Los Hermanos De José Lo Quieren Matar

Los hermanos de José lo quieren matar cuando él era muy joven, después que movidos por los celos vieran como Jacob su padre lo tenía como el preferido, ya que le regaló una túnica de colores que representaba lo especial que era para su padre.

A través de este historia se puede ver como el resentimiento hacia el se incrementó cuando tuvo unos sueños revelados por Dios, donde se veía como alguien importante y sus hermanos e incluso sus padres se inclinarían delante de él.

Índice

    Los Sueños de José

    Los Sueños de José

    José a diferencia de sus hermanos tenía sueños proféticos que el mismo Dios le había entregado, y en un momento tuvo dos sueños que creyó pertinente compartirlo con toda su familia, pero esto produjo la molestia de sus padres y de sus hermanos, ya que estos sueños lo mostraba en una posición de dominio frente a sus padres y hermanos.

    «Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba, y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor, y se inclinaban al mío. Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y de sus palabras» (Génesis 37:6-8)

    Producto de este sueño los hermanos de José tuvieron mucho odio en contra de José, ya que pudieron ver el favoritismo que tenía su padre Jacob, que se evidencia cuando le hizo una túnica especial, para distinguirlo del resto, y eso no lo vieron con buenos ojos sus otros hijos, situación que en su inocencia José nunca percibió, por ello contó otro sueño que los vinculaba a todos de nuevo.

    «Y soñó aún otro sueño, y contólo a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. Y lo contó a su padre y a sus hermanos: y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre, y tus hermanos, a inclinarnos en tierra ante ti? Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en ello» (Génesis 37:9-11)

    El desagrado de los hermanos al escuchar esto sueños fue evidente, por lo que su enojo y envidia fue creciendo en sus corazones, por lo que empezaron a buscar la forma de deshacerse de José, mientras que su padre Jacob reflexionaba sobre esos sueños que había tenido su hijo.

    Todo esto era evidencia de un don que Dios le había entregado a José, pues le mostraba lo qué sucedería en su futuro y vería cumplida esa es revelación que podía mostrar ese poder que tendría, luego de pasar un sin número de situaciones difíciles en su vida.

    Los Hermanos de José lo quieren matar

    José era el hijo menor de Jacob, por ello era el favorito, y siempre estaba en su hogar por lo que un día su padre lo envío para que supervisara a sus hermanos, quienes estaban al norte de su hogar llevando el rebaño. (Génesis 37:12-14) 

    Cuando José llega al lugar donde se encontraban sus hermanos no los encontró, por lo que siguió el camino hasta poderlos encontrar, y así poder cumplir la orden que le había dado su padre que debía encontrarse con sus hermanos y saber cómo estaban. (Génesis 37:15-17) 

    En ese momento en que José se encuentra con sus hermanos ellos de forma maliciosa vieron esta oportunidad perfecta para poderse deshacer de su hermano, ya que sus corazones estaban llenos de odio y querían matarlo y quitarlo de su camino. (Génesis 37:18-20) 

    Ante esta situación José sin darse cuenta era una presa perfecta para sus hermanos, quienes estaban decididos en asesinarlo; sin embargo, uno de ellos movido a misericordia los detuvo proponiendo otra opción que no fuera derramando su sangre, sino meterlo en una cisterna.

    «Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos. Y les dijo Rubén: No derramaréis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre» (Génesis 37:21-22) 

    Ante este plan ideado por Rubén todos sus hermanos lo colocaron en la cisterna, para posteriormente liberarlo y no atentar contra la vida de José, y de esa forma él pudiese regresar a su padre sin ningún tipo de problema. (Génesis 37:23-22) 

    También puedes leer La Lucha De Jacob Con El Ángel De Dios 

    José es vendido a Egipto

    Los Hermanos de José lo quieren matar

    Después que los hermanos de José culminaron de comer, pudieron ver cómo un grupo de ismaelitas se acercaban hacia donde ellos se encontraban, y planearon vender a su hermano y obtener algún dinero para ellos. (Génesis 37:25-27)  

    Sin embargo, a pesar de lo que los hermanos habían planificado al momento que pasó en la caravana de los madianitas cerca de la cisterna donde se encontraba José, y lo sacaron para venderlo a los ismaelitas, tomando esa idea que querían ejecutar los hermanos de José, y aprovechar este negocio. (Génesis 37:28) 

    Está situación cambiaba los planes que tenían los hermanos de José, quienes al llegar la cisterna y no encontrar a su hermano produjo un gran pesar y lamento entre ellos, pues no sabían que le dirían a su padre Jacob.

