Parábola De Lázaro Y El Rico

La Parábola de Lázaro y el Rico es una enseñanza dada por Jesús a todos los oyentes de la época, donde describe a dos hombres con distintas condiciones, quienes después de morir llegan a lugares totalmente diferentes, uno a un lugar de tormento y otro en un lugar de paz.

De este modo esta parábola trae consigo la revelación en que hay una eternidad, y cada persona definirá si estará en la que le trae paz, tranquilidad o aquella que trae tormento o dolor eterno. De esta forma el propósito del siguiente estudio es dilucidar un poco sobre la simbología de esta parábola dada por Jesús.

Índice

    Contextualizando La Parábola de Lázaro y el Rico

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    Al hablar de la parábola de Lázaro y el Rico primero hay que contextualizar en el momento en que fue dad esta enseñanza, ya que Jesús tenía a una multitud Incluyendo a los fariseos y sacerdotes de la época quienes estaban vigilando sus pasos para condenarlo.

    En este sentido, al leer la Biblia se consigue que antes de narrar esta parábola Jesús estaba enseñando sobre el uso de las riquezas, y el valor que debe tener el cumplimiento de la ley. De esta forma habló sobre el mayordomo infiel un hombre que fue despedido que no administró de forma honesta su labor encomendada, refiriéndose a los fariseos.

    Prosiguiendo con la narrativa Jesús prosigue su alocución hablando sobre las riquezas y como ellas se convierten en un rival para Dios, ya que el hombre le es infiel a través de las posesiones y de todo aquello que pueden obtener dándole la espalda a Él.

    De este modo Jesús en ambos casos se estaba refiriendo a los fariseos, quiénes eran conocidos en ser avaros, es decir que codiciaban las riquezas y dejaban a un lado las ordenanzas de Dios.

    Por lo tanto, cuando Jesús presenta al primer personaje de la parábola de Lázaro y el rico mostrando a una persona pudiente, inmediatamente, en el contexto no solamente está señalando a un hombre que tiene mucho dinero, sino que se está refiriendo a esos fariseos que no servían a Dios, sino a las riquezas que podían obtener.

    Jesús buscando la mirada de todos los oyentes quería persuadirlos en conocer la ley de Dios, por lo que busco en primera instancia hablar sobre lo que no debe hacer un creyente al aclarar el mal comportamiento del mayordomo infiel, luego prosigue en la importancia del servicio a Dios centrándose en el cumplimiento de la ley, para culminar indicando que las riquezas son enemigas de Dios cuando no son usadas de la forma correcta.

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    Para poder comprender esta parábola dada por Jesús, es importante entender que fue lo que Él narró a todos sus oyentes y fue lo siguiente:

    “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.

    Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.

    Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.

    Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés ya los profetas tienen; óiganlos.

    Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:19-31)

    EL RICO

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    El primer personaje que se presenta dentro de la parábola es el hombre rico, quién de manera efectiva a través de su apariencia y de su vestimenta que era púrpura y de lino fino que indica un estado socioeconómico alto, y con características que eran utilizadas por la clase sacerdotal por lo que se estaba refiriendo a los fariseos y sacerdotes de la época.

    “hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez”

    Del mismo modo, se describe el tipo de comida que este hombre tenía en su casa, ya que habla que realizaba "banquete con esplendidez cada día" eso quiere decir que era una persona que se podía dar lujos y que tenía todas las comodidades para la época, sin importar lo que estaba a su alrededor ya que el texto indica más adelante que cerca de él estaba un mendigo, quien comía de las migajas que caían.

    En este sentido, este hombre rico viene a representar a los fariseos, ya que cada uno de ellos le gustaba tener una vida ostentosa y costosa, sin importar las riquezas materiales que tuviesen, ellos se consideraban ricos y disfrutaban muchos los privilegios y oportunidades que les daba servir a Dios. Por lo que veían a las personas comunes o pobres con desprecio sin darle gran importancia al tenerlo cerca.

    LÁZARO EL MENDIGO

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    El segundo personaje que se muestra en la parábola es Lázaro un mendigo, quién desea saciar el hambre que tiene con las migajas que caen en la mesa del rico. Este hombre lleno de enfermedad, con úlcera, desaliñado, viene a representar aquellos hombres que estaban enfermos del alma a causa de los pecados.

    “Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas”

    Esas migajas que caían de la mesa y comía el mendigo es una metáfora de la palabra de Dios, que en pedazos pequeños podían recibir de parte de los fariseos, quienes los veían con desprecio, ya que no eran aceptados por ellos en los templos por considerarlos pecadores e indignos para Dios.

    LA MUERTE DE AMBOS HOMBRES

    Luego la parábola indica que ambos hombres mueren y cada uno cumple con un ritual particular, en el primer caso el mendigo es tomado por los ángeles, mientras que el hombre rico fue simplemente sepultado, llevándolos a cada uno al lugar donde pasaría su alma la eternidad.

