Decreto Bíblico: Características Y Más

Un Decreto Bíblico es aquel o aquellos propósitos eternos que Dios de forma inmutable ha ordenado, de forma eficaz y permisiva para que ocurran, eso quiere decir que son palabras que han sido decretadas por la autoridad divina, para un propósito establecido.

De este modo, al hablar de un decreto bíblico se está hablando de un decreto hecho por Dios o bajo la inspiración del Espíritu Santo por un hombre, quien ha dispuesto los propósitos declarados desde la eternidad para organizar, establecer, cosas que deben ocurrir, ya sea de forma eficaz implicándose directamente Dios o permitiéndolo.

Índice

    Decreto Bíblico

    Decreto Bíblico

    Al hablar de un decreto bíblico, se debe comprender qué es un decreto, y es una decisión o resolución que es tomada por una persona con autoridad, para poder realizarlo, eso se refiere a establecer una orden en términos de autoridad para ser declarada de forma legal.

    Respecto ello en la Biblia, se consiguen muchas profecías que son conocidas como decretos bíblicos hecho por Dios, o inspirados por Él, y muchos hombres hablaron esas palabras estableciendo el Decreto Bíblico que correspondían para el momento histórico que vivían, todos bajo la inspiración y revelación divina.

    “Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo” (2da. Pedro 1:21)

    En este sentido cuando se hace un decreto bíblico se toma la palabra escrita, apropiándose de esa promesa proclamando el derecho que Dios ha concedido, creyéndolo y confesándolo constantemente en oración.

    Características del Decreto Bíblico

    Decreto Bíblico

    Para poder comprender un decreto bíblico, hay que basarse en lo que está establecido en las Sagradas Escrituras y entre algunas de sus características, están las siguientes:

    Un Decreto Bíblico es Eterno e Inmutable

    Un decreto bíblico ha sido hecho por el mismo Dios quien ha concebido en la eternidad, y no cambia, pues los planes de Dios no pueden ser cambiado, ni transformados, como le enseña la Sagradas Escrituras

    “El consejo del Señor permanece para siempre, los designios de su corazón de generación en generación” (Salmos 33:11)

    De este modo, todo decreto bíblico está ligado a las declaraciones y ordenanzas que el mismo Dios ha determinado para sus hijos, y que en muchas ocasiones pudieron ser declarados por hombres, que fueron usados por el mismo Dios

    “Jehová de los ejércitos juró diciendo: Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado; que quebrantaré al asiria en mi tierra, y en mis montes lo hollaré; y su yugo será apartado de ellos, y su carga será quitada de su hombro.

    Este es el consejo que está acordado sobre toda la tierra, y esta, la mano extendida sobre todas las naciones. Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder?” (Isaías 14:24-27)

    Un Decreto Bíblico es hecho por Dios en absoluta Libertad

    Un decreto bíblico está hecho con un pensamiento completo y sostenido bajo el poder de Dios, de tal forma que todo lo que es hecho por medio de Dios es lo mejor, y se sostiene por la grandeza de quien lo emitió.

    “Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1:3)

    Un Decreto Bíblico es Perfecto

    Un decreto bíblico hecho por Dios, que es nacido de su esencia divina no tiene variación, ni imperfección, son palabras que están sostenidas en la perfección del Santo Dios. De este modo, dicha característica indica que son palabras sabias y perfectas, llenas de santidad e incapaces de ser erróneo.

    “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos” (Salmos 19:7-8)

    Un Decreto Bíblico muestra la Soberanía de Dios

    La Biblia enseña que Dios es el dueño de todo y es el soberano en hacer lo que le plazca, y de esa forma hacer y cumplir todo lo que Él desee, es por ello que un decreto bíblico ha sido determinado por esa soberanía que tiene Dios ante todas las cosas.

    “Todo lo que Jehová quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos” (Salmos 135:6)

    Un Decreto Bíblico es hecho para la Gloria de Dios

    Un decreto bíblico está hecho para su gloria, es decir que por medio de esa afirmación o mandato Dios representa lo que Él es, revelándose en todo el sentido de la palabra, y poder manifestarse con poder en la vida de los creyentes.

    “Por amor a Mi nombre contengo Mi ira, y para Mi alabanza la reprimo contra ti a fin de no destruirte. Pues te he purificado, pero no como a plata; te he probado en el crisol de la aflicción. Por amor Mío, por amor Mío, lo haré, porque ¿cómo podría ser profanado Mi nombre? Mi gloria, pues, no la daré a otro” (Isaías 48:9-11)

    Decreto Bíblico hechos por Dios

    Decreto Bíblico

    Al hablar de decreto bíblico en la Biblia hay una gran cantidad de promesas y decretos hechos por parte de Dios. A continuación se presentarán algunos de los decretos bíblicos, hechos por la boca de Dios:

    “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

    Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así” (Génesis 1:3-9)

    “Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche” (Génesis 8:22)

    “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación” (Hechos 17:26)

    “Ciertamente sus días están determinados, yel número de sus meses está cerca de ti; le pusiste límites, de los cuales no pasará” (Job 14:5)

    “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas” (Romanos 13:1)

    En este sentido, todo aquello que Dios ha decretado busca conformar el orden en la vida en la tierra, produciendo a su vez que la vida humana sea llena de bendiciones por su poder y amor.

    Decreto Bíblico hecho por Hombres inspirados por Dios

    Decreto Bíblico

    Al revisar la Biblia se puede ver como el decreto bíblico ha sido realizado por hombres que inspirados por parte de Dios se establecieron nuevos estatutos a favor de los creyentes en Dios. Dichos decretos permitieron el acercamiento a Dios de una forma genuina.

    “Y David mi padre tuvo en el corazón edificar casa al nombre de Jehová Dios de Israel.” (2da. Crónicas 6:7)

    En este sentido el rey David hizo un decreto de corazón, el poder levantar un templo para adorar a Dios. Dicha resolución hecha por David fue aceptada por Dios, quien lo decretó por designio divino, y a través de su hijo Salomón pudo edificar el templo en Israel. Y al tenerlo listo Salomón hizo otros decretos como dedicación a la gran obra hecha para adorar a Dios.

    “Que tus ojos estén abiertos sobre esta casa de día y de noche, sobre el lugar del cual dijiste, Mi nombre estará allí; que oigas la oración con que tu siervo ora en este lugar” (2 Crónicas 6:20)

    Esto quiere decir qué es Salomón hizo un decreto que la casa del Señor estaría llena de la presencia de Dios, y estaría plegada de su perdón, la provisión y las victorias que solo el Padre podría entregar. Ese templo se convertiría en el centro del arrepentimiento y sacrificio de todos los creyentes en Dios.

    De este modo, se puede ver como estos hombres hicieron un decreto inspirados por Dios para establecer su voluntad en la tierra, y de esa forma transformar a todos los creyentes en su nombre, para su gloria y honra.

    Como se pudo ver un Decreto Bíblico está relacionado con todo lo que Dios ha dicho y establecido para la humanidad, en búsqueda de su bienestar, paz, prosperidad, y para manifestar además su dominio y soberanía ante toda su creación.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up