    «Cuando Rubén volvió al pozo, he aquí, José no estaba en el pozo; entonces rasgó sus vestidos. Y volvió a sus hermanos y les dijo: El muchacho no está allí; y yo, ¿adónde iré?» (Génesis 37:29-30)  

    Los Hermanos de José hablan con su Padre

    Ante esta situación los hermanos de José estaban muy preocupados por lo que sentiría Jacob al informarle la pérdida de su hijo, pues no podían decirle la verdad porque saldría a buscarlo en cualquier lugar, por lo que inventaron una historia donde moría su hermano.

    «Entonces tomaron ellos la túnica de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre; y enviaron la túnica de colores y la trajeron a su padre, y dijeron: Esto hemos hallado; reconoce ahora si es la túnica de tu hijo, o no. Y él la reconoció, y dijo: La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado»  (Génesis 37:31-33) 

    Esta situación produjo un gran dolor en Jacob, ya que él escuchó la historia que le contaron sus hijos, y pudo reconocer esa túnica que estaba ensangrentada, y se sumergió en una gran tristeza y luto que lo hizo cambiar por completo. (Génesis 37:34-35)

    Esta tristeza que embargó a Jacob fue tan fuerte, que lo enlutó, y sus hijos prefirieron mantener esta historia viendo el dolor de su padre, que contarle la verdad, y darle la esperanza que su hijo podría volver.

    José vive el plan de Dios

    Luego que José fue llevado por los madianitas a Potifar, era un esclavo delante de él, y sus hermanos se sentían satisfechos de haberse deshecho de él. (Génesis 37:36) 

    En este sentido estando en Egipto José trabajó en la casa del Egipcio, y logró tener gracia delante de él y todos sus súbditos, ya que Dios lo próspero en cada una de las cosas que hacía y pudo ser visto con alta estima por el mismo Potifar. (Génesis 39:2-6)

    Sin embargo, tuvo un gran problema con la mujer de Potifar, ya que ella estaba enamorada de él, pues se le insinuaba e insistía en que se acostase con ella, a lo que él siempre la rechazó hasta que ella buscó la forma de estar solo con él, y antes de pecar delante de Dios prefirió correr. (Génesis 39:7-18)

    Ante este evento José fue llevado a la cárcel, donde Dios también lo próspero por lo que desde la cárcel lo colocaron al cuidado de algunas cosas, siendo visto con autoridad al tener esa gracia delante de los demás. (Génesis 39:19-23)

    Con el paso del tiempo en la cárcel fueron a parar el jefe de panadero y el jefe de los coperos del Faraón, y una noche ambos tuvieron un sueño cada uno, que los perturbó. En la mañana José los vio inquietos y les pregunto qué les sucedía, por lo que le contaron los sueños y José les dio el significado de cada uno. (Génesis 41:8-15)

    Cuando el panadero vio que José había dado la respuesta al copero sobre su sueño le contó en detalle eso que había soñado, con la esperanza de tener una respuesta positiva así como la tuvo el copero, pero a diferencia de él no fue positiva. (Génesis 41:16-19)

    Ante eso la respuesta que le dio José fue que le deparaba la muerte y del mismo modo en que le explico Cada sueño aconteció pasado esos tres días en el que El faraón hizo un banquete por su cumpleaños y llevó la horca al panadero y libertó al jefe de copero. (Génesis 41:20-23)

    También puedes leer La historia De La Mujer Adúltera Juan 8:1-11 

    José se convierte en el Gobernador de Egipto

    Después de 2 años José permaneció en la cárcel mientras que el Faraón en una noche tuvo dos sueños que lo atormentaban, y en medio de esa angustia llamó a todos los magos y sabios para que pudiesen interpretar esos sueños que lo hacían temblar de temor. (Génesis 41:1-7)

    En medio de esa situación que sentía el Faraón ninguno de los sabios y magos podían dar con la respuesta de esos sueños, es en ese momento que el copero recordó a José y habló con Faraón para que pudiese salir de ese enigma. (Génesis 41:8-14)

    De ese modo Faraón llamó a José,en ese encuentro este le contó los sueños y él los interpretó de forma eficaz, afirmando que cada uno de los sueños tenían el mismo significado y por haber soñado dos veces era una afirmación de la voluntad de Dios en que eso ocurriría.

