NVI

La poderosa fuerza de la esperanza es una expectativa sobrenatural. Pero, ten en cuenta que puedes esperar algo bueno o malo. De cualquier manera, estás operando en la poderosa fuerza de la esperanza.

Cuando esperas algo bueno, estás operando en la esperanza que viene de la verdad de la Palabra de Dios. Cuando esperas algo malo o negativo, estás operando en la esperanza natural o incluso en la esperanza maligna.

La esperanza sobrenatural sabe lo que Dios ha provisto y lo espera con ansiosa confianza.

5.- La esperanza evangélica siempre gana

"Aun cuando no había razón para esperar, Abraham SIGUÍA ESPERANDO". -Romanos 4:18

Dios le prometió a Abraham que sería el padre de muchas naciones cuando Abraham tenía 100 años y no tenía hijos. Toda la esperanza que podía ver en el reino natural era negativa. Estaba trabajando en su contra. A su edad, la única esperanza que tenía era la de morir.

Probablemente se enfrentó a pensamientos de duda y de oposición natural a la idea de Dios. Pero combatió esos pensamientos y tomó la decisión de operar en la esperanza evangélica. Tuvo que elegir entre la esperanza natural y la esperanza evangélica. Sabía que la esperanza evangélica siempre gana, y así fue.

También puedes leer: Oración de Tranquilidad y Esperanza

6.- La esperanza evangélica es AHORA

"La fe es la sustancia de las cosas que se esperan...." -Hebreos 11:1

¿Cómo sabe si está operando en la esperanza evangélica? Escuche sus palabras. Si está enfrentando problemas financieros, la esperanza natural dice: "Espero poder pagar mis cuentas", pero la esperanza sobrenatural del evangelio dice: "Mis cuentas están pagadas, gloria a Dios, porque la Palabra de Dios dice que todas mis necesidades están satisfechas según sus riquezas en gloria". (Filipenses 4:19).

La esperanza natural siempre está en el futuro. Siempre es mañana o el día siguiente: "Bueno, sé que Dios me sanará si quiere". Pero la esperanza sobrenatural es siempre ahora mismo: "¡Ya estoy curado porque por sus heridas he sido curado!". Eso es la fe.

La fe siempre dice: "Ahora". Si la fe es ahora, ¿cuándo es la esperanza? La esperanza también es ahora.

7.- La esperanza es la base de la fe

"La fe es la sustancia de las cosas esperadas...." -Hebreos 11:1, RVR

Así como la Biblia es el modelo de la vida cristiana, la esperanza es el modelo de la fe. La fe tiene que tener esperanza para funcionar. La esperanza tiene que tener fe para producir.

La esperanza te da la imagen de lo que Dios quiere para ti a través de la Palabra de Dios. Entonces, la fe toma esa idea y va tras ella. Así es como la esperanza y la fe trabajan juntas. La esperanza es el plan que la fe se propone realizar. Es la que fija la meta.

8.- La esperanza siempre ve

"...la evidencia de las cosas que no se ven". -Hebreos 11:1, RVR

Las cosas que no se ven mencionadas en Hebreos 11:1 son cosas que se ven con los ojos de la esperanza. La esperanza siempre ve antes que el ojo natural. Algunas personas tienen problemas para enfocarse en esas cosas invisibles. Se quedan con lo que ven sus ojos naturales. Después de todo, razonan, esa es la realidad.

¿Cómo puedes ver con los ojos de la esperanza? Renovando tu mente: lee, estudia y medita en la Palabra de Dios. Reza y escucha al Espíritu Santo. Así es como salimos del ámbito natural y entramos en el sobrenatural, donde reside la verdad.

9.- La esperanza ancla tu vida

"Esta ESPERANZA es un ancla fuerte y confiable para nuestras almas". -Hebreos 6:19

Cuando un barco es sacudido por las olas y el viento del mar, se apoya en una cosa: el ancla. Un ancla mantiene el barco estable, firmemente en su lugar. Eso es lo que la esperanza hace por ti mientras estás parado en la fe. Tal vez estés creyendo en algo, pero las circunstancias de la vida te hacen sentirte agitado. La esperanza es tu ancla.

También puedes leer: Top 40 Citas Bíblicas Sobre la Fe en Dios

No puedes ir a la deriva en la desesperanza y vivir en la victoria. Tienes que entrar en el lugar de la fe y permanecer allí. Tienes que ser estable en la esperanza.

También puedes leer sobre:  Jesús Sanó A Un Ciego De Nacimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up