¿Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo?

Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo, para que el creyente pueda crecer en el ámbito espiritual caminando según el propósito al cual Dios lo está llamando.

Al hablar de los dones y los frutos del Espíritu Santo, se está hablando de las bondades que el Padre celestial otorga a sus hijos, que han sido sellados por su Espíritu Santo.

“El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que se nos ha dado”. (Romanos 5:5).

Este don al que se refiere la Palabra de Dios es el que se derrama en los creyentes que se sumergen en ser estremecido por su presencia, ya que el Don de Dios es su Santo Espíritu, que viene a llenar cada corazón que deja al viejo hombre atrás, creciendo en el nuevo hombre nacido del Espíritu, activando los dones espirituales y haciendo desarrollar los frutos del Espíritu Santo.

“No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3: 7-8).

“…vendremos a él y en él haremos morada… El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo” (Juan 14:23,25).

Índice

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    En el sentido genérico el Don se llama a todo acto de benevolencia, regalo o donación que no tiene restitución. La Biblia lo define como la gracia entregada por Dios.

    “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17).

    “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8). 

    En el sentido teológico se definen un don se define como las perfecciones que obtiene el hombre, por las cuales se dispone a seguir todo lo que el Espíritu Santo dispone.

    Los Dones del Espíritu Santo

    Los dones del Espíritu Santo son entregados como dádivas por parte de Dios, y potencia el alma del creyente para recibir todo lo que el Espíritu Santo dispone hacer entorno del crecimiento de la iglesia de Cristo.

    Los dones del Espíritu Santo son dados al creyente para que Jesús sea glorificado en todo, a través de su manifestación y no para exaltar o glorificar al hombre o a algún ministerio.

    “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1ra. Pedro 4:10)

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    La causa motora de los dones es el mismo Espíritu Santo, ya que estos actúan cuando el Espíritu Santo quiere moverlos, y son indispensables para la perfección de los creyentes y de la iglesia de Cristo en su llamado de establecer el Reino de los Cielos en la tierra.

    “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo… Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.” (1ra. Corintios 12: 4, 7-11)

    La Palabra es clara al mencionar cuáles son los dones del Espíritu Santo, que se puede clasificar en tres categorías, donde se manifiesta la voluntad de Dios en su manifestación sobrenatural

    • Dones de Poder: Don de fe, Don de sanidades, y Don de milagros
    • Dones de inspiración: Profecía, diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas.
    • Dones de Revelación: Palabra de ciencia o conocimiento, palabra de sabiduría, discernimiento de espíritus.
    • DONES DE PODER 
    • Don de Fe

    Se refiere a la manifestación sobrenatural del Espíritu Santo en entregar la habilidad a un creyente, en tener una confianza absoluta en Dios, en un momento específico, tal como Dios cree. El don de fe es un don del Espíritu Santo que permite recibir un milagro.

    “Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos” (Hechos 3:4-7)
    • Don de Sanidad

    El don de sanidad es una manifestación sobrenatural del Espíritu Santo, que le otorga al creyente la posibilidad de ser un instrumento para que el poder sobrenatural de Dios sane cualquier tipo de dolencia. Este tipo de don está intrínsecamente relacionado con el don de fe.

    “tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados” (Hechos 5:15-16)
    • Don de Milagros

    Este tipo de don es una manifestación sobrenatural del Espíritu Santo que le da al creyente la habilidad para intervenir de una manera sobrenatural, como un instrumento para hacer señales y prodigios más allá de las leyes naturales, para mostrar la presencia y el poder de Dios en una situación particular.

    “y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo” (Hechos 20:9-10)

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    • DONES DE INSPIRACIÓN 
    • Don de Profecía

    Es un don del Espíritu Santo que es dado al creyente, para declarar una palabra que es inspirada por Dios, y viene a proclamar su verdad con autoridad, con el propósito de exhortar, consolar y edificar a la iglesia de Cristo.

    “Pero el que profetisa habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación…Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas” (1ra. Corintios 14:3,39)
    • Don Diversos Géneros de Lenguas

    Este don del Espíritu Santo está referido en poder hablar un idioma que una persona no conoce, a fin de edificarse o edificar a la iglesia si existe algún interprete. Esta surge para interceder, alabar o entregar un mensaje a la grey.

    “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:2-4)
    • Don de Interpretación de Lenguas

    Es el don del Espíritu Santo que permite entender y comunicar un mensaje, que se ha dado en lenguas distintas a la que pueda comprenderse delante de los que está presentes.

    “Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” (1ra. Corintios 14:5)

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    • DON DE REVELACIÓN 
    • Don de Palabra de Ciencia 

    Este don se manifiesta a través de la revelación sobrenatural del Espíritu Santo en un momento específico. Revelando ciertos hechos de la mente de Dios y algunas verdades que están escondidas con respecto a una persona o alguna situación que puede ser del pasado o futuro.

