Perdoné Una Infidelidad Pero No Puedo Olvidar

Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar, es una frase recurrente en aquellas personas que han pasado por esta situación donde se ha violentado la confianza, y en el que las cosas que en un momento pudieron ser las más lindas, ahora son un recuerdo de un momento deshonroso para el afectado.

En este sentido, cuando una persona decide perdonar se presentan estos panoramas: el primero es creer que no son capaces de perdonar o porque sus valores son muy claros, o porque ven la infidelidad en un plano alejado a su esquema mental como algo admisible en una pareja. Y el segundo es que si lo perdoné pero la amargura producida en el corazón no puede olvidar el daño hecho.

La palabra de Dios es muy clara en este sentido, que la infidelidad es un pecado y el no perdonar a tu semejante también lo es. Por lo tanto, hay que buscar un balance en esta situación, ya que en ambos casos se está deshonrando a Dios al no cumplir sus mandatos. Es por ello que el creyente tiene a su disposición el recurso para arreglar todo tipo de situación, y este recurso se llama el perdón.

Índice

    La infidelidad en el matrimonio

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar
    Cuando una relación de pareja comienza, por lo general se prometen amor eterno, fidelidad, cuidado el uno al otro, pero a medida que transcurre el tiempo estos votos de amor, que estaban de unas genuinas buenas intenciones, encuentran situaciones inesperadas que los hacen desquebrajarse, y entre esos motivos está la infidelidad.

    Este tipo de situaciones no solo ocurre entre personas sin conocimiento de Dios, ya que esto puede invadir en la vida de parejas de creyentes que han permitido que su altar de oración se haya apagado, y donde la dirección de Dios como su guía matrimonial no existe. Produciendo que tanto hombre como mujer hayan desviado su mirada al pecado de lascivia, cayendo de forma baja en la infidelidad.

    Es conocido que la infidelidad es una de las principales causas de separación y casi siempre está provocada por la insatisfacción de una de las partes. En este sentido lo más sensato es que la persona insatisfecha hable de sus sentimientos y como pareja se esfuercen cada uno en encontrar una solución, pero en la mayoría de los casos esto no ocurre, y se termina buscando en la calle la solución que deben encontrar en el hogar, rompiendo el mandato que Dios deja en su Palabra.

    “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios” (Hebreos 13:4)

    Sin embargo, el daño más fuerte que se vive en la relación de pareja llega cuando la persona descubre la infidelidad. Es allí cuando surgen las preguntas: ¿Por qué lo hizo? ¿En qué fallé? ¿Es conveniente luchar por la relación o es mejor acabarlo todo? ¿Cómo perdonar una infidelidad?.

    Consecuencias de una Infidelidad

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar
    La mayoría de las personas piensan que la más grande consecuencia de una infidelidad es el dolor que le ocasiona a la pareja, pero en realidad el sufrimiento es tan solo la primera fase de la cadena de secuelas que puede desprenderse de ello. Y entre las consecuencias más comunes están las siguientes:

    • La relación se resquebraja.
    • Se pierde la confianza en la otra persona. La infidelidad cambia la forma de percibir al otro y de comprender la relación y, por consiguiente, los sentimientos que se experimentan son otros.
    • Una infidelidad destruye la autoestima de la persona afectada, de la traición pues piensa que no ha sido lo suficientemente buena o bueno para el otro y que no ha sido capaz de satisfacer sus expectativas y necesidades.
    • Nace un intenso sentimiento de culpa, de manera que la relación no vuelve a ser la misma.

    Cada una de estas consecuencias llevan a decir: "Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar" y desarrollan una raíz de amargura. Es por eso, que en este proceso la persona necesitará el apoyo de un consejero o ministro de Dios, quien le ayudará a ser libre de esas cadenas que oprimen su corazón, al recibir mentoría y orientación.

    En este sentido cuando una persona dice "Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar", está diciendo entre líneas que su corazón sigue herido y es por ello que el trabajo de este ministro con la dirección del Espíritu Santo tratar de sanar las heridas hechas, y poder ver las cualidades positivas de su pareja y lograr superar esta situación e incluso fortalecen su relación.

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar
    La mayoría de las personas luego de vivir una infidelidad pasa por una fase de reflexión en el que algunos no están dispuestas a perdonar bajo ningún tipo de circunstancia. Sin embargo, cuando se permite que Dios obre en la relación surgen aristas en el que los sentimientos, y los muchos años de relación cambian la perspectiva.

    En este proceso de sanidad que vivirán como pareja, se debe evaluar algunos aspectos para lograr entender la disposición que tiene su corazón en perdonar una infidelidad.

    • Ver el grado de la infidelidad, que la persona se sincere en decir si fue una relación pasajera o una relación de largo tiempo.
    • Las causas que motivaron la infidelidad, es imperante saber qué carencias experimentaba la pareja en la relación. Entender si existe la posibilidad real de satisfacer esas necesidades.
    • El tipo de infidelidad, fue de tipo emocional o de tipo sexual, únicamente.
    • Que tipo de daño ha causado la infidelidad, abrir el corazón y dar a conocer que profundas son las heridas, y la posibilidad en ser sanadas por completo, para poder continuar amando a su pareja sin reproches.
    • El compromiso de la pareja en restaurar la relación, si alguno de los dos no desea continuar, lo más probable es que la reconciliación no se pueda dar.
    • Como están los sentimientos hacia la otra persona, considera que aún lo ama a pesar del dolor que le causó. Cree que sus cualidades positivas y las experiencias que han vivido juntos pesan más que la infidelidad,

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar

    Evaluando cada una de estos factores le ayudará en conocer los sentimientos que están arraigados en su corazón, y de esa forma con la ayuda del Espíritu Santo poder perdonar de una manera consciente, y poder lograr recuperar la relación. Es importante hacerlo de forma sincera, para poder olvidar lo sucedido y que su herida no se abra una y otra vez.

    “Entonces Pedro, se le acercó y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿hasta siete? Jesús le dice: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:21-22)

    Hay un grave problema cuando alguien dice "perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar" eso habla que se niega ser libre de ese dolor, situación que termina dañando la relación. Por eso, más allá del compromiso, una de las claves para perdonar una infidelidad y salir adelante consiste en aprender a olvidar y pedirle a Dios que sea sanado ese dolor causado.

    “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. Mas si no perdonareis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas” (Mateo 6:14-15)

    En este sentido, se debe aprender a olvidar para superar una infidelidad y lograr que la relación salga fortalecida de esa dura prueba. Y es que para perdonar, es necesario olvidar todo lo sucedido y comenzar desde cero, de la misma forma que Dios hace con todos los pecadores.

    “Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdónandoos los unos a los otros, como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:32)

    Eso revela que el perdón debe ser así, un perdón incondicional. Porque Dios para perdón de los pecados de la humanidad tuvo que permitir que su unigénito Hijo muriera en la cruz del Calvario. Es evidente que si Dios perdonó a la humanidad así en Cristo, entonces no hay situación que no se pueda perdonar y olvidar.

    Perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar

    La frase "perdoné una infidelidad pero no puedo olvidar" no debe salir de la boca de un creyente en Dios. Se sabe que para muchas personas el perdón es una muestra de debilidad y le deja la puerta abierta a futuras traiciones. Sin embargo, es importante que se cambie esta perspectiva y considerar que el perdón es una muestra de amor y una nueva oportunidad para una relación que aún tiene mucho que ofrecer, así como lo hizo Dios con la humanidad.

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él” (Juan 3:16-17)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up