Cómo Obtener La Sanidad De Dios

La sanidad de Dios es provista toda la humanidad través del sacrificio de Jesucristo en la cruz, y de esa manera clavó en ese madero todos los pecados, y a través de las llagas del Señor ser liberados de todo dolor y enfermedad.

Es por este motivo que el sacrificio de Jesús tiene tanto valor, pues trajo libertad espiritual, perdón de pecados, redención, liberación, sanidad espiritual y exterior, que todos los seres humanos pueden obtener con este sacrificio de amor.

Índice

    La Sanidad de Dios

    La Sanidad de Dios

    Al hablar de la palabra sanidad esto significa curar, sanar, es tener salvación de todas las dolencias, enfermedades, por ello Dios promete sanar a sus hijos de todas las enfermedades y dolencias.

    La fe es la que produce la sanidad que viene del cielo, permitiendo al ser humano conocer los milagros y hazañas que solo el poder de Dios puede entregar a las vidas de aquellos que se acercan creyendo en la promesa de Dios.

    “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:5)

    De este modo, por medio del sacrificio de Jesús en esta cruz es que el ser humano puede tener ese privilegio en recibir sanidad divina creyendo en su palabra, pues todo lo hecho en esa cruz vino a traer libertad a los oprimidos en enfermedades del alma y físicas.

    Asimismo, se debe decir cómo el poder de Jesús se manifestó estando en la tierra, ya que pudo realizar diversos milagros de sanidad a todas las personas que se acercaban a Él, pues a través de Él se manifestaba el poder del reino de Dios, y aún en la actualidad esos milagros se pueden ver.

    “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas” (Lucas 5:24-26)

    En este sentido, cuando Jesús asciende a los cielos encomendó a todos sus discípulos a que pudieran hacer lo mismo, llevar la palabra y el poder de Dios para que las personas pudieran recibir esa sanidad en el nombre de Jesús, y así recibir el poder que solo el cielo puede entregar.

    Todo esto se da porque la voluntad de Dios es que el ser humano pueda tener salud, tanto en el aspecto espiritual como físico, y en el caso de estar enfermo le permitirá conocer el poder sanador de Dios, al creer en su Palabra y sacrificio.

    También puedes leer Atesora A Tu Familia - Devocionales Cristianos 

    De qué manera entra la Enfermedad en la Humanidad

    A la humanidad llega la enfermedad producto del pecado que surge cuando el hombre decidió apartarse de Dios y desobedecerlo, perdiendo esa bendición y protección que Dios entregaba a las vidas, cayendo bajo maldición antes satanás.

    Todo esto conlleva a que satanás pudo someter el cuerpo humano a tener muchas afecciones, debilidades, dolor y enfermedades que marcan la vida de las personas, pero el motivo del sacrificio de Jesús en esa cruz trajo la libertad que necesitaba la humanidad.

    Es en esa cruz que Jesús rompió toda maldición y decreto en el que se tenía condenada a toda la humanidad, trayéndole la libertad y sanidad a toda las personas, como lo dice la Sagradas Escrituras:

    “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero” (Gálatas 3:13)

    “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13-15)

    La Sanidad de la Humanidad es la Voluntad de Dios

    Desde la creación de la humanidad Dios puso el hombre a gobernar la tierra y era completamente sano en todos los aspectos, ya que era parte de la naturaleza divina y su voluntad con respecto a sus hijos.

    De este modo, en la actualidad se debe tomar en cuenta que las Sagradas Escrituras enseñan que Dios es el sanador por excelencia, y hay que estar convencido  con una fe absoluta en que Él está a favor de sus hijos y los quiere sanos tanto físicamente como espiritualmente.

    Todo esto producto de la promesa que como padre Dios hacia sus hijos y cuando Dios dice algo Él lo promete, ya que es el sanador por excelencia de toda la humanidad.

    “He aquí, yo le traeré salud y sanidad; los sanaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad” (Jeremías 33:6)

    A través de esta cita bíblica se afirma que Dios en su voluntad desee sanar a toda la humanidad, y el mismo Jesús lo evidencia cuando sana a un leproso, a quien le afirma el deseo de sanarlo.

    “Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio” (Marcos 1:40-42)

    También puedes leer Derramamientos De La Sangre De Jesús 

    Cómo obtener la Sanidad de Dios

    Para poder obtener sanidad divina se debe creer y confesar el nombre de Jesucristo, ya que Él tiene el poder de libertad las almas y provocar milagros y sanidades en todos aquellos que creen en su nombre.

    “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:17-18)

    Además de eso tiene que creer con todo el corazón lo que dice las Sagradas Escrituras es decir tener convicción en que dios es real y que su palabra es la verdad absoluta permitiendo de esa manera recibir ese milagro que tanto anhela

    “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1)

    Al tener fe se deberá actuar con esa convicción al ver que se ha dado la palabra de sanidad a su vida, y podrá caminar confiando en que tendrá efecto en el mundo espiritual y físico, y verá la sanidad de su dolencia.

    “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6)

    Para finalizar se puede decir que la voluntad de Dios es que todos sus hijos pueden estar libres, sanos, prósperos y que puedan tener una vida llena de paz, donde la maldad no lo visite ni tengan ningún tipo de necesidad, ya que el los cuida con mucho amor.

    De este modo, se puede decir que para Dios nada es imposible, y mientras una persona permanezca creyendo en Él, buscando de su presencia podrás recibir cada una de sus promesas, milagros, sanidades, prodigios, y conocer cada vez más el poder del Todopoderoso.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up