Por Cuanto Todos Pecaron: Romanos 3-23-29

Por cuanto todos pecaron es una frase que está en el libro de Romanos 3-23-29, y se refiere a que todos fueron justificados por medio del sacrificio hecho por Jesús en una cruz, permitiendo que todos esos pecados fueran borrados y así recibir esa.redención que solo en Cristo se puede obtener.

El ser justificado se está refiriendo a la inocencia de una persona sobre un crimen, y es por eso que todos los pecadores eran culpables delante de Dios, pero a través de un sacrificio hecho por amor y de sangre, permite a toda la humanidad entrar a la presencia de Dios, y tener una oportunidad a su vida eterna.

Índice

    Por Cuanto Todos Pecaron

    Por Cuanto Todos Pecaron

    Las Sagradas Escrituras enseñan como a través de un plan de salvación la humanidad ha podido ser justificada redimida de sus pecados, y se logró por medio del sacrificio en una cruz hecha por el unigénito de Dios, es decir Jesús.

    Es por medio de la justificación dada por ese sacrificio en la cruz del Calvario que se ha podido declarar inocente a todos los pecadores, ya que éramos culpables delante de Dios y había una condenación eterna en el infierno y el Señor ofreció un camino para que todos pudiesen ser justificados y salvados como lo dice la Sagradas Escrituras:

    “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,

    a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles” (Romanos 3:23-29)

    Estos versículos muestran la realidad del estado de condenación en el que estaba el hombre a causa del pecado, ya que desde que se nace se tiene la naturaleza pecaminosa que busca alejarlos de Dios, y lo confirma la Biblia en el Salmos 51:

    “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Salmos 51:5)

    Todo esto se viene a dar desde el inicio de la humanidad, ya que el ser humano se ha vinculado con gran facilidad en hacer todo lo malo, delante de Dios.

    “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5)

    En este sentido, el apóstol Pablo explica como en ese estado original en el que estaba el ser humano fueron, totalmente, excluidos de la gloria de Dios, y estaban siendo reservados para un juicio, por cada uno de los pecados y es por eso que en esa realidad sería difícil escapar del infierno.

    Es por eso que al momento de presentarse delante de Dios y querer detener ese juicio con las buenas obras que haya hecho, no serían suficientes para poder borrar cada una de las iniquidades y pecados cometidos.

    “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento” (Isaías 64:6)

    Es por ese motivo que en las Sagradas Escrituras encontramos como el apóstol Pablo recalca que nadie podrá ser justificado delante de Dios por sus propios medios, como lo dice el libro de Romanos:

    “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20)

    También puedes leer Dios Ayúdame A Ser Feliz 

    La Justificación de Dios

    Como se ha dicho de forma anterior el hombre necesitaba ser justificado delante de Dios y en la Palabra enseña de que forma se puede lograr:

    “… siendo justificados gratuitamente por su gracia…”

    De este modo, se puede conocer que la justificación que Dios entrega a los creyentes es completamente gratis, ya que la salvación es uno de los dones más importantes que pueda tener una persona y que su valor es incalculable y que puedes nadie puede ser capaz de alcanzarlo por sus propias posibilidades o medios, ya que se obtiene por el amor y misericordia que Dios puede dar:

    “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” (Efesios 2:4-5)

    También es importante entender que el hecho que sea gratuita no implica que carezca de valor, sino que es sumamente costosa que nadie podría comprarsela al Padre Celestial, ya que esta se logró a base de la sangre de su propio hijo Jesús, quien por misericordia se ofreció para que tuviese esta justificación de amor.

    Eso quiere decir que la justificación es provista por medio de Dios, quien ha enviado a su hijo unigénito para poder redimir a todos los seres humanos de los pecados, y es por esta causa que toda la gloria debe darse al Padre Celestial, y no a ningún hombre, ya que esta salvación del alma es entregada únicamente por Dios.

    Cómo obtener la Justificación de Dios

    La justificación que Dios entrega se obtiene por medio de la fe en ese sacrificio hecho por Jesús en la cruz del Calvario, es una fe que suma la importancia de poder alcanzar esa salvación, que es otorgada a toda la humanidad ya que sin ella es imposible obtenerla:

    “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”, (Efesios 2:8-9)

    En este sentido, en esta cita bíblica se puede ver como la gracia y misericordia de Dios están vinculadas a la salvación, haciendo entender que cada una de las obras que pueda hacer una persona podrán ser un sustituto a la fe en Jesucristo.

    “… para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”

    Y en este sentido es una salvación que es para todos, no solamente para los judíos, sino para todo aquel que cree en Jesús, ya que Él es el camino, la verdad y la vida, y eso lo afirma las Sagradas Escrituras.

    “¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles”

    También puedes leer ¿Que Significa Poner A Dios En Primer Lugar? 

    Para finalizar se puede decir que todos somos pecadores, y hemos sido excluidos de la gloria de Dios, sin embargo gracias a ese sacrificio hecho por Jesús en la cruz nos ha dado de forma gratuita la salvación y justificarnos delante de Dios.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up