    José le afirmó a Faraón que llegarían siete años de mucha abundancia en Egipto, pero después de esa prosperidad vendrían siete años de gran escasez en todo el país, de modo que sería una escasez como nunca antes vista, por lo que se olvidarían de esos momentos de abundancias previos. (Génesis 41:16-32)

    Esta situación perturbó al Faraón y José le dijo que tenían que colocar a un consejero que pudiese administrar todos los bienes del país, ante ese consejo el Faraón hizo el anuncio que José se convertiría en el gobernador de Egipto, y se encargaría de ministrar todo lo que se acumularía en esos siete años de abundancia. (Génesis 41:39-40)

    José se reencuentra con Jacob y sus hermanos

    José se reencuentra con Jacob y sus hermanos

    Pasado los años Faraón le cambió el nombre de José a Zafnat-panea, y le puso como esposa a Asenat, la hija de un sacerdote. En ese tiempo José de forma diligente y organizada trabajó para el Faraón, y pudo acumular cada uno de los alimentos durante estos siete años de abundancia.

    En el momento en que llegó la escasez a Egipto esto se extendió por cada uno de los territorios, y las personas se acercaban a este país para comprar alimentos y entre ellos estaban los hermanos de José, quienes debieron inclinarse ante él como sucedía en el sueño. (Génesis 42:6:15)

    En ese encuentro José estaba probando a sus hermanos y les pidió que llevasen al hermano menor que decían tener, dicha situación los conmocionó, pues sentían que era un castigo por lo que le habían hecho a José años atrás, y no querían que su padre volviera a sufrir la pérdida de un hijo. (Génesis 42:17-22)

    Esta situación hizo que José llorara desde lejos, y tomó preso a Simeón hasta que llevaran a su hermano menor, y le dieron los sacos de trigo y les colocó el dinero de cada uno de ellos, sin que se dieran cuenta, y cuando le contaron todo lo ocurrido a Jacob fue perturbado su corazón de gran manera. (Génesis 42:24-38)

    Después de esto los hermanos de José volvieron a Egipto y llevaron a su hermano menor Benjamín, en ese momento José los llamó a que fueran a su casa, situación que perturbó de gran forma a sus hermanos, pues estarían en la casa del gobernador de Egipto. (Génesis 43:1-18)

    En ese encuentro José los trató de una forma amable, ellos se postraron delante de él y le informaron que el dinero había permanecido en su costales, a lo que José les dijo que eso había sido Dios quien les había bendecido, después liberó a Simeón, le presentaron a Benjamín y José se conmovió por lo que se apartó y lloró. (Génesis 43:19-30)

    Después de este encuentro se sentaron a comer, y José se le indicó al mayordomo que colocara, nuevamente, el dinero en los costales de sus hermanos y que la copa de plata la pusiera en el costal de Benjamín. (Génesis 44:1-2)

    Después de comer se despidieron de José y este le pidió al mayordomo que siguiera a los hermanos, para revisarles cada uno de los costales, y en el que encontrase la copa ese sería su siervo, situación que conmocionó a todos los hermanos, porque eso traería gran tristeza a su padre Jacob. (Génesis 44-3-34)

    Ante esta situación José ya no podía contenerse y empezó a llorar, y en toda esa casa se escuchaba sus gritos y llanto, por lo que se les presentó José delante de sus hermanos, al que ellos habían vendido. (Génesis 45:3-8)

    Luego de esto José les dijo a sus hermanos que le trajeran a su padre porque quería verlo, y que todos vivirían en en Egipto pues les daría tierra en Gosén, ya que todavía faltaban 5 años de escasez y quería cubrirlos de ese mal que se movía en esas tierras. (Génesis 45:9-27)

    En obediencia los hermanos hicieron lo que José les indicó y cuando llegaron a la ciudad de Canaán informaron a Jacob lo acontecido, motivo de gran alegría en su corazón, por lo que se prepararon para irse a Egipto, y disponerse a vivir en la tierra que les dio José. (Génesis 46:1-27)

    Después de ese encuentro José hablo con faraón quién celebró el reencuentro familiar por lo que le entregó a todos ellos las mejores tierras de Ramesés y pudieron reposar, y todo lo que tenían fue multiplicado hasta sus últimos días. (Génesis 46:28-31)

    Esta es la historia de José quién producto de los celos de sus hermanos se convirtió en un esclavo en Egipto, para después ser un líder de toda esa nación cumpliéndose los sueños que había tenido años antes.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Go up