    “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron” (Hechos 5:1-4)
    • Don de Palabra de Sabiduría

    Este don del Espíritu Santo está referido en la aplicación del conocimiento que Dios entrega para poder resolver alguna situación, revelando la mente, la voluntad y los propósitos de Dios para una persona en cuanto a eventos que ocurrirán en el futuro.

    “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria” (1ra. Corintios 2: 6-7)
    • Don de Discernimiento de Espíritus

    Es el don del Espíritu Santo que le da al creyente la habilidad para poder entender, percibir, reconocer y ver los espíritus, ya sea de una persona o de cualquier lugar. Además, de percibir si las acciones de una persona son inspiradas por Dios, por satanás o simplemente una fuente humana.

    “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.”(1ra. Juan 4:1)

    Los Frutos del Espíritu Santo

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    Los frutos del Espíritu Santo, son el resultado de una vida llena de la presencia de Dios, que se derrama en las personas obteniendo en su alma su purificación, y la manifestación del nuevo hombre que está en el proceso de crecimiento dejando atrás las viejas cosas.

    "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley" (Gálatas 5:22-23)

    En total son 9 frutos que debe ser manifiesto en la vida de todos los creyentes que son guiados por el Espíritu Santo.

    • Amor

    Este viene a representar el afecto a algo o a alguien, es la virtud que una persona tiene en ser benevolente con lo que está a su alrededor. Es la mayor evidencia que Dios está obrando en una persona. De ello se desprende el resto de los frutos.

    “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1ra. Juan 4: 8)

    “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1ra. Corintios 13: 4-7)
    • Gozo

    Este fruto representa la alegría, estar lleno de regocijo. Donde lo envuelve una constante sonrisa y en el que incluye a las personas de su entorno, rebosando el agrado de vivir en la voluntad de Dios.

    “Perseverando unánimes cada día en el templo en el partimiento del pan y en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón”(Hechos 2: 46)
    • Paz

    Este del Espíritu Santo se relaciona con el bienestar de la persona tanto en el aspecto espiritual como en su entorno físico, donde refleja tranquilidad y serenidad. Al estar convencido de la existencia de Dios, quien le da esa paz sobrenatural.

    “La paz os dejo, mi paz os doy: yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe su corazón, ni tenga miedo” (Juan 14: 27)

    “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5: 9)”estad en paz con todos los hombres” (Romanos 12: 18)

    • Paciencia

    Este fruto es la característica de una persona en poder resistir ante las adversidades o situaciones. Se relaciona en ser apacible, indulgente donde tiene un equilibrio en su forma de actuar a la espera o desarrollo de cualquier situación.

    “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor…tened también vosotros paciencia, y afirmas vuestros corazones”(Santiago 5: 7-8)

    Cuáles son los Dones y los Frutos del Espíritu Santo

    • Benignidad

    Este fruto del Espíritu Santo es referente a la amabilidad, se evidencia en la conducta del creyente en lo moral, donde la serenidad, la tranquilidad y la disposición reposada de la persona es característico.

    “Vestíos, pues como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Colosenses 3: 12)
    • Bondad

    Este es un fruto que refleja la cualidad de una persona de buen corazón, donde la generosidad es la característica en las acciones que ejecuta. También se vincula a la justicia y a la verdad, que conlleva al arrepentimiento de una mala acción.

    “Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2: 7)”por tu bondad, oh Dios, has provisto al pobre” (Salmos 68: 10)
    • Fe

    Está vinculado con la fidelidad y la confianza. Está se define en creer sin dudar en las palabras, promesas que Dios ha dejado en su Palabra.

    "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11: 01)

    • Mansedumbre

    Este fruto del Espíritu Santo está relacionada con la gentileza de una persona con sus relaciones interpersonales, tiene la capacidad en soportarse los unos a los otros con sus virtudes y debilidades, encarar las verdades sin resentimiento, discutir sin molestarse y sin pecar.

    “Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” (Efesios 4: 2)
    • Templanza

    Este fruto está vinculado con el control que tiene una persona ante las circunstancias que se les puede presentar, siendo equilibrada ante cualquier situación. Controla los pensamientos, las palabras, las acciones, reflejando el control del Espíritu Santo en su vida.

    “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” ( 2da. Timoteo 1: 7)

    Luego de indagar en los dones y los frutos del Espíritu Santo el poder desarrollarnos en la vida del creyente, es la prueba tangible del dominio del Espíritu Santo, en la vida del creyente.

    Donde lo espiritual produce que las pasiones y los impulsos del viejo hombre se acaben, trayendo el crecimiento y formación del nuevo hombre nacido en Cristo Jesús, que cumplirá el supremo llamamiento de Dios.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up