Espíritu de Acab Según La Biblia: Características Y Más

El espíritu de Acab, en un espíritu que viene a traer lo impío a la obra de Dios, buscando que las personas se vayan a la idolatría, ya que viene del rey de Israel que fue influenciado por Jezabel, una mujer que se impuso a la adoración de sus dioses baales.

Al hablar de este espíritu está relacionado con el que viene a imponer la inmoralidad, buscando divisiones y rebeliones entre los miembros de una congregación, para que se vuelvan al servicio de otros dioses, alejándolo de la adoración al Dios verdadero.

Índice

    El Rey Acab

    Espíritu de Acab

    El rey Acab fue el séptimo rey de Israel que gobernó en el año 918 y reinó por 22 años, casándose con Jezabel, quien fue hija Ed-Baal, el rey pagano de Tiro, ella una mujer idólatra, quien ejerció una gran influencia para poder introducir en el pueblo de Israel el paganismo, y el culto a los dioses falsos.

    De esta forma, Jezabel influyó en Acab para que adorara a los dioses e imágenes de Baal y Astoret, levantando y construyendo el templo en Samaria al conocido dios Baal, y a causa de la apostasía el Señor castigó al pueblo de Israel con tres años de sequía.

    A pesar que Acab era un hombre capacitado en las áreas militares, tenía capacidad de liderazgo, y estaba preparado para la guerra, para pelear por su reino en contra de sus enemigos, y ser capacitado desde muy pequeño por su padre, él permitió que está mujer lo hiciera desviarse de la adoración a Dios.

    Por ese pecado que hizo el rey Acab, el pueblo de Israel sufrió por estos tres años la sequía y hambre, hasta que Elías el profeta de Dios abrió su boca, profetizando el final de la sequía, logrando acabar con la situación que aquejaba al pueblo, además de desafiar y matar a todos los profetas de Baal en el monte Carmelo.

    Espíritu de Acab en la Biblia

    El espíritu de Acab fue influenciado por esta mujer llamada Jezabel, quien lo llevó a adorar a los dioses de Baal y Asera, enfatizando en Astoret la diosa de la sensualidad, llamada por los Fenicios, como la reina del cielo, influenciando desde el plano sexual a Acab.

    En este sentido el espíritu de Acab viene a representar al hombre que es débil en el plano espiritual, y de carácter en los planos de las vidas, produciendo que esa posición pasiva lleve a la destrucción del sacerdocio del hombre en todos los planos, desde el aspecto familiar como del profesional.

    Este tipo de espíritu trabaja de la mano con él de Jezabel, pues está tomó control de este hombre, quién logró que más de diez millones de hebreos inclinaran adorando a Baal, por ello es un espíritu que viene a destruir la adoración al verdadero Dios.

    “A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba” (1ra Reyes 21:25)

    De este modo, el espíritu de Acab siendo influenciado por Jezabel permitió que ella tomara el dominio espiritual de los hijos de Israel, y los llevara a la adoración de dioses paganos y los sacrificio de niños. De este modo, es un espíritu que no tiene autoridad ni carácter, sobre esta mujer que lo tenía como un títere, pues ella tomaba las riendas, pasando por encima de él.

    Espíritu de Acab

    “Y vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan triste tu espíritu, y no comes pan? Y él respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que, si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña.

    Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel. Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab, y las selló con su anillo y las envió a los ancianos y a los principales que moraban en su ciudad con Nabot.

    Y las cartas que escribió decían así: Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo; y poned a dos hombres perversos delante de él, que atestigüen contra él, y digan: Tú has blasfemado a Dios y al rey. Y entonces sacadlo, y apedreadlo, y muera” (1ra. Reyes 21:5-10)

    En este pasaje de la Biblia se ve como Acab no asumía su posición de rey, y dejaba que Jezabel tomara el dominio de las situaciones, quien actuaba con una actitud cruel y violenta para tomar dominio, mostrando esa actitud malevola y casi diabólica de esa mujer, y que produjo que Dios se apartará de Acab por dejar que esta mujer obrara de forma inescrupulosa, y él adorara los dioses falsos.

    “Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Acab: Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto. Y oyendo Acab que Nabot era muerto, se levantó para descender a la viña de Nabot de Jezreel, para tomar posesión de ella.

    Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella.

    Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre.

    Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío? El respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová He aquí yo traigo mal sobre ti, y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab, tanto el siervo como el libre en Israel” (1ra. Reyes 21:15-21)

    De este modo el espiritu de Acab, es dominado por la mujer, no era un hombre cobarde, sino que era sumiso ante esta mujer llamada Jezabel, y de esa forma llevó a la pérdida del reino de Acab y el inevitable castigo producto a desviarse de los caminos de Dios.

    Características del Espíritu de Acab

    Espíritu de Acab

    Entre las característica de este espíritu que se evidencian en alguna persona son las siguientes:

    • Es muy ligero al pecado.
    • Deja el dominio a la mujer.
    • No toma su posición como sacerdote.
    • No le gusta trabajar.
    • Tiene dudas de sus habilidades.
    • No usa su autoridad para tomar las decisiones.
    • No afronta los problemas, y se deja dominar de su esposa, a la que complace con todo lo que ella ordene.
    • No dirige, no toma liderazgo, siempre está bajo la sombra de la mujer.
    • No ora con su familia, y permite que la mujer tome las riendas.
    • No lee las Sagradas Escrituras.
    • Busca adorar otros dioses que no sean el Dios verdadero.

    Para finalizar el espíritu de Acab es aquel que no asume la autoridad, se aleja del liderazgo y tiene por lo general a su lado a una mujer que es influenciada por Jezabel, llevándolo a ser dominado por ella, abandonando su sacerdocio, y dedicado al servicio de otros dioses, alejándose de la adoración al Dios verdadero.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up