Entrar Por La Puerta Angosta Mateo 7:13-14

Entrar por la puerta Angosta se encuentra en el libro de Mateo 7:13-14 es lo que todos los creyentes en Dios deben cada día esforzarse en poder ser aprobados, y caminar por esa línea estrecha que lo llevará al destino de una vida eterna en la presencia de Dios.

Las Sagradas Escrituras enseñan dos caminos, dos puertas que son dispuestas en ese libre albedrío dado por Dios al ser humano, quien puede escoger a cuál dirigirse, a la que espaciosa y que los lleva a la perdición o la que es angosta que le permitirá recibir una eternidad en paz.

Índice

    Entrar por la Puerta Angosta Mateo 7:13-14

    Entrar por la Puerta Angosta Mateo 7:13-14

    Cuando se escudriñan las Sagradas Escrituras se puede encontrar que el único camino que puede llevar a las personas a Dios es Jesús, y es por ello que el mismo enseña que es necesario transitar por ese camino estrecho para lograr llegar a esa eternidad en su presencia.

    A diferencia de la creencia popular en el que se cree que todas las religiones conducen a Dios, en estos pasajes en el que Jesús habla sobre una puerta estrecha y otra espaciosa da entender que no todo llevará a una eternidad con Dios, sino que solo aquellos que se esfuercen en caminar en ese camino angosto podrán obtener ese regalo eterno.

    “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14)

    Mientras que en el evangelio de Lucas se puede encontrar este pasaje donde Jesús hablaba con sus discípulos, y los motivaba en qué se esforzaran para entrar en esa puerta angosta, y lograr así llegar a una eternidad en la presencia del Padre Celestial.

    “Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:23)

    Importante analizar el hecho que en este pasaje bíblico se encuentra la palabra esforzaos que proviene de la palabra griega agosídsomai "ἀγωνίζομαι", cuya raíz significa agonizar refiriéndose a una lucha muy fuerte, a un esfuerzo con gran ahínco para de esa manera entrar por la puerta de la salvación que requiere un gran sacrificio.

    Es importante meditar en que Jesús explica como existe esa puerta ancha y es la que lleva a la perdición a las personas, ya que es un camino que ofrece una vida llena de placeres y riquezas pero que también lo lleva una condenación eterna, por lo que manifiesta su preocupación porque muchos escogen ese camino en vez de aquel que le traerá salvación.

    De la misma forma Jesús hace un contraste en el hecho de que existe otra puerta, que es la angosta y que al seguir ese camino podrá tener una larga vida, que quizás tendrá dificultades en ese camino, pero su fin será una vida eterna en paz, gozo, alegría, disfrutando de las bondades que Dios tiene preparado para todos aquellos que creen en su nombre.

    Y el mismo apóstol Pablo describió ese camino como lleno de luchas, pero que cada día él se esforzó en vencer a través de la fe, y tener esa buena batalla para culminar su carrera, cumpliendo los mandatos del Padre Celestial que le traería esa bendición, que es una eternidad con Dios, y cuando se acercaba su partida al cielo creyó obtener esa promesa de Dios.

    “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” (2da. Timoteo 4:7-8)

    Cómo Entrar por la puerta Angosta

    A través de esta metáfora que Jesús hace sobre estas dos puertas y dos caminos es importante hacer notar que no hay parecidos en ninguna de ellas, sino que solo hay una para acceder al reino de Dios o bien se elige el camino de la vida o el camino de la muerte.

    Por lo tanto a continuación vamos a hacer un análisis de algunos aspectos importantes sobre como entrar por esa puerta angosta

    La Puerta es Jesús

    Las Sagradas Escrituras explica quién es esa puerta a la que se está refiriendo Jesús mientras habla con sus discípulos, y es el mismo quien se convierte en ese camino para llegar a una vida eterna.

    “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9)

    Jesús esa puerta angosta o estrecha aquella que conduce de forma directa a la salvación a esa vida eterna no hay otro camino Él es quien da acceso a todas las personas para que puedan llegar al reino de Dios.

    Qué hacer para entrar por esa Puerta Angosta

    Para poder entrar por esa puerta angosta se logra a través del arrepentimiento, creyendo qué Jesús es el Salvador, buscando cada día su rostro y reconociendo que a través del sacrificio en la cruz lo ha liberado de toda cadena, de todo pecado que lo tenía en esclavitud.

    “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10)

    Dos Puertas, Dos Caminos

    Las referencias que hace Jesús en esta enseñanza es que existen dos caminos uno ancho y espacioso Qué es un lugar donde se puede tener acceso a muchísimas cosas en la vida diaria Pero tiene que llevar un gran peso ya que eso conduce a la muerte por los pecados y las cosas que no agradan a Dios.