    Se puede decir que al momento de morir el mendigo quizá no tuvo un funeral, sino que fue arrojado en alguna fosa común. Mientras que el hombre rico tuvo un gran funeral, donde fue rodeado por muchas personas quienes le dieron la despedida a lo grande, pero el destino de su alma fue la que él dispuso con sus acciones en la tierra.

    “Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno”

    De este modo, cada uno de ellos pudo recibir lo que acumuló durante su tiempo en la tierra, se podría decir que ese mendigo en su situación de calle, de precariedad buscaba Dios de alguna forma, pidiéndole a diario su ayuda. Sin embargo, este hombre rico por creerse superior a los demás y sentirse autosuficiente, no se acercó a Dios para glorificarlo y arrepentirse de lo malo que hacia.

    EL LUGAR PARA EL RICO Y PARA EL MENDIGO

    Cuando el hombre rico se da cuenta en el lugar que está le pide a Abraham que envíe a Lázaro para que le de agua para poder refrescarse. Y es impresionante, que este hombre toma conciencia de la existencia de ese mendigo en ese momento, y no en vida mientras este estuvo a su puerta comiendo de las migajas que él botaba, y nada hizo para poderlo ayudarlo. Por lo que Abraham le responde de la siguiente manera

    “Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá”

    De este modo, Jesús viene a indicar que tanto los buenos como los malos serán separados, y habrá una gran sima que los separará para no pasarse ninguno de lugar que le ha tocado estar para la eternidad, es por ello que Él hace énfasis en que cada quien recibe lo que acumulaba, pues en la tierra trabajarán para lo que desean tener al partir de la tierra.

    Prosiguiendo con el relato el hombre rico al verse perdido y no conseguir la salida a todo el dolor que sentía, le pide a Abraham que enviase a Lázaro a sus hermanos para que les pudiese testificar en hacer lo correcto delante de los ojos de Dios, y no llegar a ese lugar donde él era atormentado. Por lo que Abraham le niega ese pedido, y le enfatiza en que hay muchos que le pueden testificar de la verdad.

    Cuando este hombre rico le pide a Abraham que envíen a Lázaro que ya está muerto, viene a indicar que el hombre es propenso en cambiar las verdades de la palabra de Dios por señales que viene a contradecir lo impuesto por la Biblia, negando la palabra de Dios por su conveniencia.

    “Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos”

    En este sentido, se puede ver como Jesús a través de lo que dice Abraham está levantando la ley de Dios por sobre todo tipo de creencias o señales. Mientras, que el hombre rico pide que un muerto visite a los vivos Abraham refuta esta situación diciendo que habría algún tipo de alternativa que sería levantarse de los muertos, es decir resucitar y dar ese mensaje para los hermanos.

    Entendiéndose, que esta parábola era narrada delante de una gran multitud, todo estaba diseñado en pro de la conversión del pueblo de Israel, es por eso que luego de un tiempo Dios envío a un Lázaro a levantarse de los muertos para mostrar el poder en su salvación.

    Ese hecho ocurre cuando el amigo de Jesús muere y este se acerca a su tumba luego de 4 días de muerto y resucita produciendo que los habitantes de ese lugar se arrepintieran de los pecados, y se acercaran a Dios de una manera genuina

    Enseñanza de La Parábola de Lázaro y el Rico

    La Parábola de Lázaro y el Rico

    La parábola de Lázaro y el Rico es realizada por Jesús para confirmar su posición que tenía contra las prácticas de los fariseos, quienes le quitaban el efecto y valor a la Palabra de Dios. Por lo que a través de esta enseñanza vino a usar las creencias que ellos tenían sobre la muerte, para indicarles que lo que importaba no era las riquezas materiales sino guardar la palabra de Dios.

    De este modo, con la sabiduría que caracterizaba a Jesús vino a confrontar a todos los fariseos quienes jugaban con la palabra de Dios y buscaban su propio beneficio llenándose de riquezas, por lo que puso este lenguaje que era conocido por ellos para demostrar que sus acciones eran las equivocadas, pues los llevaría a una eternidad de tormento.

    También puedes leer: Parábola De La Oveja Perdida

    Asimismo, es una enseñanza que en la actualidad viene a enseñar a los creyentes dando una lección moral, con respecto a como deben administrar los bienes naturales, los materiales y los espirituales dándole el uso correcto, para ayudar aquellos que lo necesitan, cumpliendo la palabra de Dios en amar al prójimo como a sí mismo.

    Por lo tanto, la parábola de Lázaro y el Rico es una enseñanza que traspasa los tiempos, buscando que las personas puedan actuar de la manera correcta en su vida diaria, preparando el destino que los esperará cuando partan de esta tierra. De esta forma, cada una de las personas creyentes o no, en su vivir diario estará acumulando puntos para tener una vida eterna en paz o en tormento, y cada quien lo definirá.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up