    Y del mismo modo Jesús enfatiza en que las personas pueden escoger el camino angosto, que quizás puede ser más difícil, pero que lo llevará a una vida llena de bendiciones, llena de la presencia de Dios donde podrá ver las promesas cumplidas, y que al partir de esta tierra podrá tener una eternidad en su regazo.

    Quienes logran entrar por esa puerta

    Al existir dos caminos aun los discípulos le preguntaron a Jesús quienes podrían ser salvos, a lo que Él les respondió sobre la importancia de esforzarse en entrar por el camino angosto.

    “Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán” (Lucas 13:23-24)

    Eso indica que existen distintos tipos de personas aquellos que logran encontrar ese camino angosto y vencerlo, aquellos que intentan ir por el angosto y no pueden continuar o acceder, y aquellos que van por el camino ancho y nunca se acerca a ese angosto.

    Cómo lograr ir por el Camino Angosto

    Como se dijo anteriormente Jesús es la puerta y ese camino angosto, y la mejor forma de seguir ese camino es siendo seguidor de Él, ya que no se puede llegar a Dios sino es por medio de Jesús.

    “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto” (Juan 14:6-7)

    En ese camino en el que se sigue a Jesús es negarse a sí mismo, es morir a sus pasiones, a sus deseos a todo aquello que lo aleja de Dios, para poder entregar su vida por Jesús y llevar el evangelio a cada lugar, demostrando así un amor ferviente al Padre Celestial.

    “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 16:24-25)

    En ese caminar por eso camino angosto muchos se esfuerzan por entrar en ella, y lograr esa salvación eterna en la presencia de Dios, pero es un camino para valientes para aquellos que dejan a un lado todo lo que los aleja de la presencia de Dios, es permitir que el Señor obre en la vida de las personas transformándolos, y para ello se debe tener la mirada a Jesús.

    “Por tanto, nosotros también,  teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:1-2)

    Con estos versículos se indica que en el transitar de este camino angosto puede ser bastante duro para las personas, por eso que muchos se desvían y deciden ir por el camino ancho, por lo tanto enfatiza que se debe mirar a Jesús, quien le podrá dar la ayuda que necesite cuando se sienta débil o desanimado .

    Lo que cuesta entrar por la Puerta Angosta

    Cuando una persona decide seguir a Jesús se encuentra con una disyuntiva: caminar conforme a sus mandato o disfrutar de aquellos placeres al que estaba acostumbrado, pero las Sagradas Escrituras enseñan que Jesús mismo le dijo a sus discípulos lo que debían hacer

    “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14:33)

    En este sentido, lo más importante es obedecer cada uno de los mandatos establecidos en la palabra de Dios, que es lo que determinará el cumplimiento de la voluntad del Padre Celestial en la vida de las personas que deciden transitar hacia ese camino angosto.

    Cuando se habla de obedecer esto no es negociable, ya que se debe dejar a un lado su voluntad y deseos, para aceptar la voluntad del Todopoderoso, quien dirigirá cada uno de sus pasos por medio del Espíritu Santo que le revelará lo que es correcto delante de Dios.

    Por esta causa es que esa puerta ancha se convierte en una opción para aquellos que no deseen cumplir con la voluntad de Dios, y caminan hacia esa puerta ancha que los llevará a unas consecuencias dolorosas que serán de destrucción y malestar eterno.

    También puedes leer: La Historia De Zaqueo En La Biblia

    Es por ello que Jesús explicaba a través de esta enseñanza que la vida de un creyente no es fácil, y se deben esforzar cada día y llenarse de fe, para ver las promesas de Dios cumplidas en su vida, y tener esa herencia que es eterna en el reino de Dios, por seguir a Jesús con todo su corazón.

    “Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna” (Marcos 10:28-30)

    Para finalizar se puede decir que el único camino a la vida eterna es Jesucristo, no es que hagas buenas obras sin conocerlo a Él, es que cada persona tiene que elegir esa puerta que lo llevará a un camino que transitará para esa eternidad en la presencia de Dios, y cada quien lo escogerá, y como lo dice la Nueva Traducción no te metas en la carretera del infierno y se de esos que logran encontrar la puerta angosta y perseverar hasta el final.

    “Sólo puedes entrar en el reino de Dios a través de la puerta angosta. La carretera al infierno es amplia y la puerta es ancha para los muchos que escogen ese camino. Sin embargo, la puerta de acceso a la vida es muy angosta y el camino es difícil, y son solo unos pocos los que alguna vez lo encuentran” (Mateo 7:13-14)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up